Lechería / Remates

Gran inicio de la zafra de otoño concretó ayer el Escritorio Di Santi

El resultado del remate refleja, según Federico Di Santi, “el buen ánimo de productor lechero”.

 

 

 

 

Pablo D. Mestre.

Dando inicio a la tradicional zafra de venta de ganado lechero de otoño, Escritorio Di Santi concretó una gran venta ayer en su local “Cardal”.
Con buena presencia de público se logró la dispersión total de la oferta con agilidad y buenos valores, tanto en la subasta en pista, como la venta a través de la pantalla.

“No sólo se vendió todo, sino que lo destacado es que hubo más oferta de la anunciada, con más de 250 animales adultos entre vaquillonas próximas y recién paridas”, señaló el principal de la firma.

Los negocios. Los principales precios, expresados en dólares, fueron los siguientes:

En pista. Piezas de cría: 660, 500 y 620; vaquillonas próximas: 1.280, 1.140 y 1.220; vaquillonas preñadas demoradas: 1.200, 1.000 y 1.160.

Por pantalla. Vaquillonas de 1 a 2 años: 650, 500 y 550; terneras: 560, 350 y 495.

La conformidad. Tras la subasta, Federico Di Santi dijo a El País que quedó muy conforme. “Fue un remate muy ágil, en el cual se dispersó una oferta superior a la anunciada, en un mercado dinámico y demandante, lográndose buenos valores por toda la oferta que se subastó”.

Según el principal de la firma, “es un gran comienzo de zafra, porque no sólo no quedó nada sin vender, sino que quedó algún cliente interesado en comprar alguna vaquillona más y otros que incluso ni pudieron operar”.

La perspectiva según Di Santi es muy buena, “con una exportación de terneras a China que se mantiene con buenos valores, un mercado internacional de la leche que tiene tendencia favorable desde hace rato, y con un clima que viene acompañando”. Y agregó que “n este remate se reflejó que el ánimo del productor es muy bueno”.