Lechería / Remates

En histórico remate, “Las Rosas” vendió toda la oferta ayer en local “Cardal”

Pablo D. Mestre.

No era un remate más. Claro que no…

Es que, en el local “Cardal”, con negocios a cargo de escritorio Di Santi & Romualdo, se ofrecía la producción Jersey y Holando de cabaña “Las Rosas”, en lo que será el último remate a cargo de la Princesa Laetitia D’Arenberg.

Según ella misma explicó, “hice una sociedad con los dos administradores: Daniel Tenca y Javier Echeverría, y les arrendé Santo Tomás, porque tengo dos hijos que no se pueden ocupar del campo”. Por lo cual el próximo año, si bien se ofrecerá la genética Jersey de Las Rosas, estará bajo la dirección de quienes lo manejarán ahora. Los mismos agradecieron “la gran oportunidad que nos brindó la Sra. D’Arenberg, después de haber trabajado 12 años con ella, de poder continuar con con el establecimiento de Santo Tomás en carácter de arrendatarios”.

Entonces no podía fallar.

En presencia de productores de prácticamente todo el país se dispersó, en dos horas, el 100% de la oferta de 400 vientres, con estos valores, en dólares: piezas de cría Jersey: 850, 650 y 760; piezas de cría Holando: 700, 500 y 630; piezas de cría Kiwi: 650, 600 y 625; vaquillonas próximas Jersey: 1.570, 1.020 y 1.290; vaquillonas próximas Holando: 1.250, 1.100 y 1.200; vaquillonas próximas Kiwi: 1.000, 900 y 945; vacas próximas Jersey: 1.220, 1.000 y 1.080.

Federico Di Santi lo catalogó como “un rematen imponente”. Aseguró que fue “impresionante la cantidad de tamberos que nos acompañaron de todas las cuencas del país, desde Rocha, hasta Salto”. Por ello aseguró que “quedamos muy contentos porque la oferta se dispersó en su totalidad, en dos horas, con valores excepcionales y gente que compró ganado de todas las cuencas del país”.

Di Santi sostuvo que “en este momento hacer un remate de este tipo da para quedar plenamente conformes”.

“Uruguay es uno solo, únanse”.

La princesa Laetitia D’Arenberg aseguró que “sé que estamos pasando por un momento difícil para el campo, me da pena horrible, pero espero que el gobierno le dé el valor que tiene que tener el campo, porque Uruguay vive del campo,  es un país agropecuario, les guste o no”. Por ello instó a que “tenemos que seguir luchando fuerte para que este país siga adelante con lo que Dios nos dio”.

La principal de las Rosas instó a los productores. “Únanse todos porque Uruguay hay uno solo, dense las manos y vamos todos para adelante para un futuro mejor”.

Rurales EL PAIS