Remates / Zafra de ovinos

El mercado valoró genética Romney de Santa María de la flía. Damboriarena

La cabaña celebró 25 años con dispersión total de la oferta, en Rivera, con negocios conducidos por Gerardo Zambrano y su equipo.

Pablo D. Mestre

Vaya forma de festejar. Estar en el negocio de la genética por cuarto siglo no es tarea fácil. Hacerlo ofreciendo una genética premium Romney Marsh que se distingue en Uruguay, Brasil, Argentina y Colombia, menos aún.

Por eso, que el remate de ayer de cabaña “Santa María” de la familia Damboriarena haya sido un éxito, está bien.

En Rivera, con la conducción de los negocios a cargo de Gerardo Zambrano y su equipo de remates, se ofreció la genética fruto de 20 años seleccionando por medición del área de ojo de bife.

Y el mercado lo valoró.

“Fue un remate fantástico, vendimos todos los carneros, todas las ovejas y a buenos valores”, dijo el martillero. Destacó “un buen marco de público, muchos tradicionales, pero también nuevos clientes, lo que habla de la aceptación de esta genética”. Es bueno mencionar que incluso el máximo valor, US$ 1.250, fue pagado por un criador argentino.

Los valores.
Expresados en dólares, los negocios fueron: 51 borregos: 509,32 de promedio: 11 pedigree: 1.250, 440 y 661 y 40 MO: 600, 350 y 459. Además: 10 borregas PI: 310, 150 y 232; 20 borregas MO: 88; 70 ovejas MO: 78, 70 y 74 y 250 ovejas: 70, 60 y 64.

Porque, como dijo Gerardo Zambrano, “la cabaña promociona a sus Romney como más rústicos, más melliceros, más productivos, y yo digo que también tienen más demanda fruto de todo ello”.