Ovinos

Sector rural pide control de la población canina del país

Aumentaron ataques de jaurías de perros a ovejas.

El productor retira las ovejas que fueron asesinadas por perros. Foto: Fabio Silv

La Federación Rural pidió “medidas concretas” para controlar a la población canina en Uruguay luego de que una jauría de perros matara recientemente a 40 ovejas de alto valor en Salto.

“Esta vez le tocó a la majada de un productor salteño”, publicó el gremio en su red social.

Fernanda Maldonado, abogada de la Federación Rural, dijo a El País que se trata de un hecho que afecta tremendamente a un productor pequeño. “Estamos hablando de que le echa a perder el ciclo productivo de manera muy importante. Le afecta mucho más que a uno grande”, precisó.

Este tipo de ataques viene “en crecimiento”, confirmó el presidente del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), Alejandro Gambetta.

En general, se dan en campos que están en cercanías de los centros urbanos. Gambetta confirmó que en algunos casos han llevado a que los productores abandonen la producción lanera. “Algunos han tomado medidas como buscar cierto tipo de alambrados para protección. Es un problema realmente grave”, comentó. Hay quienes enfrentan incluso mayores dificultades por tener campos más grandes.

La abogada Maldonado, que también representa al sector rural en el consejo consultivo de la Comisión de Tenencia Responsable y Bienestar Animal (Cotryba), dijo a El País que el problema es “de todas las semanas”.

En algunos casos, hay dueños de perros que se hacen responsables de los daños y en otros nunca se encuentran a los culpables, comentó.

Maldonado criticó el accionar de Cotryba por “no disponer de recursos ni de personal idóneo para tener una actividad eficiente” para controlar a la población canina.

En el consejo consultivo, el sector rural ha instado a que se hagan más castraciones masivas, entre otras medidas de control de los perros en el país.

Su falta de control, aseguran, lleva a que se registren cada vez más casos de mordeduras de canes a personas. En 2017 se realizaron 3.200 denuncias ante Cotryba, un organismo integrado por autoridades de los ministerios de Ganadería, Interior, Salud Pública y las intendencias. De ese total, el 50% corresponde a mordeduras de perros. Además, el 25% denunció maltrato animal. Y un 10% de las denuncia fueron por ataques de perros a ovinos, entre otras razones.

El gobierno se refirió ayer al episodio de Salto. “Con respecto a los perros que matan ovejas, causan accidentes o muerden personas, resulta muy difícil encontrarles el dueño”, comentó el ministro de Ganadería, Enzo Benech.

Chipeado. Benech reivindicó el chipeado de mascotas como medida principal para su control, un proceso que comenzó hace 10 meses y que ha tenido críticas de veterinarios y de protectoras de animales.

“El grado de avance es lento si comparamos los 5.000 perros que tenemos chipeados con los 1.750.000 que hay censados en Uruguay. La verdad es que no hemos sido demasiado eficaces”, admitió Benech.

El ministro dijo que se han logrado aportes de las intendencias para el chipeado gratuito de mascotas (en general tiene un costo de 500 pesos) y algunas jornadas de castración masiva. “Se hicieron varios trabajos pero parece que somos el diablo si chipeamos los perros. Hay que pensar en trabajar más como sociedad”, comentó.

El jerarca se mostró convencido de que “no hay ninguna medida que por sí sola solucione la problemática” de la mortandad de ovinos a manos de jaurías, la mordedura de personas en la vía pública o los accidentes causados por perros callejeros. “Hablamos siempre del control de la natalidad, de la educación, pero ha sido muy resistida la identificación por chipeado. Hoy tenemos denuncias de matanzas de ovejas, pero ¿cómo hacemos para aplicar la ley si no podemos identificar los perros? Es muy difícil”, advirtió Benech.

Atrasos. Desde la Cotryba dijeron a El País que están muy atrasados en la campaña de difusión. “No hemos podido hacer mucha cosa y, además, consideramos que es un proceso lento. En varios países lleva años”, comentó Pintos.

Además de Cotryba existe otro organismo, la Comisión Nacional de Zoonosis, que también cuenta con un registro de patentes de perros.

Visión veterinaria. La Academia Nacional de Veterinaria cuestionó que existan “dos cédulas de identidad” en cuanto a las mascotas, aunque los dos organismos (Cotryba y Zoonosis) no creen en un único sistema de registro. “Debe haber una coherencia en la actuación entre los distintos organismos”, opinó Juan José Marí, presidente del gremio.

Este grupo, sumado a la Facultad de Veterinaria y a la Sociedad de Medicina Veterinaria del Uruguay, elaboró un documento en el que insta a tomar acciones sobre la sobrepoblación de perros en el país.

Entre otros aspectos, reclaman que los canes callejeros sean llevados a refugios para, de esa manera, bajar la cantidad de animales sueltos que existen en el país.

“Esta población puede causar la leshmaniasis, puede llegar a provocar la rabia, parasitosis, mordeduras, accidentes y muertes”, comentó Marí.

Rurales EL PAIS