Ovinos

Más solicitudes para instalar compartimentos ovinos en el país

Hay cinco presentadas ante el MGAP para ser estudiadas.

Compartimento de alta seguridad sanitaria.

Pablo Antúnez.

El Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) tiene en trámite cinco solicitudes para instalar compartimentos ovinos de alta bioseguridad, destinados a terminar corderos para exportar cortes con hueso a Estados Unidos. Dos son en Salto, uno en Cerro Largo, otro en Treinta y Tres y uno en Soriano.

La secretaría de Estado emitió la resolución que le abre la posibilidad a productores de todo el país a que puedan desarrollar compartimentos ovinos de alta bioseguridad, habilitados, registrados y controlados por la Dirección General de Servicios Ganaderos.

El titular de la Dirección General de Servicios Ganaderos, Eduardo Barre, confirmó en rueda de prensa que “no hay tope para la instalación de compartimentos ovinos con alta bioseguridad”, pero aclaró que “se cuidará esta herramienta”. La iniciativa, concretada gracias a la integración público-privada, tiene apoyo en el código zoosanitario de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), el organismo que fija las reglas para el comercio de animales vivos y subproductos. Es el primero en ovinos y a cielo abierto que hay en el mundo y varios países están interesados en la experiencia de Uruguay.

Primero se abrió una fase piloto que comenzó en 2014 con el compartimento ovino del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), desde el que se hizo el primer envío de carne ovina con hueso a Estados Unidos, luego de años de negociaciones sanitarias. Sin embargo, desde el año pasado se desarrolló otro similar en la Colonia San Gabriel (INC), favoreciendo a un grupo de 30 productores familiares de Florida. El último fue el creado por el establecimiento “Santa Leopoldina” de la familia Tedesco, que también exportó, pero esta vez desde Frigorífico Las Piedras (también está habilitado para exportar Frigorífico San Jacinto).

Avances. Varios países siguen poniendo barreras al ingreso de carne ovina con hueso porque en Uruguay la especie no se vacuna contra fiebre aftosa desde 1988 y por más que hay estudios serológicos anuales para demostrar que no hay circulación viral de fiebre aftosa, ponen por delante esta enfermedad como barrera no arancelaria. El compartimento de alta bioseguridad ofrece a los mercados garantías sanitarias adicionales que tiran abajo con ciencia las barreras para arancelarias.

El privado presenta la solicitud de instalación del compartimento al servicio oficial, “se hace un estudio de riesgo y luego se analiza el lugar físico (no se puede instalar en cualquier lado) y el diseño. Si es viable se aprueba y se habilita”, confirmó Barre. Los ovinos deben proceder de establecimientos habilitados por el MGAP, con sanidad óptima. Se les hace un análisis individual para confirmar por laboratorio la ausencia de fiebre aftosa, se aplica un paquete sanitario, se caravanean para hacer la trazabilidad individual electrónica y se habilita el ingreso. Como mínimo deben estar en el compartimento 40 días. Luego van a frigorífico a una faena especial —en ausencia de otros ovinos— certificada por el MGAP.

Barre confirmó que hoy se trabaja para destrabar el ingreso de carne con hueso en México (para ovinos adultos), que Perú está muy interesado en comprar carne con hueso y se tramita apertura de la UE.

Rurales EL PAIS