Ovinos

Majadas muestran buenos porcentajes de gestación

III Taller de Gestación en Ovinos reunió alta concurrencia.

Taller Gestación Ovina en la SRD, Victor D. Rodríguez (1)

Víctor Rodríguez.

Durazno | El porcentaje de ovejas vacías aumentó un poco este año respecto a la encarnerada pasada, pero se mantuvieron los porcentajes de mellizos. Al menos así lo demostró el III Taller de Gestación en Ovinos, organizado por la Sociedad Rural de Durazno y el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA).

Los veterinarios presentaron 96.000 datos de ecografías de todo el país, con hincapié en el sur y este. En algunos casos las lluvias durante la encarnerada provocaron el fallo de varias ovejas.

A su vez, “hubo zonas  donde disminuyó el porcentaje de gente que pudo hacer flushing, porque no tuvo praderas (lo hacía sobre campo mejorado o pradera)” lo que bajó los porcentajes de preñez y por otro lado, “a veces hay muchas majadas cruza que ayudan a mejorar los porcentajes de mellizos”, comentó a El País Juan Andrés García Pintos, uno de los cuatro veterinarios que compartió sus datos en el taller.

En su caso, se evaluaron 36.046, con un 92% de preñez y un 21% de ovejas melliceras.

El profesional consideró que  la baja de la preñez y el índice de mellizos, “no fue tan dramático como cuando arrancamos la zafra, donde sí pensamos que iba a ser complicado”.

“Dimos un buen redondeo de zafra”, porque “las ultimas ecografías nos ayudan a subir mucho el porcentaje, con zonas que ya habían salido de la seca, empezó a llover y quizás ahí hubo unflushing natural por el rebrote de los campos, quizás se explica por eso”, señaló García Pintos.

A su vez, Pablo Marinho presentó los datos de 20.545 diagnósticos en Treinta y Tres, Cerro Largo, Lavalleja, Tacuarembó, Rivera y Rocha. De ese porcentaje se encontró una preñez en 14.091 vientres que presentaban un sólo cordero y 18% de las ovejas eran melliceras. En este caso los números bajaron un poco respecto al año anterior.

Marinho dijo que generalmente los resultados de los estudios que se realizan tanto en vacunos, como en ovinos “coinciden bastante en cada región, más allá de que a veces pueden haber algún problema puntual en la región”.

Enfocando la tarea en la región noreste del país, sostuvo que “este año lo que notamos fue menor preñez que otros años, no solamente este año y el anterior que fue lo que presentamos en el taller, sino que una estadística de varios años que tenemos personalmente. Hubo muy baja preñez en  las corderas que no llegaron  a servirse este año. Hubo grandes  problemas para servirlas, para preñarlas, con un magro 22% comparado con un 56% que teníamos de promedio estos años. Las borregas se preñaron como siempre (un 85%), pero con bajo porcentaje de preñez, teníamos un promedio de 14%, 16 % y este año se llegó a  10%, y las ovejas en líneas generales bien, pero con porcentajes que no son estadísticamente comprobables, pero que están más abajo que otros años”.

Por otro lado, Santiago Bordaberry presentó los datos correspondientes a Durazno y otros departamentos. El profesional mostró los datos de 40.000 vientres ovinos diagnosticados en 46 establecimientos de Durazno, Tacuarembó, Florida y otros. En ese caso el promedio fue 91% de preñez con  17% de corderos múltiples. Estos resultados son muy similares a los registrados el año anterior, según destacó Bordaberry.

Sus datos muestran que las borregas mostraron un 94% de preñez, con 10% de corderos múltiples. A nivel de las corderas la preñez llegó a 95%, con  15% de vientres con múltiple cordero.

El ovino muestra un negocio promisorio y los productores buscaron asegurarse los corderos para poder aprovechar las oportunidades que ofrecen los mercados, tanto en carne como en lana. En materia de carne ovina, la apertura de Estados Unidos para la carne con hueso y la puja por cortes con hueso desde Brasil, alimentan la esperanza de conseguir una mayor valorización para poder aprovechar toda su genética.

Rurales EL PAIS