Ovinos

Crecimiento del Dohne se sustenta en su productividad

Criadores de distintos países vinieron al Congreso Mundial y gira por Uruguay.

Los presidentes las Sociedades Dohne de Argentina, Uruguay, Chile, Australia y Sudáfrica

Pablo D. Mestre.

El gran momento de la raza Merino Dohne se reflejó en el Congreso y Gira Mundial realizado en Uruguay con la presencia de criadores de Australia, Sudáfrica, Nueva Zelanda, Argentina y Chile, sumados a los muchos uruguayos.

Según aseguró el Ing. Agr. Gabriel Capurro, “se llevaron una buena impresión de Uruguay, especialmente del nivel de los animales, pues no esperaban encontrarse que fueran tan productivos”.

En la parte académica se comprobó que la raza está creciendo en todos los países, más fuertemente en Australia y en esta región. “Los trabajos que se presentaron, muestran que realmente los corderos que la raza produce sacan, al destete, una ventaja de peso entre 15 y 20% frente a las razas que tradicionalmente se explotan, lo cual genera una diferencia muy importante”.

En cuanto a la producción de lana, “es de 20 micras, que está con un precio muy bueno”. Por lo cual el Ing. Capurro resumió que “es una raza que está dando muy buen ingreso, mostrando una muy alta competitividad”.

Uruguay presentó cifras, utilizando un programa con los coeficientes técnicos del promedio de las razas que se crían en el país, que arrojan que “el ingreso por unidad ganadera ovina del Dohne, está en el entorno de un 20% arriba de las razas tradicionales”. Además, los trabajos de investigación que se mostraron en el Congreso, tanto de Facultad, como del INIA y del SUL, “confirman las bondades de la raza y el lugar que tiene en los sistemas ganaderos del Uruguay”, apuntó el presidente de Dohne.

La Sociedad de Criadores en nuestro país, cuenta con 25 socios, “ha venido creciendo desde el año 2013 en que se formó”. En la actualidad se está trabajando en conjunto con Australia en la evaluación genética, “hay cuatro cabañas que están enviando la información a Australia para la evaluación, hay nueve productores que tienen planteles de pedigree y el resto tienen puro por cruza”.

Además de estos números, Capurro mencionó que “se está vendiendo en remates aproximadamente la misma cantidad de carneros que la raza Merino Australiano, la segunda del país, en torno a unos 500 carneros y los promedios de precios en las últimas cuatro zafras fueron los más altos, lo cual está demostrando la demanda que existe y el crecimiento que está teniendo la raza Dohne también acá”.

Es una raza relativamente nueva, en Australia empezó en el año 99 y su crecimiento está dado porque es muy competitiva. “Tanto en el valor de la lana que produce, como en la parte reproductiva y en los kilos de carne, la ganancia de peso que tienen los corderos, hace que los productores saquen sus cuentas cuando la empiezan a conocer y apuestan a ella”, sostuvo el presidente.

Proyectaron continuar profundizando en la evaluación genética, aunque con los matices en la orientación de la raza los distintos países. En el caso de Sudáfrica y de Australia, el componente carne ovina es muy importante por los precios que ellos reciben por el cordero, “entonces el énfasis en los programas de mejoramiento genético está volcado a velocidad de crecimiento y reproducción”, señaló Capurro. Ya en el caso de Uruguay, Argentina y Chile, el componente lana equilibra bastante los ingresos del componente carne, “entonces el énfasis en la cantidad de lana y en el diámetro que nosotros ponemos es mayor que el que ponen en Australia y Sudáfrica”. O sea, dentro de la raza “hay matices en la orientación de acuerdo con los mercados de cada país y a los niveles de producción de cada uno de ellos”.

Este es el segundo congreso que se hace de la raza y ya se mostró la voluntad de todos los países de trabajar en conjunto, de armar una Federación Internacional de criadores. El próximo será en Sudáfrica, país originario de la raza. “Hay un intercambio de información importante en cuanto al marketing que cada país está haciendo de la raza, los trabajos que se están haciendo y las estrategias de difusión de la raza”.

Y en Uruguay, aseguró el Ing. Gabriel Capurro, “fijamos como áreas estratégicas definir profundizar la evaluación genética que decidimos hacerlo en Australia por el mayor volumen de información que se maneja y la exactitud de los datos que se reciben”. En ese aspecto, aseguró que “queremos seguir aumentando los criadores que la integran, porque de nos garantiza el progreso hacia delante en las características de importancia económica que hacen al ingreso del productor”. La idea, dijo el presidente de los criadores, “es un núcleo más grande de productores que tiren de la cadena de la mejora genética de la raza en forma permanente”.

Por otro lado, están las estrategias de cómo mostrar la raza y el trabajo con las instituciones técnicas “que estamos haciendo tanto con facultad como con INIA y con el SUL, muestran los resultados de la raza que obviamente después hay que difundirlos y hacer un trabajo importante para tratar que esa información llegue a la mayor cantidad de productores posibles y que permita a la raza seguir creciendo y aportando a los sistemas de producción ganaderos del Uruguay, que estamos convencidos que tenemos un aporte muy importante para hacer”.

Rurales EL PAIS