Publicidad

Mucho para aprender

Si Uruguay tuviese las condiciones actuales de acceso arancelario de Australia en los cuatro principales importadores mundiales, en los primeros ocho meses del año habrían quedado unos US$ 124 millones para repartir en el negocio, que es el monto que no hubieran recaudado las Aduanas de los países importadores

Rafael Tardáguila
Rafael Tardáguila

“Tenemos mucho para aprender de los australianos”, dijo el economista Ignacio Munyo en Trinidad, al dar una conferencia en actividad organizada por la Asociación de Consignatarios de Ganado. Si Uruguay tuviese las condiciones actuales de acceso arancelario de Australia en los cuatro principales importadores mundiales, en los primeros ocho meses del año habrían quedado unos US$ 124 millones para repartir en el negocio, que es el monto que no hubieran recaudado las Aduanas de los países importadores.

El posicionamiento de la carne vacuna australiana en el mercado internacional y la política aperturista para mejorar las condiciones con las que el producto accede a los principales mercados son, sin duda, cosas para aprender de los australianos. Munyo dijo que Australia comenzó a cerrar Tratados de Libre Comercio en 2004 “y no paró más”. Lo cierto es que, mirado desde el punto de vista de las exportaciones de carne vacuna, el país de Oceanía tiene acuerdos comerciales con los cuatro principales países a los que exporta: Japón, Estados Unidos, Corea del Sur y China. Y no es casualidad que sean los cuatro principales importadores mundiales de esta proteína, acumulando 6 millones de los 10 millones de toneladas que se comercializan anualmente en el mundo.

La visión, clara y pragmática, es mejorar el posicionamiento de los productos en los que Australia es competitivo. Parece algo tan lógico que cuesta entender que haya quienes consideran que algo así puede ser perjudicial para el país.

Actualmente los cortes de carne vacuna que Australia exporta a China pagan 2,4% de arancel, tasa que llegará a 0% a partir del 1º de enero de 2024. En los ocho primeros meses del año Uruguay exportó carne vacuna a este destino por US$ 1.100 millones. Dado que Uruguay paga 12% de arancel para acceder a este destino, el fisco chino recaudó unos US$ 132 millones por este concepto. Si Uruguay tuviera el arancel que Australia paga en este momento, la Aduana australiana hubiera recaudado US$ 27 millones; la diferencia (US$ 105 millones), hubiera quedado para repartir entre los distintos eslabones del negocio, dado que es muy poco probable que el producto llegase al consumidor chino a un precio más bajo. Lo razonable es suponer que una porción importante de ese saldo quedase en poder del país exportador para distribuir a lo largo de su cadena.

Se puede hacer el mismo ejercicio con los otros tres grandes importadores mundiales. En el caso de Estados Unidos la cuenta es un poco menos clara, dado que Uruguay ostenta una cuota de 20 mil toneladas dentro de la que paga unos US$/t 40 y por lo que supere ese volumen paga una tasa de 26,5%. Australia, en cambio, no paga nada dentro de cuota y esta es de la friolera de 448 mil toneladas y creciendo.

En el caso de Japón, la carne uruguaya paga 38,5% de arancel. Los australianos, en cambio, actualmente tienen dos acuerdos comerciales para elegir: el Transpacífico y el TLC entre Japón y Australia (JAEPA). Actualmente, por el acuerdo Transpacífico la carne australiana está pagando un arancel de 24,1% y por el acuerdo bilateral, 27%. Dentro del acuerdo Transpacífico, el arancel baja hasta 9% a partir de abril de 2033. Tiene una cuota que actualmente es de 637 mil toneladas que, si la sobrepasara (casi imposible) la tarifa se eleva a 30%. Entre enero y agosto de 2022 Uruguay exportó 4.100 toneladas de carne vacuna a Japón; si hubiese contado con las condiciones actuales de acceso de Australia, se habrían ahorrado unos US$ 5 millones.

arancel australia

Los volúmenes que Uruguay exporta a Corea del Sur este año son muy reducidos, por lo que con la diferencia arancelaria actual con Australia el ahorro hubiera sido de unos 500 mil dólares. Uruguay paga una tasa de 40% y Australia en este momento de 16% para las primeras 181 mil toneladas. La tasa será de 0% a partir de enero de 2028.

En síntesis, con las actuales condiciones de acceso de Australia, en estos cuatro destinos Uruguay hubiese pago en estos ocho meses del año aranceles por unos US$ 35 millones; en cambio, pagó US$ 159 millones. La diferencia son los US$ 124 millones mencionados más arriba. En una faena de 1,63 millones de vacunos en lo que va del año, serían el equivalente a algo más de US$ 75 por animal o unos US$ 30 centavos por kilo carcasa.

No solo es mucha plata, sino que es apropiado pensar que se trata de un mínimo, dado que con mejores condiciones de acceso es probable que se hubieran colocado mayores volúmenes en estos destinos, elevando el monto final.

Uruguay comenzó a transitar el camino de mejorar su inserción internacional con negociaciones con China, que es el que más cifra por los volúmenes comercializados, y también con la posibilidad de que se sume al acuerdo Transpacífico. A su vez, hay posibilidad de avanzar en un TLC con Turquía, cuyo arancel para la carne vacuna es de un prohibitivo 225%.

A Australia le llevó 18 años esta política de mejorar su inserción comercial desde que comenzó a recorrer este camino y seguirá mejorando las condiciones con el cronograma de desgravación ya acordado con los socios comerciales. Uruguay podría estar comenzándolo en la actualidad. Urge hacerlo, porque de lo contrario se seguirá perdiendo pie frente a los principales competidores, no solo Australia, sino también Nueva Zelanda.

Mirando hacia adelante, parte de ese dinero adicional podría acordarse que sea destinado a un aumento de la promoción del producto en los mercados de destino, que es otra de las cosas que Australia realiza muy bien. También en este aspecto hay mucho para aprender.

Transitamos un momento del mercado donde los precios de la hacienda están en un proceso de reacomodamiento
Más allá de la raza que preferimos criar o del cruzamiento que queremos hacer, elegir bien por nuestros toros paga. Usemos la genética y los datos para seguir el proceso de más vacas, más toros y mejores terneros...”
Lo bueno de la ganadería es que se puede mirar lejos. Una decisión de hoy impacta en la oferta de tres años. Por eso, las señales de intensificación deberán llegar de forma más generalizada a la cría, el eslabón más complejo
Mercedes Gómez | Socia del estudio Nopitsch & Asoc. | [email protected]
Las cadenas agroindustriales responden por 21% del PBI del país, según un estudio reciente de Exante, presentado en la reciente Expo Prado. El agro no es el único sector de la economía, pero es tan importante como dinámico.
El mejor Prado en años, tuvo un punto opaco. La nula presencia de figuras del Frente Amplio el día de clausura. Algo agravado por una polémica sobre la invitación a Fernando Pereira (al parecersí, fue invitado), y hasta una campañita en redes apoyada por algún legislador opositor llamando a no visitar la Expo. ¿Por qué se dan estas cosas en momentos en que el agro es la locomotora que lidera la recuperación económica post pandemia?
Son 54 años de identificación y compromiso con un sector decisivo y vital de la economía de Uruguay. Un sector pujante y vigoroso que provee a la humanidad de carne de la más alta calidad surgida de la producción totalmente natural, que es valorada por los mercados más exigentes del mundo, así como diversos cultivos -de la soja al arroz- que encuentran gran demanda en diversidad de naciones. El 31 de mayo de 1968, El País estableció las bases de su Sección Agropecuaria, que se tradujo en páginas en sus ediciones cotidianas y un suplemento que reflejaron las opiniones, inquietudes, problemas y soluciones de los hombres y mujeres que son protagonistas, desde el amanecer de cada jornada, de la actividad agropecuaria, una labor que no admite pausa porque los tambos deben remitir todos los días la leche a las plantas elaboradoras, debe atenderse la alimentación y otros aspectos del ganado en los campos y cuidar los cultivos que siempre están sometidos al azar de las condiciones climáticas.
La gran cosecha de soja de este año impulsó con fuerza el PBI de la economía en el segundo trimestre, al tiempo que se sembró la mayor área de cultivos de invierno en décadas. Sembradoras y cosechadoras están a la cabeza del tren de la economía
Es un desafío importante, que el contacto entre el campo y la cuidad no sea solo durante la rural del Prado, debe ser todos los días pensando que sin dudas si al campo le va bien al país le va bien
Hay señales claras de retracción en el mercado chino -principal para la carne vacuna- pero la producción ganadera está fortalecida y se expresa con claridad en la Expo PRADO. Se suman inversiones para seguir creciendo, aún con precios menores
Es conveniente instrumentar la explotación a través de una SAS o SRL para poder aprovechar la exoneración de impuestos por las utilidades y la opción del Imeba, siempre que la superficie explotada y nivel de ingresos lo permita
El Criollo de La Pacífica ganó su Tercer Freno de Oro consecutivo y pasó a ser leyenda...

Publicidad

Publicidad