Números con letras

Continua el buen momento ganadero

La cadena cárnica sigue moviéndose en forma aceitada: la exportación concretando negocios a todos los destinos, con China que sigue liderando la demanda y Europa que compra al vaivén del Coronavirus; en las últimas semanas los negocios estuvieron mucho más trancados en el viejo continente, por la nueva ola de contagios.

Pero desde China y Norteamérica las compras fluyen, con buenos volúmenes y precios. El precio medio de exportación por tonelada equivalente carcasa marcó 4.300 dólares la última semana, con un promedio de casi 3.800 U$S/ton en lo que va del año, muy bueno en términos históricos. La faena superó las 57.000 cabezas, máximo de los últimos 3 años.

En el campo las lluvias llegaron en muy buen momento para afirmar la producción de otoño y las siembras de pasturas y verdeos, claves para la continuidad de la producción en los próximos meses y a mediano plazo. En el mercado del ganado para faena los precios tuvieron un leve ajuste a la baja, pero siguen en muy buenos niveles y tienden ahora a estabilizarse. Los mejores novillos se pagan entre 3,45 y 3,50 U$S/kg, mientras los lotes generales bien terminados cotizan sobre 3,40 U$S/kg, con diferencias entre plantas. Las vacas, mayoritariamente destinadas a China, se pagan en el eje de 3,30 U$S/kg, con algunos centavos más por lotes especiales. En la reposición, los remates por pantalla de esta semana confirmaron la firmeza de los valores, con los terneros promediando entre 2,40 y 2,45 U$S/kg.

 


Granos. Las lluvias en la región y otras zonas productivas globales le pusieron presión a los precios internacionales, pero sin cambiar el escenario de valores muy buenos en términos históricos. A nivel local, la soja culminó la semana con cierta recuperación respecto a la semana previa, aunque sin retomar los 500 U$S/ton puesta en Palmira. Las perspectivas para el trigo siguen firmes, lo que se traslada a la cebada.

Las lluvias llegaron tarde para tener un impacto significativo en los cultivos de verano más complicados, en la zona de Soriano y límites cercanos, que ya venían cerrando ciclos. Aun así, es posible que las sojas y maíces más tardíos se acomoden y puedan levantar su rendimiento final, que venía bastante comprometido.