Movilizaciones en el agro

Un Solo Uruguay pone condiciones para negociar con el gobierno

Algunos piden radicalización; su vocero pidió serenidad en un audio interno.

Protesta y acto de movimiento de productores agropecuarios autoconvocados en reclamo de soluciones a los altos costos productivos y baja rentabilidad de todo el sector agropecuario, en el predio de la Asociación Rural de Durazno, ND 20180123, foto Fernando Ponzetto – Archivo El Pais

Los productores “autoconvocados” reunidos en el movimiento “Un solo Uruguay” decidieron que no participarán en lo que consideran “mesas de diálogo dilatorias” con el gobierno pero al mismo tiempo enfrentan una delicada interna ya que algunos de ellos cuestionan a los delegados y piden una radicalización de la protesta.

Esto quedó evidenciado en un sugestivo audio que hizo circular Álvaro Rivas, vocero del grupo y presidente de la agropecuaria de Durazno, quien también dejó entrever su fastidio por el hecho de que el incidente que el presidente Tabaré Vázquez tuvo con un grupo de productores haya desviado el foco de la atención de los planteos de los ruralistas.

“En primer lugar, muchachos, el contrario está del otro lado. No está acá dentro. No está adentro. Y estamos perdiendo unas energías hermosas en estos intercambios y hasta en la interna de nuestro grupo se han pasado de rosca y se han dicho cosas que me parece que no están buenas y mucho menos entre compañeros de causa”, comenzó diciendo Rivas. El productor explicó que “Un Solo Uruguay” entendió que debía condenar duramente el incidente en que Vázquez fue increpado pero que entienden el enojo de las personas que discutieron con el mandatario. “El comunicado es para afuera, es para la prensa, es para dar una señal hacia fuera, para el resto de la sociedad que no está involucrada con esto porque si no, la única versión que tienen es la que quieran recoger los medios o es la versión del señor Tabaré (Vázquez) con respecto a lo sucedido ayer. Entonces razonemos un poquito. Acá no hay casualidad y el comunicado no es una casualidad y el comunicado no intenta pegarle con un palo a los compañeros que estuvieron ahí, que cualquiera se hubiera calentado. Estamos totalmente de acuerdo y los entendemos perfectamente”, dijo Rivas.

Hizo un llamado a la moderación. “La estrategia tiene que ser convencer cada vez más gente, muchachos, hasta que no nos metamos eso en la cabeza estamos fritos. Y no vamos a convencer más gente si nos estamos dando palo entre nosotros en los grupos y mucho menos generando desconfianza hacia la mesa y hacia los delegados que ahora también están en tela de juicio. Entonces bajemos la pelota al piso. Hay gente que está laburando muchísimo. Se está pensando cuál es la forma más inteligente de seguir adelante y durar en el tiempo. Si quieren que el partido se termine rápido ahí sí quememos las naves, puteemos, peleemos, salgamos, tiremos los camiones arriba de la ruta, hagamos quilombo. Cinco minutos dura eso y nos vamos todos para la casa sin nada”, advirtió Rivas.

El gobierno dejó claro que seguirá convocando a las gremiales y a “Un solo Uruguay”. El ministro de Ganadería, Enzo Benech, dijo ayer en conferencia de prensa que “yo no hago ningún juicio de valor, pero sí digo que nuestro compromiso es trabajar y que el ambiente está dispuesto: el que quiera venir, que venga”. La Federación Rural seguirá concurriendo al diálogo con el gobierno.

Impaciencia. Los “autoconvocados” están claramente impacientes con el ritmo del diálogo y consideran que la reunión de esta semana con el presidente Vázquez no fue productiva y que el gobierno insiste en lanzar medidas de alcance parcial. Guillermo Franchi, uno de sus referentes de “Un solo Uruguay”, dijo a El País que “a reuniones como la del 19 no vamos más, porque no suman, no aportan, no avanzamos e indudablemente no es lo que queremos”. “Pedimos menos precio del combustible. No pedimos menos gasoil para algún sector o subsector que liquide impuestos a través de cierta modalidad. No atacan el problema. (…) En dos horas y pico (de reunión) no llegamos a absolutamente nada”, dijo Franchi. “El gobierno tiene la potestad de decir cómo va a abordar esos reclamos y nos tiene que dar una respuesta aunque sea negativa. No ha pasado ni una cosa ni la otra. Seguir dialogando en estos términos es contraproducente”, sostuvo Franchi.

En “Un solo Uruguay” recibirán ideas hasta mañana para determinar si adoptan medidas de protesta y hay gran cantidad de ideas en danza.

Franchi dijo que generó “bronca” y “desazón” que la semana pasada el ministro de Ganadería, Enzo Benech, descartarse declarar la emergencia agropecuaria en el norte del país y mencionase que hay productores que todavía no han devuelto asistencias otorgadas en la emergencia agropecuaria de 2008. “Todo el norte del país paga por cinco, seis, siete, o diez productores que no han pagado. El ganado está muriendo. Los cultivos se están perdiendo. No hay agua, no hay pasto”, señaló.

Timoteo Acuña, presidente de la Asociación Agropecuaria de Paso de los Toros, dijo a El que en su zona “llovió 7 milímetros el martes, esta zona del centro sigue igual”. “En los caminos vecinales y en la ruta los productores están pastoreando hace ya varios días. No hay ganado en situación crítica pero esto como está planteado se va a ir agudizando aunque llueva. Esto no se revierte de un día para el otro. Hay zonas en las que el ganado ha ido a tomar agua, se ha empantanado y ha muerto sobre todo en la zona de Achar”, explicó Acuña.

Los productores están acelerando la extracción de ganado gordo con destino a la industria ya desde hace semanas, dijo. “Menos mal que los precios acompañan y son compensatorios. Los productores están saliendo de todo lo gordo que hay lo más rápido posible. Es una válvula para descomprimir la situación”, agregó.

Lluvias desparejas en zonas sojeras. En la zona de Dolores, fuertemente sojera, llovió alrededor de 30 milímetros pero en otras áreas cercanas la cantidad fue muy inferior. “El agua en algunos cultivos llega tarde. Un poco de agua alivia un poco la situación sobre todo para los cultivos de primera. Pero creo que vamos a andar abajo de 2.000 kilos por hectárea”, dijo a El País, Juan de la Fuente, presidente de la agropecuaria local. “La zafra pasada fue histórica, de 3.2000 kilos por hectárea promedio. Esta será lo inverso, con bajos rindes y problemas de calidad”, dijo.

Rurales EL PAIS