Movilizaciones en el agro

Gobierno niega atraso cambiario y reivindica políticas para el agro

El gobierno salió a responder a los reclamos del movimiento de autoconvocados y —en un hecho inédito— un comunicador, Fernando Vilar, fue el protagonista de la cadena nacional de radio y televisión emitida anoche a través de la cual lo hizo.

Arotxa

Hay que recordar que la proclama en la que el movimiento que se autodenominó “Un solo Uruguay” planteó sus reivindicaciones, el 23 de enero pasado, también fue leída por un comunicador, el periodista Jorge Landi.

En un mensaje que se extendió a lo largo de 28 minutos, el gobierno reivindicó las políticas aplicadas para el sector agropecuario, las que se asegura que redujeron la pobreza en el sector rural en 16%; permiten que la mitad de los productores no sean contribuyentes directos a la Dirección General Impositiva debido al diseño del Imeba y del IVA; que aumentaron 125% los fondos destinados a las intendencias del interior del país y que habilitaron que se duplicara la cantidad de mercados que consumen carne local debido a planes como la trazabilidad.

El texto también destaca la aplicación en las últimas semanas de disposiciones inmediatas para atravesar las actuales dificultades en el agro uruguayo. Allí detalló exoneraciones, devolución de IVA en el gasoil, rebajas en las tarifas eléctricas y fondos de apoyo y de garantías.

Después de una serie de consideraciones generales el mensaje oficial se ocupó de responder uno por uno a los reclamos hechos por los autoconvocados el 23 de enero último. Siguen los argumentos del gobierno a cada una de las reivindicaciones de “Un solo Uruguay”:

Empleados públicos.

Presidencia aseguró que desde 2015 se limitó el ingreso de personal con la incorporación de dos funcionarios como máximo por cada tres vacantes generadas por retiros. Como resultado, en los últimos dos años disminuyeron aproximadamente 2.000 vínculos laborales en las empresas públicas. Por otra parte, se priorizaron los vínculos en áreas estratégicas como educación, salud y seguridad.

Viáticos.

El gobierno sostiene que redujo a la mitad los viajes oficiales entre 2014 y 2017. Además, el año pasado se promulgó el decreto que obliga a los cargos jerárquicos a rendir cuentas de toda misión oficial y devolver los viáticos sobrantes, lo que permite mayores controles y reglas claras para su devolución.

Publicidad.

En 2016 se redujo este rubro más del 30 % en comparación con el promedio anual del período anterior. La reducción fue generalizada, tanto en la administración central como en empresas públicas.

Flota oficial.

Está compuesta por 14.770 vehículos, el 0,61% de todas las unidades que circulan en el país. Se implementó un sistema electrónico que permite controlar en tiempo real los recorridos y el consumo de combustible de los vehículos estatales. Gran parte de la flota se utiliza para brindar a la población servicios básicos e imprescindibles como la seguridad. Al cierre de 2017, casi la totalidad de la flota oficial se encuentra registrada. El cambio ha producido un ahorro de, al menos, 15 % en combustible.

Ley fiscal.

El país cuenta desde 2006 con la Ley 17.947, que fija un tope al endeudamiento neto para todo el sector público. Este endeudamiento mejoró su perfil mediante la conversión de dólares a unidades indexadas de dicho tope e incluyendo todas las fuentes de financiamiento posibles. El mensaje del gobierno explicó que “la alternativa de mantener siempre un resultado fiscal donde se gasta lo que ingresa sería altamente procíclica, ya que implicaría ajustes fiscales en recesiones y no crea incentivos a ahorrar durante la fase expansiva del ciclo”. En la actualidad, todas las calificadoras de riesgo asignan a la deuda pública uruguaya la categoría de grado inversor, y tres de ellas, en un hecho sin precedentes en la historia del país, la categorizaron por encima del escalón mínimo. Agrega que las empresas públicas establecieron compromisos de gestión, política cuyo objetivo principal es promover la calidad y eficiencia de los bienes y servicios públicos, incorporándose también medidas de racionalización del gasto.

Costos de energía.

El mensaje recuerda que aumentó la cobertura de la electrificación rural a un precio unificado nacional y sostiene que Uruguay es uno de los países más electrificados de América Latina, con una tasa de 99,7 %. En lo que respecta a las tarifas eléctricas para los sectores industriales, dice que los estudios técnicos muestran que las tarifas de UTE se encuentran en el entorno de los valores promedios de Chile y Brasil. No obstante, el gobierno asegura que existe un marco de trabajo técnico coordinado y permanente para ofrecer alternativas más adecuadas a los consumidores y para que los cambios en la matriz se transfieran a la producción, como descuentos comerciales a los grandes consumidores que modulen su producción, para utilizar energía en los horarios en los que cuesta menos producirla, descuentos a industrias electro intensivas, o el nuevo pliego tarifario para consumo no residencial en baja tensión, denominada Tarifa General Hora Estacional.

Precio del combustible.

Sobre el asunto el mensaje oficial sostiene que en los últimos cinco años el precio del gasoil en nuestro país se abarató en términos relativos tanto con Brasil como con Argentina. El gobierno es consciente de la relevancia que tiene el gasoil como insumo del sector productivo, y por eso ha realizado un esfuerzo importante en los últimos años para lograr un abaratamiento relativo de su tarifa. Es así que los ajustes de precios recientes han implicado que el gasoil aumente menos que la gasolina, lo cual se evidenció con claridad en junio de 2017 cuando el gasoil se redujo un 8% mientras que la gasolina permaneció constante y en enero de 2018, el gasoil aumentó un 4,9% mientras que la gasolina lo hizo en 9,8%.

Tipo de cambio.

El gobierno defendió que desde 2002, el país cuenta con un régimen de tipo de cambio flexible, lo que permite absorber mejor los vaivenes de la economía internacional que, naturalmente, existen para una economía pequeña y abierta como la uruguaya. El Banco Central del Uruguay interviene ocasionalmente para evitar fluctuaciones bruscas en la cotización de la moneda. Como ejemplo de ello, el mensaje del Ejecutivo recuerda que desde el 15 de diciembre, esta entidad compró 922 millones de dólares, para evitar una caída del tipo de cambio que pudiera afectar a la economía real. Asimismo, se asegura que la caída reciente de la cotización del dólar no es exclusiva de Uruguay. El incremento de tasas de interés en Estados Unidos se presenta a un ritmo más gradual que lo esperado, lo que generó una apreciación de casi todas las monedas en relación al dólar. En torno a la existencia de un atraso cambiario pronunciado el gobierno sostiene que éste no es compatible ni con el régimen de libre flotación que existe, ni con lo que se observa en las cifras comerciales del país.

Minutos después de finalizada la cadena nacional de radio y televisión, Marcelo Nougué, uno de los voceros de los autoconvocados, dijo a El País que en el gobierno se realiza un diagnóstico equivocado de la situación del campo.

AGRO

Los principales reclamos

-Suspender el ingreso de funcionarios públicos al menos por tres años a excepción de cargos con requisito de título habilitante en áreas de seguridad, educación y salud pública.

-Rever gastos en asesores que no sean centrales para la función comprendiendo a todas las intendencias.

-Aprobar rápidamente que los legisladores deban rendir sus viáticos y devolver los sobrantes.

-Suspensión de partidas de gastos en prensa, gastos en teléfonos móviles y secretarías.

-Eliminar las campañas publicitarias del Estado excepto en los temas referidos a asuntos sanitarios.

-Recortar la flota de vehículos oficiales a la mitad: sería pasar de los actuales 14.500 a menos de 7.000.

-Que todos los organismos del Estado realicen bajen los gastos de funcionamiento.

-Aprobar una ley fiscal que obligue a cualquiera que sea que gobierne a no gastar más de lo que ingresa.

-“Mantener el gasoil a la paridad de importación”. Además se dijo que “la ministra (de Industria) planteó que había posibilidad de bajar UTE un 5% y mientras que el gremio de la empresa que se podía bajar 15%. “Creemos que hay que bajar la electricidad 15% para mejorar la competitividad”.

-El atraso cambiario está matando a muchos productores”, por lo que se solicitó que se tomen medidas para eliminarlo. “Como hubo en 2002. No queremos que exista un Uruguay 2022”.

Rurales EL PAIS