Lechería

Tratan de vender Pili antes de fin de año

La sindicatura asegura que podrá cumplir todos los pagos a los tamberos hasta fin de mes y está trabajando para solucionar los que debe realizar en la primera quincena de octubre.

La empresa láctea Pili de Paysandú pidió formalmente su liquidación en esta semana. La Justicia aún no se expidió respecto a la solicitud. La intención de la Liga de Defensa Comercial, que actúa como síndico de la empresa, es venderla como una unidad y en funcionamiento, si fuera posible antes de que termine el año. Todavía no ha aparecido ningún interesado firme. Seguramente se elaborará un pliego de condiciones para los eventuales interesados.

La sindicatura asegura que podrá cumplir todos los pagos a los tamberos hasta fin de mes y está trabajando para solucionar los que debe realizar en la primera quincena de octubre, según supo El País.

Pili tiene un pasivo superior a los US$ 40 millones, contraído fundamentalmente con el Banco República. La empresa tiene además de su moderna planta industrial, ubicada en las afueras de la ciudad de Paysandú, tambos de su propiedad.

La caída del mercado venezolano, en el que Pili y otras empresas lácteas uruguayas colocaban gran cantidad de queso, empeoró la situación de la empresa sanducera, fundada en 1962, que había realizado una fuerte inversión en una planta industrial. Aunque la planta tiene capacidad para procesar 400.000 litros de leche diario solamente ingresan en ella a diario algo más de 70.000 por lo que las instalaciones están trabajando hoy solamente tres días por semana.

Aunque los trabajadores de Pili (unos 130) han llegado a barajar la posibilidad de que se encare un proyecto autogestionario, los tamberos remitentes no creen que esa idea sea viable. Pili recibía materia prima de alrededor de 70 tamberos.

El productor Gerardo de Souza dijo a El País que la idea de los productores es seguir enviando su producción a Pili. De Souza considera que los tamberos no tienen la experiencia ni el conocimiento necesarios para encarar un proyecto autogestionado con los trabajadores. “Además está en una situación muy compleja todo el sector lechero”, comentó.

Rurales EL PAIS