Lechería

Gremiales lecheras convocadas al Inale el próximo martes

Esperan anuncio de medidas y respuesta al planteo de crear un fondo anticíclico para generar más leche

Pablo Antúnez

Los presidentes de las gremiales lecheras fueron convocados por el Instituto Nacional de la Leche para el próximo martes en la tarde, donde concurrirán con la esperanza de recibir nuevas medidas y también respuestas a sus planteos, que permitan mantener en pie al sector.

La meta es evitar que se caigan más cuencas de productores y se incremente la producción de leche para que la industria y los tambos, puedan diluir los costos.

La Asociación Nacional de Productores de Leche (ANPL)  compartió una fórmula con las demás gremiales del sector, buscando crear una nueva herramienta financiera que permita agregar dos o tres centavos al litro de leche, generando el margen que el productor hoy no tiene.

“La propuesta es construir un fondo anticíclico que pueda generar mayor volumen de leche”, explicó a El País el presidente de la ANPL, Walter Frisch.

Defendiendo la propuestas, mientras se espera la respuesta del Inale, Frisch dijo que esta alternativa posibilitará “agregar, genuinamente, dos o tres centavos al margen de leche” y explicó que hoy se está partiendo de “un negocio que no tiene margen”.

Según su visión, la lechería está mal porque no hay margen, ni para los tambos, ni para la industria. “Heredamos un país sin margen y todos tenemos problemas”, afirmó Frisch.

En la reciente Asamblea Anual de la ANPL, el ministro de Ganadería Carlos María Uriarte, confirmó que el Fondo de Garantía Lechero (Fogale) tiene más de US$ 14 millones. Los productores venían reclamando que se usara ese dinero para apoyar al sector, porque hasta el momento no ha sido tocado.

“Entendemos que el sector está autogenerando divisas y sería posible crear una herramienta financiera que le otorgue al productor dos o tres centavos por litro. Estamos hablando de una herramienta que genere US$ 40 millones anuales”, explicó Frisch.

Es más, el gremialista fue  crítico. Dijo que la lechería uruguaya “se da el  lujo de tener un Fogale que es formado por los productores y no es utilizado”.

Las gremiales del sector entienden que para que el negocio camine “debe aparecer más leche” y para eso, “si no se le da más margen a los productores no será posible. Lo que hay que evitar es que desaparezcan las cuencas”. Producir más leche demanda mayores inversiones, generar pasturas, usar suplementación y preñar más vacas para solventar los tambos en producción.

Frisch remarcó que como  gremialista, el interés está centrado en que “no se  rompan las cuencas”, como sucedió en el norte del país, en el entorno de la empresa PILI que bajó la cortina y donde aún hay productores que no cobraron. Por eso, consideró que lo que más derrama “es volcarles margen a los productores de leche, eso es lo más sano. Tiene que haber margen para que el negocio funcione. El fondo es anticíclo y general para todos los tamberos”, remarcó Frisch.