Lechería

Está disponible el crédito voluntario para tamberos

Vía Brou y Microfinanzas, para menos de 480.000 litros/año.

Tambo en Florida. Foto: El País.

Pablo Antúnez

El crédito voluntario de apoyo a la lechería vía Banco República (BROU) y República Microfinanzas, quedó operativo a partir de ayer para los tamberos que hayan remitido menos de 480.000 litros en el último año, dándole oxígeno al sector y ayudando a mantener en pie a las empresas lecheras. Son pequeños productores, que remiten 1.315 litros diarios promedio a las industrias que elaboran y venden leche tarifada en el mercado interno.

Así lo confirmó a El País el presidente de la Asociación Nacional de Productores de Leche (ANPL), Walter Frisch, destacando que este préstamo es una herramienta financiera, creada mediante el trabajo conjunto de las gremiales de productores lecheros y el Poder Ejecutivo y “no va a descuento de remisión”.

Frisch destacó que la citada herramienta permite “capitalizar algo que habíamos perdido hace cinco años atrás, que era el valor de la leche tarifada. Habíamos quedado desencajados con el Índice de Precios del Consumo (IPC) y esta es la recuperación”.

Tomando un cálculo base de 19 centésimos por litro, el productor tiene la opción de recibir, en la mano, el dinero adelantado de cuatro años. “Un productor de menos de 480.000 litros recibirá algo así como US$ 9.600”, remarco el titular de la ANPL.

“El tambero que quiera ir a precio que lo haga (le va a aumentar un poquito el precio de la leche remitida) y el que no, que agarre esta herramienta financiera”, agregó. En este último caso, podrá captar el incremento de las dos últimas subas del precio de la leche consumo en el mercado interno ($ 1,30 por litro en otoño y $ 1,47 por litro en primavera).

La herramienta diseñada por el Ejecutivo, se pagará con el aumento del precio de la leche tarifada que ya está vigente y la garantía será el dinero del Fondo de Garantía para la Lechería (Fogale). Son alrededor de US$ 16 millones —US$ 3 millones del Fondo Anticíclico y US$ 13 millones del fideicomiso no utilizados—, que fueron usados por el gobierno para capitalizar al sector lechero ante su crisis financiera, a través de un préstamo voluntario vía BROU y República Microfinanzas.

Para los productores que remitieron más de 480.000 litros en el último año, la garantía también será el Fogale, pero se analizará el plafón de garantía que tenga cada empresario, será un análisis caso a caso.

“Como es en unidades indexadas muchos productores lo iban a pedir a precio de leche. Los que producen 2,5 millones de litros por año se llevarán US$ 52.000”, estimó Frisch, recordando que aún no está operativo para estos productores.

Para los productores está claro que esta herramienta financiera no soluciona el endeudamiento del sector, pero “es una gran ayuda”.

La lechería uruguaya acarrea sobre sus espaldas una deuda de más de US$ 300 millones con bancos y proveedores de servicio. Los tambos se endeudaron para poder seguir produciendo y en lechería, cualquier recorte que se haga, se paga con menor producción. Las vacas tienen que comer y preñarse para que den leche. El préstamo maneja globalmente unos US$ 25 millones.