Lechería

El Fondo de Financiamiento de la Actividad Lechera se convirtió en un “salvavidas de plomo”

Positiva evaluación tras reunión de gremiales con  el Inale.

Pablo Antúnez

Avances significativos para conseguir que el Poder Ejecutivo emita una nueva instrumentación del Fondo de Garantía Lechero (Fogale), herramienta destinada a  garantizar proyectos que mejoren la eficiencia y competitividad del sector lácteo, dejaron conformes a las gremiales tras la reunión con autoridades del MGAP y del Instituto Nacional de la Leche (Inale).

Las gremiales de productores habían sido convocadas por el presidente del Inale, Álvaro Lapido y concurrieron al encuentro esperando anuncios.

“Fue una reunión de trabajo”, aclaró anoche al final de la misma el directivo de la Agremiación Tamberos de Canelones, Justino Zavala.

“Hubo avances importantes en cómo trabajar en los plazos del Fogale, en la baja de intereses y en que sea operativo para la mayor cantidad de productores, levantando algunas limitantes importantes”, detalló Zavala a El País.

Más de 200 productores ya terminaron de pagar el Fogale, pero otros tantos lo están pagando. “Se está convirtiendo en un salvavidas de plomo para los productores que están creciendo en la lechería uruguaya. Son 32 centésimos por cada litro de leche remitido a planta”, afirmó el dirigente.

Según la visión de las gremiales, este Fondo de Garantía que apuntó a seguir manteniendo vivos a los tambos, evitando que bajaran la cortina, “es un impuesto solidario, un nuevo impuesto y para la gente que más leche aporta, se está convirtiendo en un costo más”, explicó Zavala.

En el encuentro de ayer, no sólo participó el presidente del Inale y su equipo de técnicos, también estuvo presente el subsecretario de Ganadería, Agricultura y Pesca, Ingnacio Buffa y el equipo de técnicos de la Oficina de Programación y Política Agropecuaria (Opypa).

Las gremiales insistieron en contar con un mayor apalancamiento del Fogale, lo que implicaría que se puedan manejar créditos con un mayor monto global. “Un mayor apalancamiento  implicaría que se pudieran manejar créditos por mayor monto global. El Fogale iba hasta US$ 30.000 y ahora iría hasta US$ 130.000, lo que sería muy importante”, estimó Zavala. El endeudamiento de la lechería uruguaya es elevado y “está alcanzando entre el 40% y 50% del producto bruto generado por el sector. Hay que ser muy prudente en tomar nuevos créditos, principalmente cuando hoy las perspectivas no son demasiado concretas”, agregó el entrevistado.

En el encuentro de ayer, el presidente de la Asociación Nacional de Productores de Leche, Walter Frisch, volvió a plantear la necesidad de crear un Fondo Anticíclico, pero no hubo demasiados avances.

Zavala dijo que el subsecretario del MGAP, se comprometió a presentarle una respuesta a los productores en un mes vinculada con el Fondo de Financiamiento de la Actividad Lechera  (FFAL). “Planteamos más de una vez que se aumente la devolución de impuestos a las exportaciones de lácteos y que se ese dinero se utilice para apoyar a los productores y más de una vez, el gobierno dijo que no había recursos para eso”, afirmó Zavala.