Lechería

Costos de granos y fardos complica a toda la lechería

Gremiales pedirán a Conaprole que mejore antes el precio

Tambo. Foto: El País

Pablo Antúnez

La suba del precio de los concentrados e incluso de los fardos sigue pegando duro a los tambos e incluso llega a opacar las mejoras de valores que está mostrando el mercado internacional.

Aunque continúa el receso, las gremiales lecheras ya vienen trabajando y harán llega al directorio de la Cooperativa Nacional de Productores de Leche (Conaprole) el pedido de adelantar un mes el precio de leche  que tiene fijado para febrero.

Así lo adelantó a El País Justino Zavala, directivo de la Agremiación Tamberos de Canelones y delegado de los productores en la Junta Directiva del Instituto Nacional de la Leche (Inale).

Según su visión, más allá de los logros, como la ampliación de la cobertura del Fondo de Garantía Lechero (Fogale), que pasó de US$ 25.000 a US$ 125.000, permitiendo mejorar el endeudamiento, la lechería uruguaya “viene remando en dulce de leche”.

Los productores venían con expectativas más favorables para el año que comienza, principalmente porque en el último remate de la neocelandesa Fonterra, la mayor exportadora de leche en polvo del mundo, los precios mostraron la consolidación de la cuarta suba consecutiva. En dicha subasta, el precio de la tonelada de leche en polvo entera quedó en US$ 3.600 y se alcanzó US$ 3.000 para la leche en polvo descremada.

“Estamos en  un buen nivel de precios, pero saltó mucho el precio que tuvieron los concentrados”, recordó Zavala.

En ese sentido, dijo que los tamberos todos los días reciben una nueva lista de precios de Prolesa. El maíz subió casi US$ 60 en un mes y la soja supera la barrera de los US$ 500 la tonelada. Los granos siguen al alza.

A eso hay que sumarle la suba de los fardos, ya no sólo de alfalfa, sino también los que son de paja de trigo y tienen muy bajo valor nutricional. Son escasos y caros, sostienen los productores.

“Se están vendiendo fardos de cola de trilla a precios impensables. Estamos hablando  de US$ 30 por un fardo de cola de trilla de trigo, un fardo que es pura fibra no tiene casi valor nutritivo”, admitió Zavala.

En el sur del país, donde apretó más la seca, se pudo hacer muy poco fardo de alfalfa y lo que es peor, los cultivos no rindieron nada. En lugares donde habitualmente se hacen cinco cortes, apenas se han podido hacer tres, en la mejor de las situaciones.

“Algunos productores pudieron agarrar alguna lluvia y enfardaron. En esos casos, también los sorgos vienen rindiendo bien. En general las alfalfas, como en todo período de seca, están rindiendo muy pocos fardos por hectárea. Habrá poca alfalfa este año y eso se paga con mayor precio. Las plantas están vivas, pero no vienen”, recordó el dirigente.

Producción. Zavala reconoció también que la producción de leche se viene aguantando “por inercia”. Las vacas vienen produciendo bien,  pero “se está 1 millón de litros por debajo de los recibos de la primavera pasada. En 2020, a esta altura, tuvimos el arranque de la sequía que afectó bastante la producción de los tambos. Luego en el otoño se empezó a recuperar y el año se fue bastante bien”, detalló el gremialista.

Como es normal a esta al tura del año, la producción de sólidos cayó, porque el calor la afecta fuerte, por consiguiente, eso significa también menos precio en el recibo de la remisión, porque la industria paga la leche por sus tenores de grasa y proteína.