Lanas / ovinos

El rubro ovino es el más afectado por la pandemia

Drástica baja en exportaciones de lana golpea a la industria

Al final de la zafra 2019/20, el sector ovino mostró un desempeño productivo heterogéneo y fue el más afectado por la pandemia de Covid-19.

Según el análisis de la Ec. Ángela Cortelezzi, especialista de la Oficina de Programación y Política Agropecuaria (Opypa), la demanda lana se detuvo abruptamente a nivel mundial en abril, producto del fuerte descenso de las compras de productos textiles, lo que provocó una acumulación de stocks en los países productores y un descenso de los precios a los niveles más bajos de los últimos 12 años en términos reales.

Por otro lado, el consumo de carne ovina también se contrajo significativamente, especialmente en el segmento de hoteles y restoranes, por lo que se espera que los precios internacionales tiendan a mantenerse relativamente bajos.

En tanto, la faena comercial de ovinos aumentó 8,4%. En este contexto, las ventas externas de lana registrarían un descenso interanual de casi 50% en valor al cierre de 2020, mientras las de carne ovina caerían 11%, explicó la especialista.

Para el año 2021 el desempeño comercial de la cadena ovina uruguaya estará determinado por el desarrollo de la pandemia por COVID-19. En particular, en el caso de la lana el resultado dependerá de la posibilidad de colocar los stocks acumulados, establece el análisis de Cortelezzi.

A su vez, según los datos de la Dirección de Aduanas, las exportaciones de tops del período de 12 meses terminados al cierre de noviembre 2020 sumaron US$ 53 millones, mientras que las exportaciones de lana sucia fueron de US$ 39 millones.

Comparado con igual período del año anterior esto significa una caída inédita en el valor de las exportaciones, mayor al 50%.

Los especialistas José Berbejillo (Opypa) y María de la Paz Bottaro (SUL), publicaron en el anuario de Opypa que en las exportaciones de tops el valor total exportado cayó 53% respecto a igual período del año anterior, que había alcanzado los US$ 113 millones. China prácticamente detuvo sus compras de lana, con una baja del 77%.

Alemania resultó ser el destino principal, con el 31% del total, en tanto China, que en 2019 había comprado el 38%, en este año dio cuenta del 18%.

Lana Sucia. Las exportaciones de lana sucia del período de 12 meses terminados al cierre de noviembre 2019 estuvieron por debajo de US$ 40 millones, prácticamente la mitad de lo exportado en 2018/19 y muy por debajo de los US$ 111 millones exportados en 2017/18. Esta caída se explica por un descenso en las compras de todos los importadores relevantes, excepto Egipto.

Importación.  En los 12 meses cerrados a noviembre de 2020 se habían importado US$ 4,5 millones en lanas, muy poco en comparación con los US$ 65 millones del año anterior. Brasil fue el principal proveedor, con el 73% del valor total. El gobierno uruguayo decretó un cambio en el régimen de devolución de impuestos a la industria topista, pasando de 3% a 6%. Esto tendría como efecto un mayor incentivo a la exportación de lana lavada y peinada.