Gremiales

Uriarte sobre abigeato: “Estamos frente a gente que no respeta la propiedad, el bienestar animal”

“Vamos a estar trabajando con el Ministerio del Interior y con otras organizaciones para que la cosa cambie a partir del 1° de marzo”, aseguró.

Reunión este martes entre el gobierno electo y Un Solo Uruguay. Foto, Leonardo Mainé

Este martes, después de una reunión con la cúpula del Pit-Cnt, el presidente electo, Luis Lacalle Pou, recibió en la sede del gobierno electo a una delegación del colectivo Un Solo Uruguay. Del encuentro también participó quien será el próximo ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca a partir del 1° de marzo, Carlos María Uriarte.

A la salida de la reunión, Uriarte dijo que el objetivo de esta instancia era “intercambiar conceptos de lo que viene” y resaltó que “van a haber cambios a partir” de la asunción de la próxima administración, y que eso se le transmitió al colectivo.

“El Ministerio de Ganadería no lo concibo si no es cerca de la gente del interior, de la cadena productiva, de donde realmente tiene influencia”, dijo.

Además, el futuro ministro fue consultado acerca de los últimos casos de abigeato que trascendieron. El propio Uriarte había hecho referencia a uno de ellos en su cuenta de Twitter durante el fin de semana.

“Si bien como ministerio la seguridad no es del ámbito nuestro, es un hecho que directamente involucra a la producción y por lo tanto nos involucra hasta personalmente”, dijo este martes, además de comentar que él mismo había sido víctima de este delito.

“Vamos a estar trabajando con el Ministerio del Interior y con otras organizaciones para que la cosa cambie a partir del 1° de marzo”, aseguró, y agregó: “Acá estamos frente a gente que no respeta la propiedad, el bienestar animal, no tiene ningún tipo de pudor en hacer lo que hace”.

Uriarte sostuvo que el campo “es tierra de nadie” y que “no hay policías en el interior”. Además, añadió que con las penas actuales que se imponen a quienes cometen este delito “cuesta creer que se intente corregir esa conducta”.

Integrantes del futuro gabinete se reunieron este martes con delegados de Un Solo Uruguay. Foto: Leonardo Mainé

Por su parte, uno de los voceros de Un Solo Uruguay, Guillermo Franchi, señaló tras la reunión que le pidieron al presidente electo que no realice un ajuste de tarifas en marzo, como se estima.

“Un ajuste de tarifas es un ajuste para todos. Si sube la luz sube para todos, sube para la industria pero también sube para las familias”, destacó.

En tanto, sostuvo que hoy Uruguay tiene “un desfasaje en cuanto a la productividad”, porque los precios a los cuales produce el país “son bastante mayores a los que produce la competencia nuestra, sobre todo los países de la región”, y por tanto “un incremento tarifario obviamente que repercute directamente en esa diferencia”, dijo.

Consultado sobre cuál fue la respuesta de Lacalle Pou a su pedido de no ajuste de tarifas, dijo que “está abierto a que participemos, a que aportemos”. Además, destacó “la apertura” que mostró tanto el presidente electo como la futura ministra de Economía, Azucena Arbeleche.

Sobre este encuentro “muy cordial”, Franchi puntualizó que fue “solicitado por el presidente”, y que fueron “sin agenda” para “escuchar básicamente” los proyectos del gobierno entrante. En tanto, manifestó que en la reunión “lo que se habló básicamente es de tratar de sacar el país productivo adelante”.

En esa línea, aseguró que “la pérdida de empleo que ha habido en el interior es enorme” y que hay “gente viviendo en la indigencia en prácticamente todos los pueblos y ciudades del interior”. Además, subrayó: “Hoy tenemos cierre de comercios, gente sin trabajo, empresas paradas, (y) el 50% de la flota de camiones de Uruguay hoy está sin trabajo”.

Franchi también reiteró que el contrato con UPM “debe ser revisado” y que “dependerá después de los diferentes integrantes de la coalición y del gobierno electo encaminar esa renegociación”. Al respecto, dijo que para su colectivo “es muy importante porque esto dejó de ser una promoción a una inversión y pasó a ser lisa y llanamente un subsidio”.

Entienden que existe “un problema económico que se le va a ocasionar al país por los próximos seis o siete períodos de gobierno hacia adelante”, así como “una intencionalidad absoluta del beneficio de un subsector de la economía que además hace 32 años que el país lo está subsidiando”.