agro / Gremiales

Federación Rural pedirá reunión a Canciller Bustillo

Preocupan los aranceles y demandan abrir más mercados

Pablo Antúnez

El Consejo Directivo de la Federación Rural pedirá una reunión al Canciller Francisco Bustillo para plantearle la necesidad de profundizar las acciones vinculadas con la baja de aranceles para los productos uruguayos en los principales mercados de destino, así como en la prioridad de abrir más mercados para las carnes.

Así lo confirmó a El País el vicepresidente de la gremial, Jorge Riani, para quien la meta de faenar 3 millones de cabezas bovinas por año —hoy se faenan poco más de 2 millones—  “sólo es posible en la medida que haya más mercados a los que vender la carne”, como forma de estimular a los productores a incrementar la productividad en sus predios.

A su vez, el gremialista que está en el Consejo Directivo de la FR representando a la Agropecuaria de Artigas, recordó que Uruguay pagó el año pasado US$ 341 millones en aranceles por productos asociados a exportación de bienes, según un trabajo de Uruguay XXI. En ese trabajo se destacó que los principales destinos de las exportaciones del país corresponden “con los mercados en los que se paga más por concepto de aranceles”.

Si bien trabajar en acuerdos con los mercados y bajar aranceles es prioridad del gobierno de Lacalle Pou, los gremialistas insisten en la necesidad de no postergar ese trabajo y ya se lo habían planteado al Primer Mandatario en el marco de una reunión que mantuvieron el 19 de diciembre, en la Torre Ejecutiva.  Precio de los combustibles y el valor del dólar, también preocupan a la gremial y en ese mismo encuentro con Lacalle habían solicitado dejar que suba el valor de la moneda estadounidense. “Preocupa el tipo de cambio y la pérdida de competitividad por este problema. El tipo de cambio hoy beneficia al importador, pero no está beneficiando a los exportadores”, afirmó Riani.

Sanidad. Asimismo, la sanidad es otro aspecto clave para la Federación Rural y en ese sentido, el vicepresidente, reflejando el pensamiento del Consejo Directivo, consideró que “se avanzó muy poco”.

Contó que en Artigas y otros departamentos del norte, “la garrapata está imponente”, provocando mortandades de animales y “la gente está gastando un dineral para combatirla”. Es por eso que consideró que “la revisión de esta campaña sanitaria es fundamental y urgente”.

El año pasado, en el marco del Congreso Anual de la Federación Rural, el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Carlos María Uriarte, anunció que el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca crearía en la su interna un grupo de trabajo para modificar la campaña contra la garrapata del bovino, que ya el año pasado había tenido un gran avance, incluso volviendo a marcar presencia en zonas limpias.

Luego se acentuó el avance de la pandemia del Covid-19 y ese trabajo quedó en suspenso. Los ruralistas piden que se ponga foco en esta parasitosis, incrementando los controles oficiales y ayudando a bajar su incidencia en los costos del establecimiento ganadero. Hay herramientas para combatirla, pero también hay problemas de resistencia que incrementan los costos de saneamiento.