Ganadería / Remates

Supremo: 40 vientres Angus y Polled Hereford a US$ 7.014 de promedio

Gran venta del Frigorífico Modelo, La Rubeta y Sociedad Ganadera San Salvador en la Rural de Florida, con la conducción de escritorios Ruben F. Cánepa y Valdez y Cía.

Pablo D. Mestre

Sea nueva o vieja, la “normalidad” en los cinco remates de Vientres Supremos es la calidad. En la previa: de la oferta, durante: de la atención hasta el mínimo detalle cuidado, y en el final: del éxito.

Y ayer no fue la excepción.

Con un entorno sumamente cuidado, cumpliendo los protocolos de cuidado personal impuestos por el Poder Ejecutivo, en la Rural de Florida se vivió una de esas jornadas que serán recordadas.

Allí, bajo la conducción de escritorios Ruben F. Cánepa y Valdez y Cía., Frigorífico Modelo, La Rubeta y Sociedad Ganadera San Salvador ofrecieron lo mejor de su producción 2018 de Angus y Polled Hereford.

Y el mercado los volvió a reconocer.

Para muestra basta una cifra: US$ 7.014 fue el valor promedio por los 40 lotes ofertados y vendidos con suma agilidad.

Pero hay más. Como los US$ 20.400 en que cotizó una vaquillona preñada, (la 3629, una Euro en Zorzal), comercializado el 50% en US$ 10.200, adquirida por “Los Tapiales”.

O los US$ 19.200 en que cotizó una vaquillona parida (la 3399, una Quebrantador en Bismark, con cría al pie de Bienhecho), que adquirió Eduardo Angulo el 50% en US$ 9.600.

También, los US$ 18.000 que cotizó una vaquillona preñada (la 726, Explosivo en Don Omar), por la cual Eduardo Angulo pagó US$ 9.000 el 50%.

Y hubo muchos otros destaques, de 13.200, 12.600, 12.000, que no hacen más que ratificar la demanda por la genética Angus de estas tres cabañas.

También en Polled Hereford fue muy destacada la venta. Vale mencionar que los 5 productos ofertados y comercializados hicieron promedio en US$ 7.008 para ratificarlo. El mayor destaque fue, US$ 13.920, por una vaquillona preñada (la 5012, Harakiri en Macizo), adquirida por Carlos Pagés Pineda en US$ 6.960 el 50%.

Así se desarrolló una jornada que será recordada que, según Rodrigo Fernández Abella “hasta superó mis expectativas, porque se logró un promedio US$ 1.200 superior al año pasado”. Por eso su conformidad, lo mismo que de los hermanos Carlos y Martín Fernández que lo siguieron por internet desde Argentina. “Festejamos a la distancia pues salió todo redondo, desde el cambio de local, la presencia de compradores de siempre y de otros nuevos”, dijeron vía telefónica.

Pero, al igual que la genética, esto no se detiene. “Ya confirmamos para el 2021 también en la Rural de Florida, donde además haremos la muestra previa como ahora y también que le agregaremos unos lotes de SA”, informó Fernández Abella.

Para mantener, en nueva o vieja “normalidad”, eso de la calidad, sinónimo de éxito en este remate de vientres… supremo.