Ganadería / Zafra de ovinos

Patricio Capandeguy: “No podemos entreverar papas con naranjas…”

El presidente de la Sociedad de Criadores de Hampshire Down, Patricio Capandeguy, consideró que el estímulo para la recuperación surge de 2 elementos a los cuales el productor es muy sensible: 1) Precio y 2) Régimen de previsibilidad y garantías para el global del negocio ovino.

Pablo D. Mestre

¿Por qué hay que comprar buenos carneros?

Como preámbulo a esta respuesta cabe aclarar que el destino de los carneros son 2 diferentes pero íntimamente relacionado. Por un lado es la cabaña la más exigente en comprar carneros de punta para enriquecer su patrimonio genético. Por el otro lado está el sector de los criadores comerciales al cual le interesa el rendimiento de la progenie con destino a Industria. En ambos casos contar con buenos carneros no se discute, siempre y cuando el Mercado ayude.

¿Cuánto inciden en la decisión los datos objetivos?

Dentro de nuestra Sociedad de Criadores de la Hampshire Down realizamos una serie de pruebas objetivas previas a la Jura en cada Exposición Nacional. Los Jurados que participan son tres y estos datos son observados como fuente de información imprescindible en el momento de los premios. Aspiramos a que la Sociedad implemente cuanto antes los EPDs, por el momento nos manejamos con un Flock Testing. Hay mucho para hacer aún.

¿Cómo ve al mercado de ovinos?

Las señales del mercado cárnico ovino no dejan de ser alentadoras. Sin embargo aún no tenemos un régimen de previsibilidad adecuado para que el productor se anime a hacer la inversión. Existen muchos efectos distorsivos a punto de partida de la Industria que influyen negativamente en la toma de decisiones. No es posible que hayan quedado relegados a faenar miles sino decenas de miles de corderos con destino a faena. Este hecho es una punta de icberg de algo más complejo que distorsiona la llamada “cadena agro-industrial”. En resumen, el mercado ovino cárnico sigue siendo inestable, complejo y sometido a presiones de origen interno. En el exterior están los mercados, y sean chicos o grandes creemos que es el momento de echarles mano.

¿Hay señales de recuperación de stock? ¿Por dónde pasa el estímulo para ello?

Va atada a la respuesta anterior, ya que es probable que muchos corderos hayan reingresado al circuito reproductivo. Con lo cual lo que no se faenó va a reforzar el Stock Nacional. El Stock (no tengo cifras exactas) se encuentra igual o sensiblemente menor que el del año pasado dado que los mercados acompañaron con valores superiores a US$ 4,30 para el cordero y US$ 3,70 para la oveja. Este año el productor salió a vender. Ojalá estemos equivocados.

En cuanto al estímulo para la recuperación surge de 2 elementos a los cuales el productor es muy sensible: 1) Precio y 2) Régimen de previsibilidad y garantías para el global del negocio ovino.

¿Qué futuro le ve al rubro ovino?

Va a ser muy difícil si no se cambia la manera de encarar el negocio ovino. Uruguay tiene una situación privilegiada en cuanto a diversidad de razas, sean éstas especializadas en producción de carne o lana, o aquéllas doble propósito. Pero, cada producto tiene su valor y no podemos seguir entreverando papas con naranjas en la misma bolsa. Una cosa son las especializadas y otra cosa diferente son las doble. La tendencia mundial en los países punta en producción de carne ovina de calidad es la utilización de las prolíferas carniceras. Estas a su vez, se usan como razas de cruza terminal que no perjudica a la modalidad de producción actual. Hay que hacer revisionismo desde nuestras propias Sociedades hasta los organismos competentes que son los que dictan las políticas en materia productiva.

¿Qué le pide al próximo Ministro Carlos María Uriarte específicamente para el rubro ovino?

Pedirle al Sr. Ministro que recomponga el Uruguay ovejero de los años 40′ al 70, es materia más que imposible. Pero, hay cuestiones que se fueron de madre y deben ser reencauzadas o redireccionadas. El asunto de la Seguridad Rural es central para el desarrollo de la familia rural. Es clave que el productor esté contenido en su ámbito de trabajo sin que éste se sienta inseguro. Ya son demasiados los vaivenes económicos para que encima deba lidiar con hechos que afecten su integridad física estando la moral tan baja en campaña. En concreto en lo que a ovinos se refiere es el asunto del abigeato y perros cimarrones. El primero le compete a la seguridad pública y a los que departen justicia en última instancia, éste último con fallos que favorecen ampliamente al que delinque. Luego el tema perros dañinos se soluciona como en todas partes del mundo, con la perrera. Párrafo aparte al Ministro y sabemos que lo tiene asumido, recuerde que el petróleo del Uruguay son los brazos y las manos de la gente de campo. Estos 3 puntos tal vez no sean los únicos, pero es tal vez, un buen comienzo. Hay tantísimos temas más imposibles de poner en contraste. Le espera una ardua tarea.