Agricultura / Ganadería

“Necesitamos como el aire reducir distancias con los competidores”

El ministro Uriarte remarcó el hecho de que el coronavirus no ingresó a la cadena agroalimenticia uruguaya y agregó: “ojalá no lo haga nunca”

Carlos María Uriarte, ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP).

Criado en una familia de tradición ganadera de origen vasco, y sin más opciones -según él- que ser agrónomo o veterinario, el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Carlos María Uriarte, fue gremialista y empresario antes que político y sigue hablando con pasión del campo.

Uriarte expresa su deseo de que el Mercosur siga trabajando para que sus socios (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) tengan “algún tipo de flexibilidad” para negociar acuerdos comerciales por fuera del bloque, especialmente para un país como Uruguay “que vive de las exportaciones”.

“Hemos dejado pasar mucho tiempo para avanzar en accesos a mercados y, hoy por hoy, entendemos que Uruguay debería transitar otras herramientas, como pueden ser cuotas, acuerdos bilaterales, acuerdos comerciales, pero necesitamos como el aire tratar de reducir esas distancias que muchos competidores nos han sacado”, señala el ministro de Ganadería.

Es titular de una de las carteras más importantes del país -considerando el peso que tienen en las exportaciones la carne, los productos lácteos la madera y cultivos como el arroz o la soja- y reconoce la importancia de la ratificación del acuerdo comercial entre el Mercosur y la Unión Europea (UE), aunque estima que se “va a seguir demorando” porque hay intereses que son “difíciles de conciliar”.

“Agricultores de Francia, Irlanda o Alemania ven la amenaza del Mercosur y nosotros probablemente haríamos lo mismo si estuviéramos en Europa. Utilizan argumentos que estarán basados o no en la realidad pero que tienen peso, tienen eco en los parlamentos y en muchos gobernantes y eso va a pasar y va a seguir pasando”, indica sobre su escepticismo en una próxima solución a la negativa de la UE a seguir adelante con la negociación.

Días atrás, el Parlamento Europeo advirtió eque no ratificará el acuerdo entre la UE y el Mercosur “en su estado actual” debido a la política ambiental del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, que ha provocado ya que varios países rechacen dar luz verde al mismo.

SIN VIRUS EN LA PRODUCCIÓN. Pocos días después de asumir el cargo, Uriarte afrontó una emergencia agropecuaria por sequía y, enseguida, la llegada del COVID-19 a Uruguay, por lo que los planes diseñados para el ministerio quedaron postergados.

“Trabajar para un Uruguay que sea agroexportador y turístico, sin descartar otras actividades posibles, pero en el reconocimiento de que ese es el país que somos y tenemos que identificarnos como tales para trabajar en ese sentido.

Un país que tenga un agro rentable, que sea socialmente responsable y ambientalmente sostenible”, resume sobre las líneas maestras de la cartera.

La principal preocupación de Uriarte cuando se conocieron los primeros casos de COVID-19 en Uruguay, fue “el mantenimiento de la actividad en el sector, con el riesgo que eso implicaba”, sobre todo en la industria frigorífica, la más importante del país.

“Fue un indicio claro de lo que se venía después: gobierno con privados trabajando en conjunto basados en la responsabilidad individual y la responsabilidad nacional no solo de cuidarnos y cuidar al otro, sino de mantener la actividad”, explica.

A raíz de estos protocolos trabajados junto al Ministerio de Salud Pública (MSP) y al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), presume, “en las cadenas agroalimenticias de Uruguay no ha ingresado el virus y ojalá no lo haga nunca”.

“Es uno de los pocos países que puede asegurar eso”, agrega.

ACCESO A MERCADOS. Sobre la competencia que Uruguay sufre internacionalmente, Uriarte comenta que es “todo un desafío” y que el Gobierno que preside Luis Lacalle Pou asume como un deber “el acceso a los mercados” y, sobre todo, la mejora de las condiciones para esa llegada.

En 2020, como efecto de la pandemia, Uruguay, que tiene como principal comprador a China, vio reducidas sus exportaciones cárnicas y de lácteos, pero aumentó la de arroz a la UE y algunos países latinoamericanos.

“Somos optimistas de que vamos a poder salir adelante una vez más de la mano del agro, porque el mundo precisa de alimentos”, indica Uriarte, quien agrega que Uruguay tiene hoy un ‘stock’ récord de ganado, por lo que espera aumentar las ventas al exterior.

El ministro es consciente de la fractura que hay entre el mundo urbano y el rural, y comenta su intención de “acercar el campo a la ciudad y la ciudad al campo, porque somos un país que vive del campo pero no tiene conciencia de ello”.

“La inmensa cantidad de población, sobre todo los urbanos, no tienen conciencia de lo que dependen del campo”, indica Uriarte, que, pese a definirse como conservador, reconoce “la cantidad de opciones de futuro que la biotecnología” puede aportar a la ganadería y la agricultura de Uruguay y no cesa de repetir la importancia del medioambiente para su cartera.

“Tanto en lo referido al uso de nuestros suelos como a los efectos de gases invernadero y el posible balance de carbonos que nuestras actividades agropecuarias puedan determinar, vamos a estar claramente enfocados a tratar de reducir al mínimo el impacto sobre el cambio climático en la producción de alimentos”, concluye. (EN BASE A EFE)