Ganadería / Opinión

Muchas variables para el mercado de haciendas…

Cierra una ventana más de faena Cuota 481, la oferta de animales de campo sigue escasa, tres plantas de gran porte no tendrán actividad en la primera quincena de septiembre, y la demanda de carne muestra poca intensidad.

Martín Olaverry

Martín Olaverry | Valor Agregado – Rurales El País. 

Hay expectativas en cómo se comportará el mercado de haciendas gordas y en dónde se posicionarán los valores en las próximas semanas; es que son muchas las variables que están jugando. Pero, si bien los actuales valores son varios centavos más bajos que el pico de precios alcanzado el año pasado, donde el país supo tener la cotización más alta del mundo, se ubican en niveles atractivos para los ganaderos y están US$ 0,45 por kilo carcasa arriba de Argentina y US$ 0,73 por encima de Brasil.

En muy pocos días finalizará la faena de animales Cuota 481, correspondiente a la penúltima ventana del 2020; un negocio que empujó al alza el procesamiento industrial de las últimas semanas, pero enfrió la demanda de vacunos de pasturas naturales y verdeos.

En lo cercano, la incertidumbre es saber con qué dinámica saldrán los frigoríficos a comprar hacienda, dado que la oferta de campo y pradera es escasa. Sin olvidar las lluvias sucedidas la semana pasada y previstas para la semana entrante, que mejoran la posición de los productores al retener animales para sumar más kilos de venta. Además hay que considerar la posibilidad de carga, ya que un acumulado de lluvias superior a los 50 milímetros afectaría la logística. Mientras tanto los compromisos del sector industrial siguen corriendo.

Claramente estas variables favorecen al ganadero, dado que la industria deberá salir a comprar hacienda en un mercado, que ya estaba escaso de oferta, con menos cabezas terminadas disponibles. Aunque será importante conocer los niveles de demanda de carne fuera del viejo continente, lo que determinará el comportamiento de la faena de las próximas semanas.

En ese sentido, la planta de capitales japoneses BPU Meats anunció que por razones de mercado, a partir de mañana lunes, suspenderá las actividades de faena durante un par de semanas. Desde la empresa aseguraron que el resto de los mercados no muestran niveles de demanda intensos y se observa que la oferta de ganado es escasa.

Al mismo tiempo, Grupo Marfrig prevé cerrar, desde el viernes 4 de septiembre, la planta de Tacuarembó para comenzar la licencia anual del personal y continuar la rotación de frigoríficos abiertos. Y Athena Foods retomaría las actividades en Carrasco para la segunda quincena del mes.

Considerando esto, durante las primeras dos semanas de septiembre, aproximadamente, tres frigoríficos de gran porte no estarán con procesamiento de animales. Estas plantas representan el 25,5% de la faena anual de bovinos con 311.756 cabezas.

Hay muchas variables que están jugando para saber cómo se posiciona el mercado ganadero en las próximas semanas. Las últimas referencias informadas por operadores ubican al novillo gordo entre US$ 3,30 y US$ 3,35 por kilo carcasa, a la vaquillona entre US$ 3,20 a US$ 3,25 y a la vaca en US$ 3,15 a la carne; con una faena semanal de 38.527 cabezas y con fuerte presencia de novillos y vaquillonas en pleno cierre de la ventana de Cuota 481.

Las exportaciones de carne a la Unión Europea se han mostrado firmes en las últimas semanas. Según datos de Faxcarne, desde el 1 de julio al 21 de agosto el país envió 665 toneladas para la Cuota 481 a un precio de US$ 8.575 por tonelada, una baja del 28,3% en volumen y del 6,6% en precio frente a la comparación anual. Pero de ese total, unas 270 toneladas fueron embarcadas la semana pasada. Mientras que en esos mismos meses la colocación de Hilton implicó 1.592 toneladas, un 25% del cupo anual; una suba del 58% frente a igual periodo del año pasado. Con una baja del 10,8%, el precio promedio de exportación se ubicó en US$ 9.892 por tonelada.

Sin embargo, para la última ventana del año de faenas Cuota 481, previstas para finales de noviembre y principios de diciembre, se prevé demanda de los mercados, según las industrias, pero todavía hay negocios abiertos para realizar los encierres. Las condiciones del negocio se mantienen similares a la ventana que está finalizando, con algunos acuerdos cerrados en base a un precio fijo y otros con un piso móvil más un plus: valores que oscilaron los US$ 3,65 y US$ 3,80 a la carne.

El director técnico de Agrifirm, Álvaro Pastorini, comentó en Valor Agregado que con una referencia promedio de US$ 3,70 por kilo carcasa para la próxima ventana, el número para el corral “resulta apretado”, por tanto “hay que estar fino para la compra de la reposición”. A lo que agregó: “A valores de US$ 2 es muy complicado llegar, a US$ 1,85 es apretado pero factible de tener un resultado positivo. Exige la máxima profesionalidad y estar en todos los detalles”.

Por otro lado, en el acumulado del año las exportaciones uruguayas carne bovina al mundo suman 247.544 toneladas carcasa, una baja del 18,1% en comparación a las 302.369 enviadas en el mismo periodo del 2019. La caída fue generalizada en todos los mercados, a excepción de los países del Nafta y Rusia. Los embarques a Estados Unidos crecieron 27,5% con 57.592 toneladas, a Canadá 177,9% con 16.262 toneladas y a Rusia 463,2% con 4.223 toneladas.

El precio promedio de exportación anual es de US$ 3.854 por tonelada peso carcasa, un aumento del 4,4%. En la semana del 16 al 22 de agosto el valor medio se ubicó en US$ 4.201 con 5.006 toneladas enviadas a los mercados.

Las buenas exportaciones a Estados Unidos se han visto frenadas recientemente, dado que la actividad industrial y la oferta de carne en ese país se está regularizando, lo que afecta a los precios e impide a exportadores uruguayos a cerrar negocios fuera de cuota.