Ganadería / Zafra de ovinos

Juan Miguel Straumann: “Con certezas, vuelven al rubro los que se fueron”

Para el presidente de la Sociedad Criadores de Merino Dohne, el Ing. Juan Miguel Straumann, el mundo está cada vez más poblado, la distribución del capital migró a poblaciones que quieren mejorar sus hábitos alimenticios, de vestimenta y de forma amigable con el medio ambiente. “Estos tres ítems juntos vienen en un solo envase llamado ovino: proteína animal, lana para muchísimos fines y orgánica por naturaleza”.

Pablo D. Mestre

 ¿Por qué hay que comprar buenos carneros?

Cada carnero nos deja muchos hijos a lo largo de su vida reproductiva. Carneros de buena conformación, aptos reproductivamente y respaldados con datos objetivos nos producirán mejores corderos para venta y las mejores madres de reemplazo para nuestras majadas. Ambos aspectos están directamente ligados a la rentabilidad del negocio ovino y de toda la empresa agropecuaria en el corto mediano y largo plazo. El carnero bueno y el malo comen lo mismo, el bueno nos da de ganar, el malo es un gasto.

¿Cuánto inciden en la decisión los datos objetivos?

El Merino Dohne se creó en base a datos objetivos. Lo que no se mide no se puede mejorar por tanto para nuestra raza la medición y el manejo de los datos objetivos son esenciales. A nivel de productores el uso de datos objetivos hace tiempo viene siendo una herramienta de mejora empresarial cada vez que se invierte en un reproductor. El jurado máximo para un cabañero es el ovejero que invierte su dinero en sus productos y éste busca, utiliza y premia los datos objetivos.

¿Cómo ve al mercado de ovinos?

Dinámico y muy exigente para los productores en el manejo de la información de mercados. Hay que leer muy bien las señales, adelantarse y tomar decisiones con celeridad. En lo que es la comercialización de ovinos para faena a nivel nacional sigue muy ligado a la faena de vacunos pese a existir una demanda constante de carne ovina para el mundo. En lana la industria con un perfil netamente exportador maneja los valores de referencia internacionales según finura. Las subidas y bajadas de precios y demanda a nivel mundial ya son parte del escenario para cualquier rubro productivo o industrial, pero si a nivel nacional le restáramos zafralidad al rubro sumaríamos muchos productores de todas las escalas, pero sobre todo el chico que no puede jugarse a varias ventas durante el año para hacer promedio.

¿Hay señales de recuperación de stock? ¿Por dónde pasa el estímulo para ello?

No tengo claro que existan esas señales. El stock tiene un comportamiento de serrucho con subidas y bajadas según valores y clima. Hoy los productores que tienen ovinos son el cerno del rubro y no van a dejar de tener ovejas por factores externos, ya lo tienen incorporado al sistema, saben de sus beneficios para las pasturas y valoran los ingresos que generan año a año. El salto en stock lo vamos a dar no por relaciones de precios mejores a las actuales, va a suceder cuando le demos a los productores que dejaron el rubro certezas que impacten en su estado anímico para así volver a tener ovejas. Lisa y llanamente basta de ladrones, basta de perros y basta de bichera.

¿Qué futuro le ve al rubro ovino?

El mundo está cada vez más poblado, la distribución del capital migró a poblaciones que quieren mejorar sus hábitos alimenticios, de vestimenta y de forma amigable con el medio ambiente. Estos tres ítems juntos vienen en un solo envase llamado ovino: proteína animal, lana para muchísimos fines y orgánica por naturaleza. El rubro tiene de base todo para mantenerse y crecer. Solo depende de nosotros a donde queremos que llegue.

¿Qué le pide al próximo Ministro Carlos María Uriarte específicamente para el rubro ovino?

Hoy no le pido nada, le ofrezco tiempo, pienso y hombro cada vez que se precise.