Ganadería / Rurales El Suplemento

Gabriel Capurro: “Vamos a tener una Expo Prado muy agropecuaria”

El presidente de la Asociación Rural del Uruguay, reconoció que la pandemia ha cambiado las prioridades y las urgencias de la política económica, como el lógico; pero los problemas siguen estando. “El gobierno los conoce, son muchos y no se van a solucionar de un día para otro, pero nos consta que se está trabajando en ello, a pesar de la situación sanitaria en la que nos encontramos”. Capurro se mostró optimista de lo que vendrá y destacó que pese a esta situación “también es real que el país todo está demostrando, como tantas veces, que ante los desafíos que impone la adversidad, se agranda”.

Gabriel Capurro, presidente de la Asociación Rural del Uruguay, foto Gerardo Perez – Archivo El País

Pablo D. Mestre

-Como Presidente de ARU, ¿cómo ve a la cabaña nacional hoy, independientemente de raza o especie?

-Veo la cabaña nacional muy bien orientada, con un gran trabajo, incorporando constantemente nuevas herramientas y tecnologías para mejorar la precisión de los programas de selección. La veo con objetivos claros que apuntan a mejorar la eficiencia y la calidad de la producción y por lo tanto la rentabilidad de los establecimientos ganaderos comerciales. Indudablemente nuestro país tiene una gran fortaleza en ese sentido con cabañas de muchos años, de tradición y generaciones de familias de productores que acumulan conocimiento y experiencia de trabajo, en selección y en producción, a los que se suman constantemente nuevos actores con gran dinamismo.

-¿Cuál es el desafío de los productores pensando en la ganadería en general y la producción de lana/carne/leche?

-Es difícil hablar en forma general porque los productores, dependiendo de las circunstancias y la situación personal tienen diferentes desafíos. Algunos sobrevivir como productores, otros llegar a metas de producción física altos y sostenibles, otros a niveles de desarrollo de avanzada, otros a maximizar el resultado económico, y otros una mezcla de todo lo anterior. En fin, las situaciones y los desafíos son muy variados y permanentes por lo que es difícil generalizar.

-¿Cree que la pandemia ha tapado otros problemas que presentaba la economía nacional?

-Creo más bien que la pandemia ha cambiado las prioridades y las urgencias de la política económica, lo cual es lógico. Los problemas siguen estando, el gobierno los conoce, los planteó durante todo el año pasado: la falta de competitividad, déficit fiscal elevado e insostenible, endeudamiento creciente, altos costos para producir y para vivir, falta de inversión, alta presión fiscal, desempleo creciente, caída de ingresos de los hogares, pobre inserción internacional. Son muchos problemas que no se van a solucionar de un día para otro, pero nos consta que se está trabajando en ello, a pesar de la situación sanitaria en la que nos encontramos.

-¿Qué espera de la próxima Expo Prado que comienza el 9 de septiembre?

-Esperamos una Expo Prado obviamente diferente en algunos aspectos debido a la emergencia sanitaria en que se encuentra el país, la región y el mundo. Nos enfrentamos por ello a una organización de la muestra que no tiene precedentes. Las complejidades que se han presentado se vienen resolviendo por el equipo de Exposiciones de la ARU que viene trabajando muy bien y con mucha dedicación y profesionalismo para solucionar todos los problemas y desafíos que se presentan. Creemos que vamos a llegar a un Prado completo acorde a la realidad que vivimos.

-¿Será un Prado más ganadero?

-A lo largo del tiempo la Expo fue agregando rubros sobre una base que siempre tuvo a la muestra agropecuaria como el centro de atención. Este año tendremos una merma pequeña en el numero de animales pero, salvo una raza que decidió no concurrir, las demás tendrán una muestra similar a la de años anteriores. Por otro lado, se van a aumentar sensiblemente los metros cuadrados destinados a empresas de maquinaria agrícola y se notará una incremento en la presencia de empresas de insumos agropecuarios. Por tanto, creo que será un Prado muy agropecuario.

-¿Qué dice de la gremial que resolvió no concurrir por distintos motivos? ¿Entiende sus razones?

-El sector lechero viene enfrentando dificultades desde hace años con problemas de rentabilidad y endeudamiento. Este año se suma la pandemia y es indudable que la lechería tiene particularidades en cuanto a la intensidad y a la sensibilidad del uso de recursos humanos, porque a las vacas hay que ordeñarlas todos los días si o si, no admiten renunciamientos. Por lo tanto, entendemos la preocupación y la decisión de la Sociedad de Criadores de Holando. En el caso de otras razas lecheras, concretamente Jersey y Normando, plantearon distintas flexibilidades que fueron aprobadas por la ARU para que puedan estar.

-Esta será la primera Expo Prado con esta nueva administración de Gobierno, tras 15 años del Frente Amplio, ¿Cómo está pensada la agenda política?

-La agenda política de la ARU se ha mantenido a lo largo de su historia independientemente de la administración de turno, y este año no será la excepción. La ARU trabaja por el crecimiento y desarrollo del país y del sector y debe tener continuidad en el relacionamiento con la administración del Estado independientemente de la fuerza política que ejerza el gobierno del país.

-Su discurso en el cierre de la edición anterior de la Expo Prado fue de los más comentados de los últimos tiempos. ¿Eso le condiciona para el que dirá el 19 de septiembre, que además será el ultimo de su mandato?

-Cada mensaje Institucional tiene su momento histórico, sus circunstancias y el contexto en el cual se realiza, que incluye la situación del sector y del país. El espíritu y la intención de la ARU ha sido desde su fundación, aportar ideas y trabajo para construir un país mejor. Estos aspectos son, desde mi punto de vista, los que condicionan el contenido del discurso.

-Aunque falta mucho para que finalice su ejercicio de presidente, ¿Cómo viene el balance de su gestión? ¿Qué le gustaría concretar antes de fin de año?

-No creo oportuno hacer balances de gestión en el momento actual. Estamos trabajando y poniendo el mayor esfuerzo en trasmitir las distintas realidades del sector y lo que entendemos necesario para el crecimiento y desarrollo del mismo. La ARU tiene delegados en una gran cantidad de organismos e Instituciones que trabajan también con ese objetivo y una Junta Directiva que analiza constantemente diferentes informes y líneas de acción. También la ARU tiene una gestión administrativa interna que es compleja. Por lo tanto los balances de gestión llevan un tiempo que en el momento actual preferimos invertir en hacer cosas. Después va a haber tiempo para balances. Seguramente quedarán muchas cosas por hacer, pero por suerte la ARU tiene mucha gente con mucha capacidad y ganas de contribuir la desarrollo del país y ellos continuaran con un trabajo que no tiene fin.

-¿Ve la luz al final del camino? ¿Es optimista para lo que viene?

-Sí, por naturaleza soy optimista, siempre intento ver el vaso medio lleno y no medio vacío. Es cierto que enfrentamos un año muy especial, con muchas dificultades e incertidumbres, pero también es real que el país todo está demostrando, como tantas veces, que ante los desafíos que impone la adversidad, se agranda.

Una Expo adaptada a la nueva normalidad

-Sabido es que ARU se va a adaptar a todos los requisitos en materia de seguridad sanitaria que exija el Poder Ejecutivo con los protocolos. ¿Cómo se imagina la Expo Prado?

-Esperamos que la situación de emergencia sanitaria en la cual se encuentra el país se mantenga en las condiciones actuales de relativo control como lo han manifestado las autoridades. En estas condiciones esperamos una Expo Prado dentro de la nueva normalidad. El comité de expertos asesores honorarios del gobierno ha sido claro en manifestar que las actividades a cielo abierto implican muy bajo riesgo de contagio del Covid-19. Han dicho que más del 99,5% de los contagios se dan en lugares cerrados. La amplitud del predio y la predominancia de espacios al aire libre o cielo abierto, nos dan garantías razonables de seguridad, más teniendo en cuenta que el aforo que se está manejando para todo el predio es de una persona cada 5 metros cuadrados, es decir, el mismo de los shoppings que son ambientes amplios pero cerrados.

En los ambientes cerrados, dentro del predio, como restaurantes, negocios y galpones se aplicarán estrictamente los mismos protocolos que rigen en todo el país. Se ventilarán los ambientes y en el caso de los restaurantes, se tratará de que tengan también mesas al aire libre. El distanciamiento físico sostenido de 2 metros y el uso de tapabocas obligatorio será exigido y controlado en todo el predio. También habrá control de temperatura al ingreso y alcohol en gel para las manos.

Confiamos plenamente en que la Expo Prado 2020 será una confirmación de la libertad responsable que ha demostrado todo el pueblo uruguayo y que ha permitido que el país siga funcionando en esta nueva normalidad.