Agricultura / Ganadería

Fernando Indarte: “Lo mejor está por venir”

La firma Indarte y Cía. concretó arrendamiento de 1.063 Hás. de campo agrícola ganadero, en 580 kg. de soja/há y 65 kg. de novillo.

 

Pablo D. Mestre.

Escritorio Indarte y Cía, concretó la licitación del arrendamiento de “El Caranday”, establecimiento agrícola-ganadero de 1.063 hectáreas, de la sucesión Anselmo Griffin, ubicado sobre ruta 3, 15 kilómetros al oeste de Quebracho, paraje de Las Delicias, y con 70% de aptitud agrícola.

-¿Cómo fue se concretó el negocio?
-Tuvimos 9 personas que lo revisaron, y 6 sobres con ofertas concretas y se le adjudicó a quien ofreció 580 kilos de soja por hectárea bajo uso de agricultura. Si la soja vale más de US$ 400 pasa a 620 kilos, superando la base impuesta de 450 kilos por hectárea.

-¿Y en el área ganadera?
-El adjudicatario ofreció 65 kilos de novillos con referencia de la planilla de la Asociación de Consignatarios de Ganado, por el área de pradera que van a ser unas 120 hectáreas, que es lo que exigen los planes de uso de suelos en los próximos 3 años en la rotación. Y aproximadamente 350 hectáreas de campo natural por las cuales se pagaron 45 kilos de novillo, en ambos casos la base de la licitación.

-¿Cómo se traduce el valor promedio a dólares?
-Son 1.063 hectáreas, con 350 hectáreas de campo natural para ganadería, unas 120 de praderas y 600 has agrícolas, prorrateando esas áreas y asignando los valores en kilos, multiplicado por US$ 1,9 por kilo de novillo (del semestre anterior), y teniendo en cuenta que la soja vale 300 dólares, el arrendamiento queda en el entorno de US$ 140 por hectárea promedio por año.

-¿Es un valor de referencia?
-Bueno, se debe tener en cuenta las características del establecimiento: muy bien ubicado en el litoral norte, con una infraestructura impecable en la parte ganadera, en las instalaciones de trabajo, en los alambrados fijos y eléctricos, en la caminería interna, las viviendas de personal, galpones. Está muy cuidado, siempre se hizo énfasis en prevenir erosión y cuidar la parte agrícola, lo que tiene su valor, porque se ingresa al predio a producir sin poner un peso en la infraestructura fija, fundamental para el arrendatario.

-¿Qué perfil tiene el inversor que arrendó?
-Quien invirtió en este campo es un productor agrícola ganadero, tiene un corral muy importante en la zona. Y el campo lo va a anexar a su explotación. El pago es año adelantado, con un contrato de 3 años, más uno de opción que tiene el arrendatario.

-¿Esto refleja el mercado?
-Hay mucho interés por arrendar, pero claramente está demostrado que la gente es cautelosa al momento de ofrecer y es bueno y sano que esto sea así, porque el que explota los campos debe de tener retorno. De nada sirve si no tiene retorno. El agricultor y el ganadero están cautelosos. Hay pedidos de campos en arrendamientos, tanto agrícolas como ganaderos o mixtos, por debajo de los valores obtenidos en la licitación.

-¿En referencia al boom agrícola cómo es?
-Para este campo mixto es un muy buen arrendamiento. Desde el año 2009, cuando cayó estrepitosamente el precio de la soja, los arrendamientos que se hacían en dólares pasaron a kilos de producto. También se habla de medianería, pero no es lo que predomina.
La moneda de pago actual es la producción, lo que se está produciendo sobre el campo son kilos de carne, si eso vale más se paga más renta y viceversa, eso es muy sano. El arrendamiento ganadero demoró un poco más imponerse el pago en kilos de producto, pero que en la actualidad también se hace de esa forma. Ahora, con el valor del novillo gordo, los arrendamientos subieron a cifras importantes.

-¿Qué pasa con la maquinaria del establecimiento?
-El viernes 30 de agosto al mediodía se remata, en la propia estancia, el 100% de las herramientas, que ya se pueden ver en la página web del escritorio. Las herramientas han sido utilizadas solo en el establecimiento y nunca salieron de ahí”. Contaban con un parque de herramientas con el cual hacían todas las tareas, estando en impecable estado de conservación.

-¿Condiciones de venta?
-Con Banco República, seis meses libres y 8% de descuento por el pago contado.

-¿Cómo ve el negocio agropecuario hoy?
-Los campos siguen explotándose en su totalidad, la agricultura se corrió nuevamente hacia los mejores campos, los de mayor aptitud productiva. Se está rotando con pastura, porque lo pide el Plan de Uso de Suelos, pero donde no los pide, el dueño del campo lo pide y además el agricultor ya se dio cuenta que le sirve a él también, porque los cultivos detrás de una pastura de alta producción funcionan mucho mejor que en los campos de agricultura continua.
En la parte ganadera, es la producción que está pasando por el mejor momento de precios, por tanto, viene creciendo. No de un día para otro, porque hacer pasturas y poblar es caro, se necesita una inversión muy grande. Los productores nos dicen que destinan un porcentaje del área agrícola a pastura.

-¿Nota otro ánimo en el inversor?
-El ganadero está con buen ánimo, aprovechó un período largo de buenos valores. Y el criador también, con valores históricamente altos en la ganadería. Pero se ve que sigue habiendo falta de liquidez en el negocio ganadero. Como el capital ganadero es algo muy líquido, más que nunca, el productor puede financiarse de forma rápida, fácil y razonable con los propios animales y poder producir tranquilo.
El agricultor tuvo una cosecha récord este año, no le acompañó el precio, pero pudo comenzar la seca del año pasado y apostar a esta zafra que está aconteciendo.

-¿Qué espera de futuro?
-El productor teniendo precio, sabe lo que tiene que hacer. Los costos siguen siendo muy altos y eso afecta. Y en un sector que derrama se siente. No se ve la cosecha récord y el valor de los ganados se refleje en el consumo. Pero los buenos valores que se ven hoy de los ganados, hacen presagiar una gran zafra de reproductores de primavera. Porque estos valores llegaron para quedarse. El efecto de China en el ganado de este año, está haciendo lo que fue a principios de siglo en la soja. Va a seguir la demanda por carne, seguirá habiendo mucha pastura en Uruguay, habrá mucha presión sobre la reposición y todo indica que lo mejor está por venir…