Ganadería

Federico Di Santi: “Llevamos más de 50.000 vacunos exportados a China”

El director de escritorio Di Santi informó que ya están en su cuarentenario las 4.200 vaquillonas que saldrán en noviembre y que está comprando para un próximo barco, también con Holando y Hereford, que partirá en marzo. Destacó que todos los negocios se hacen al contado. Además, dijo de la programación de la firma que tendrá, por lo menos, un remate por mes de ganados en vivo y por pantalla.

Pablo D. Mestre

-¿Cómo está la exportación en pie?
-En la etapa final de un segundo barco que se carga en noviembre, con 4.200 vaquillonas: 3.700 Holando y 500 Hereford que ya están compradas y entran el mes que viene al cuarentenario.

-¿Qué precios se manejaron?
-Las terneras Hereford entre 2,20 y 2,30 dólares dependiendo de los pesos, los volúmenes y las ubicaciones. Los ganados Holando, dependiendo de los kilos, de 140 a 300 kilos, fueron de 500 a 650 dólares. Todos son negocios contado, libre de gastos de comercialización y con el descuento del Imeba que el productor después lo rescata.

-¿Se impuso el negocio contado?
-En Holando para China siempre fueron negocios al contado. Los de plazo generalmente son los negocios de ganado de carne, pero nosotros siempre lo hacemos al contado también. Hay productores que no necesitan el dinero, ni que se levante el ganado, lo mandan a la cuarentena y se paga después de carga, tienen esa facilidad y buscan una mejora de valores.

-¿Hacia dónde va este ganado?
-Estos van un poco arriba de Beijing, a unos 500 km. Son para dos empresas, los Holando para una y Hereford para otra. El gobierno no interviene, son broker que compran.

-¿Destino reproducción?
-Sí. Se trata de reproductoras para genética, con el aval, certificados e inspecciones de las respectivas Sociedades de Criadores.

-¿Cuánto ganado llevan exportado?
-Al momento más de 50.000 cabezas de ganado embarcados con destino a China, 11.000 de las cuales fueron este año.

-¿Ya está comprando nuevamente?
-Nos mantendremos comprando para negocios que tenemos pactados para principios del año que viene, para marzo o abril, también terneras Holando y Hereford.

-¿Le afectó en algo la pandemia al negocio de exportación?
-El negocio de China es seguido de cerca por las autoridades. Está el protocolo de exportación en pie más estricto. Con esto, los veterinarios no vienen y se hará con reuniones virtuales y documentos virtuales. Ya el año que viene cambiará el monitoreo del cumplimiento del protocolo de forma habitual. Para el desembarco de las tripulaciones hay restricciones. Los dos que van ahora, un veterinario y un tripulante, no se bajan en China, no pueden tocar suelo, se quedan en el barco, van a Singapur y ahí hacen el viaje de vuelta a Uruguay. Si bajan tienen que hacer cuarentena.

-¿Cómo ve la zafra de ganado lechero de primavera?
-Será con pocas actividades, no mucho volumen de venta, pero con buenos valores de comercialización. Habrá menos oferta de lo habitual. Se ve demanda, pero no se genera la oferta. Lo que está saliendo a venta, la demanda lo capta, lo compra, pero hasta ahí. No hay una demanda que incremente los precios y haga que la oferta aparezca. Por eso está siendo una zafra con buenos valores, lo que se presenta, se vende bien, a valores razonables.

-¿Por dónde ve la salida de este momento del productor lechero?
-Hay un montón de componentes. Hay un nivel de endeudamiento muy alto, el pago de los intereses de esa deuda es difícil de encarar, hay tamberos que tienen margen positivo, hay otros que no y eso se debe a que es un sector muy heterogéneo. Depende del porcentaje de propiedad del campo que tengan, de la zona donde esté ubicado, de la escala y del nivel de endeudamiento. Estas refinanciaciones que han salido, dan un poco de aire al sector, pero el tema de fondo, es cuántos centavos quedan libres por litro de leche.

-¿Si se cobrara la deuda de Venezuela?
-Eso es increíble. Un sector, en el estado que está la lechería, y que nos hayamos dado el lujo de no hacer todas las gestiones que se debieron para cobrar esa deuda es increíble. Ahora hay otra fuerza respecto a ese tema.

-¿Cómo toma la decisión de Holando de no concurrir al Prado?
-No me gustó. No me parece acertada. Me parece que había que estar. Entiendo las razones, pero no las comparto. De alguna manera habría que haber buscado la forma de arrimarse.

-Ha incursionado en los remates por pantalla ¿Seguirá esta metodología?
-Sí. La vamos a continuar, el año que viene arrancamos con la zafra con los remates en esta modalidad desde marzo a noviembre, con un remate mensual mínimo. En los meses de abril serán 3 o 4, mayo posiblemente dos, junio, julio, agosto uno, septiembre 3, octubre 2 y noviembre dos. La idea es hacer entre 12 y 14 remates. Siempre con ganado lechero, incluyendo machos Holando. No es interés, ni objetivo de la empresa incursionar en la comercialización de razas carniceras, a excepción de lo que es la compra para exportación que la hacemos con colegas.

-¿Cómo está la firma Federico Di Santi?
-Escritorio Di Santi, nace en 2010, en ese momento era 60% me pertenecía a mí y 40% al escritorio Romualdo Rodríguez. En el 2013 le compro la parte a esta firma dueña del escritorio y quedamos con el 80% y Romualdo Rodríguez, en forma personal, con el 20%. Después de 10 años, con una relación espectacular con Romualdo, una persona que se convirtió en un amigo y me enseñó mucho, llegó el momento que él está reviendo sus actividades, y llegamos a un acuerdo por el cual le compro su parte y queda como integrante de la firma. Ahora estoy como director y único accionista. Romualdo es el martillero honorario de la firma cada vez que tenga ganas.

-¿Cómo se integra el equipo?
-El martillero oficial es Federico Martínez, después están: Mauricio Lanza, Mauro Olivera, Ramiro Rodríguez, Rodrigo Milán en la exportación, Yolanda García, Laura Castro en el escritorio. En Colonia, Gustavo Benedetto, Andrés Rauber, José Manuel Iglesias y Mariana Echeveste en Cardal. También la presencia de otros colaboradores en la compra de ganado para las exportaciones. Julio Eduardo Antognazza que hará la presentación de las ventas de ganado liquidación. Tenemos un colaborador de toda la vida como Gustavo Milán, ahora como asesor. Y está todo el equipo que trabaja en la cuarentena en Cardal. Y habrá más novedades.

-¿En qué sentido?
-A fin de año cambiaremos el escritorio en Florida y seguramente ingrese alguien más al equipo. Estamos con oficinas en San José, Colonia, Cardal y Florida.

Se nota que hay cambios y otro ánimo en productores.

 -¿Ha cambiado la operativa con el cambio de gobierno?

-Sin dudas, y se nota en el optimismo de la mayoría de los productores, se ve una posición distinta frente a cómo ven el futuro del rubro. Sobre todo, en la lechería que está muy castigada. Respecto a las exportaciones, se nota más certeza que las exportaciones se mantendrán abiertas. Y también estoy viendo en el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca algunos cambios en la forma del cumplimiento del Protocolo. No puedo asegurar que se deba al cambio de gobierno, pero están habiendo cambios y se nota.