Ganadería / Rurales El Suplemento

Es momento de combatir a la garrapata

Por más que no se vea el parásito sobre el ganado, está en el campo.

 

 

Pablo Antúnez
La sanidad es un pilar fundamental al momento de mantener la productividad del predio y más vale prevenir, que sentir después las pérdidas económicas. La garrapata apretó fuerte en verano y otoño, se vino agosto y es momento de comenzar los tratamientos sobre las tres generaciones de hijos que produce el parásito al completar su ciclo anual.

Más allá de algunos problemas puntuales de resistencia que se registran en algunos establecimientos, los veterinarios de campo afirman que hay suficientes herramientas para combatir este parásito. En ese sentido, el tratamiento generacional es la base del éxito y está más que demostrado por diversos trabajos técnicos y experiencias, incluso en predios forestales del norte del país.

Alerta. Hoy no se ve garrapata sobre el ganado, pero el parásito está en el campo en forma de huevo o larva, esperando que las temperaturas comiencen a elevarse para treparse al ganado y parasitarlo.

“No hay que tomar el indicador que no se ve garrapata sobre la vaca y pensar que no está. Solo hay menos parásitos encima de las vacas”, advirtió a El País Rafael Carriquiry, veterinario extensionista del Instituto Plan Agropecuario (IPA).

El productor siempre precisa recordar que la garrapata “es un problema del ambiente, no es un problema de la vaca”, advirtió Carriquiry.
Si en el otoño se vio mucha garrapata sobre el ganado, hay huevos en el campo y las pasturas están contaminadas.

“Hay que tener en cuenta que las pasturas están contaminadas y lleva tiempo la descontaminación. Se precisa la aplicación de un plan específico de control y combate contra la garrapata para poder sanear el campo”, explicó el extensionista del IPA.

A partir de agosto en los lugares donde hubo garrapata en el otoño, en agosto hay que comenzar con los tratamientos en el ganado. “Se vean o no se vean garrapatas sobre el ganado se debe comenzar con los tratamientos generacionales. En agosto cuando comienzan a subir las temperaturas por encima de 10 grados de promedio, ya se empiezan a subir las larvas al ganado”, alertó Carriquirry.

El ciclo del parásito comienza este mes y finaliza en mayo o junio, cuando comienzan las heladas y caen drásticamente las temperaturas.

La buena noticia es que la venta de específicos veterinarios para combatir la garrapata aumentó entre 15% y 20% en estos primeros meses del año, especialmente en algunos departamentos del norte del país, según dijo semanas atrás a El País el presidente de la Cámara de Especialidades Veterinarias (CEV), José Mantero, que también es director de Laboratorio Pasteur. El control de frontera disminuyó el contrabando de específicos.

Un principio activo por generación del parásito.

El tratamiento generacional demanda el tratamiento de cada generación del parásito con un principio activo diferente para evitar resistencia. “Se aplica el primer producto en agosto, de primavera a noviembre. En el verano hasta febrero o marzo se utiliza el segundo y un tercero, desde marzo hasta que comienzan las heladas”, dijo El Dr. Rafael Carriquiry.

El estricto control sanitario del parásito exige la participación de un veterinario para lograr las metas.