Ganadería / Región

El productor argentino hoy recibe un 10% menos del valor real al vender su hacienda

“Con la soja y el maíz al alza y un mercado cárnico interno frenado, terminaremos igual que en el 2006, con un proceso de sojización, porque es lo único que se puede sembrar para no perder plata”, dijo Luciano Colombo, consignatario de ganado de Argentina

El momento ganadero en Argentina es complejo e “inentendible” para Luciano Colombo, consignatario de ganado en el vecino país. 

En diálogo con Rurales El País, el director de Colombo y Colombo sostuvo que “es inentendible” que un gobierno limite las exportaciones de una de las industrias más competitivas que tiene. “Son gobiernos que no entienden el negocio; no entienden que la ganadería es un negocio de muy largo plazo y que las decisiones impactan fuertemente en el mediano y largo plazo”, lamentó. 

En tanto, sostuvo que Argentina continúa con la misma cantidad de hacienda desde hace 40 años mientras que sus vecinos crecen, ya sea Brasil, Paraguay, o bien el caso de Uruguay con exportaciones y precios diferenciales. “La palabra es inentendible”, insistió. 

En lo que refiere a la cuota Hilton, cupo que aún se mantiene activo, Colombo informó que se viene trabajando bien y que en valores nominales la baja no ha sido sustancial. Sin embargo, indicó que la inflación viene siendo de 5% mensual y que la medida impuesta por el presidente Alberto Fernández está activa hace dos meses, por lo que, el productor argentino hoy recibe un 10% menos de valor real al vender su hacienda. 

La caída está empujada por la vaca para faena cuyo valor se destrozó: bajó entre 20 y 30 pesos cada categoría. Por el lado de la invernada si bien disminuyó, no se ha sufrido tanto. 

En Argentina, a la cotización oficial, un ternero vale 230 pesos, unos US$ 2,40. Una hembra cotiza 200 pesos, US$ 2,10 aproximadamente.

Finalmente, el consignatario de ganado sostuvo que, a diferencia de la región, en Argentina se consume cerca del 80% de lo producido y exporta el 20% restante; en Uruguay la situación es exactamente al revés.

En ese sentido, manifestó que en la medida que la soja y el maíz estén al alza y un mercado cárnico frenado, “terminaremos igual que en el 2006, con un proceso de sojización, porque es lo único que se puede sembrar para no perder plata””, concluyó.