carnes / Ganadería

Egipto sigue comprando carne Angus de alto valor en Uruguay

Los embarques continúan fluidos y la exportadora Mirasco Uruguay sigue apostando a la colocación de lomos y bifes en un mercado que pide calidad

Pablo Antúnez

La exportación de cortes Angus de alto valor y grasa hacia Egipto continúa fluida y apunta a crecer en la medida que los precios lo permiten, afirmó a El País el director de la exportadora Mirasco Uruguay, Ragi Samy.

La empresa realizó los primeros negocios en marzo de 2021, en lo que fue el envío que reabrió ese mercado, que había quedado fuera del alcance de Uruguay en 2012, cuando debido a la falta de certificación del rito Halal, debió dejar de exportarle. La certificación del sacrificio del animal, siguiendo los mandatos del islam, es básico para el mundo musulmán y sin este paso no se considera apto ese alimento o producto. La solución vino de la mano de la instalación en Uruguay de la certificadora IS EG Halal, una Sociedad Anónima con el gobierno de Egipto, que está entre sus principales accionistas.

La empresa está instalada en Uruguay desde hace un año en Montevideo y cuenta con la potestad de certificar para todo el Mercosur. Se trata de la única entidad autorizada exclusivamente por el gobierno de Egipto para certificar las exportaciones Halal en todo el mundo. Su meta es habilitar 18 empresas cárnicas locales en los próximos seis meses. Ya se aprobaron las primeras cuatro: Frigorífico Tacuarembó, Frigorífico Colonia (ambos pertenecientes al grupo Marfrig Global Foods), Breeders and Packers Uruguay (BPU Meat) y Henil S.A. (tripería).

“Terminamos de cargar otros dos contenedores y ahora estamos con otro embarque, también de cortes finos (lomo, bife ancho y bife angosto), además de grasa”, confirmó. El negocio es de 10 contenedores y algunos ya se embarcaron.

El exportador recordó que “el contrato está abierto” y si se puede mantener los valores de la materia prima, los importadores egipcios seguirán comprando. “Egipto tiene mucho interés por cortes de alto valor y alcanzan bien los volúmenes que se producen en Uruguay”, ratificó.

La meta es trabajar con este destino con mercadería de primera calidad, porque en productos de inferior nivel, continúa siendo difícil que los mercados de Medio Oriente puedan competir contra China, que está llevándose toda la carne que puede a precios por encima de lo normal. Más allá de estos embarques de cortes de carne Angus, la exportadora estuvo analizando la posibilidad de concretar algún negocio de carne ovina hacia Egipto, pero hoy esa posibilidad está descartada, ya que es imposible competir contra China. El gigante asiático se está llevando toda la carne ovina que puede, desplazó a Brasil que quedó paralizado por la Pandemia de Covid-19 -la carne ovina uruguaya va al circuito de grandes restaurantes de San Pablo- y está pagando valores récord: US$ 2,500 la tonelada por carcasas de cordero.

Visión. Según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) que analizó las previsiones de producción e importación de carne vacuna, Egipto será un fuerte comprador este año.

Era un fuerte importador de ganado en pie desde Brasil, que cortó la exportación porque está con poca oferta de ganado y la prioridad es exportar carne hacia China. Según el análisis del USDA la producción de carne bovina en Egipto llegará a 375.000 toneladas en 2021, un 2% más que en 2020. El consumo interno, sin embargo, llegará a las 675.000 toneladas por el incremento de la población. Ante esto, la importación en 2021 estaría en unas 300.000 toneladas, un 3% más que en 2020. Tras la devaluación de la libra egipcia, en noviembre de 2016, importadores abandonaron el mercado.

Entidades gubernamentales como los Ministerios de Abastecimiento y Comercio Interior, Agricultura y Recuperación de Tierras, así como la secretaría de Defensa, se han convertido en los mayores importadores egipcios de ganado vivo y carne bovina congelada y subproductos.

En la actualidad, estos ministerios son los actores más importantes en los mercados de ganado vivo y carne vacuna, reduciendo el costo de la carne vacuna y especialmente de la bovina importada, explicó el informe del USDA.

Uruguay produce la carne Angus que el mundo quiere, con la garantía que no utiliza en el engorde anabólicos, antibióticos, ni promotores de crecimiento de base hormonal. Los cortes de alto valor que hoy se vuelcan a Egipto, tradicionalmente tienen por destino la Unión Europea, que es hoy es un mercado con demanda dormida por la pandemia de Covid-19. El contrato de Mirasco Uruguay es por 10 contenedores, pero hay esperanza de mantener firme este mercado para las carnes de alto valor.

Mercados. El director de Mirasco, exportadora que tiene una fuerte presencia en los mercados más importantes, analizó la situación de algunos clientes tradicionales de las carnes uruguayas.

Samy afirmó que actualmente el mercado mundial para la carne bovina “está muy movido por las compras de China”, que no sólo acapara la producción de Uruguay, también le compra a Brasil, Argentina y otros proveedores. Con nuevos episodios de PPA, los importadores chinos salieron a comprar mayor volumen de carne ovina y vacuna en el mundo.

El broker recordó que Australia, fuerte productor mundial de carne bovina, quedó fuera de China y eso “le abrió mayores posibilidades a los proveedores de América del Sur para poner mercaderías en los puertos chinos”.

Desde su punto de vista, los actuales precios que paga el gigante asiático por la carne no podrán mantenerse en el tiempo. “Están haciendo una burbuja y en cualquier momento se pueden desmoronar”, afirmó Samy. Algo similar sucedió en 2019, cuando los importadores chinos salieron a comprar a valores por encima de los habituales, se abastecieron y posteriormente bajaron abruptamente los precios, incluso renegociando los contratos que ya tenían cerrados con sus proveedores. Uruguay, su industria frigorífica y sus exportadores, perdieron mucho dinero.

Emiratos Árabes y Rusia. A su vez, al analizar la situación de Arabia Saudita y otros países del Golfo Pérsico que son interesantes para Uruguay, el director de Mirasco explicó que ese destino no está moviendo mercaderías desde Uruguay, pero “está comprando en Brasil y en Colombia, además de carne ovina y bovina en Australia”.

Samy dijo que el mercado de Arabia Saudita “está firme, compran mayoritariamente carne enfriada, pero en Uruguay no comenzó a comprar fuerte”. El problema es que hoy China acapara la atención de los exportadores, ya sea por los volúmenes que demanda, como por los precios que está pagando. Por otro lado, lleva una producción estándar y eso facilita mucho a los proveedores.

Respecto a Rusia, donde Mirasco pisa fuerte, el mercado “está tranquilo” y los importadores están abocados a comprar carne bovina en Paraguay. Para la ganadería guaraní, el 80% de la producción está destinada a Rusia y el otro 20%, básicamente menudencias, se vuelcan a Hong Kong, porque no tienen habilitado China. “Los paraguayos están muy conformes con las compras de Rusia y para Uruguay, este destino está alcanzable para las menudencias y algunas partidas de grasa, pero no para cortes de carne”, dijo.

Otro nicho de mercado que está activo es Estados Unidos para carne destinada a industria, mientras que la esperanza de los exportadores está fijada en la reactivación de la Unión Europea -post pandemia- en el verano que está comenzando.

“Estamos encaminándonos a finales de mayo, cuando comienza el verano europeo. Si algunos países como Francia, Alemania, Italia y España abren sus fronteras, el consumo de carne va a incrementarse y habrá demanda. Lamentablemente, desde el punto de vista de la demanda, hoy eso no se ve”, dijo el director de la exportadora. La UE es un mercado de alto valor, pues van los cortes más caros. Uruguay entra a través de dos cuotas: la Hilton (6.300 ton. anuales) y la 481, donde participa junto a otros proveedores. Es el cupo destinado a animales jóvenes, alimentados a granos durante los últimos 100 días previos a la faena.

Hay oportunidades para la carne en Medio Oriente y norte de África

Medio Oriente y el norte de África ofrecen oportunidades para las carnes uruguayas, ya que esa región importa en torno a US$ 3,4 mil millones de carne vacuna anuales desde 2010 e impone aranceles por defecto promedio menores al 5%, sin cuotas, destacó un informe del Instituto Nacional de Carnes (INAC).

A pesar de tener habilitaciones sanitarias para exportar a varios países de la región, Uruguay sólo mantiene un flujo exportador relevante con Israel. El Medio Oriente y Norte de África (MENA, por sus siglas en inglés) es una región compuesta por 20 países: Argelia, Bahréin, Yibuti, Egipto, Irán, Iraq, Israel, Jordania, Kuwait, Líbano, Libia, Marruecos, Omán, Catar, Arabia Saudita, Siria, Túnez, Emiratos Árabes Unidos (EAU), Palestina y Yemen. Cabe destacar que esta denominación no refiere a un bloque comercial conformado, sino a una región geográfica. Con casi 500 millones de habitantes y un Producto Interno Bruto (PIB) de US$ 3,65 billones, esta región representa el 6% de la población mundial y 4,5% del PIB mundial.

Según el análisis de mercado de INAC, el MENA muestra una tendencia creciente en el ingreso disponible por habitante y un proceso de urbanización y occidentalización en aumento. Esto impacta en su dieta y patrón importador. A su vez, esos fenómenos son más notorios en los países miembros del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG): Bahréin, Kuwait, Omán, Catar, EAU y Arabia Saudita.

Por otro lado, al analizar algunas características de mercado, el INAC recordó que el año pasado, la importación de carne vacuna alcanzó los US$ 3.380 millones y 845 mil toneladas aproximadamente. Esto ronda el 9% del comercio internacional en valor. Por su parte, la importación de carne ovina del MENA representa el 12% del comercio mundial.

En cuanto a los precios por tonelada de carne bovina importada en 2020, el valor promedio de la carne enfriada sin hueso fue de US$ 5900, mientras que el de la congelada sin hueso fue de 4000.

La carne ovina se importó a un promedio de US$ 5800 por tonelada.

Respecto a los aranceles se destacó que en términos arancelarios, los importadores más relevantes en valor imponen un arancel por defecto para la carne bovina congelada sin hueso que ronda el 5%.

Para la enfriada sin hueso, la mayoría de los importadores tienen aranceles cercanos a 0%. Los aranceles tampoco son restrictivos para el caso de la carne ovina: los principales importadores presentan un arancel menor al 5%. Como referencia, el arancel por defecto que Uruguay paga en China por exportar carne bovina es de 12%. En estos mercados no se manifiesta uno de los problemas que la cadena cárnica uruguaya padece más frecuentemente: la falta de preferencias comerciales.

Uruguay colocó carne bovina por un valor de US$ 52 millones y 11 mil toneladas a esta región en 2020. El principal socio comercial fue Israel, que adquirió el 97% de este flujo en valor. Esta proporción se mantiene incambiada desde 2011. En enero de 2021, se destacan las exportaciones uruguayas de carne bovina a Arabia Saudita por 20 toneladas. También se exportó carne bovina al Líbano por 13 toneladas, destacó el análisis de INAC.