Ganadería / Rurales El Suplemento

Carlos María Uriarte: “Las condiciones no están dadas para importar ganado”

El Ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca dijo que el país “está capacitado para ofrecer al mundo un producto con una inocuidad única” respecto al Covid-19, una distinción que “la debemos cuidar y no la podemos arriesgar por ninguna razón”. Además, afirmó que “se mantiene” la política de exportación de ganado en pie, que la modificación o no de la Cuota Hilton se debe discutir en la Junta del INAC, y que está prevista una gira a China para cerrar “asuntos pendientes”, entre ellos la renegociación del protocolo.

Carlos Maria Uriarte, ministro de Ganadería. Foto Leonardo Maine – Archivo El País

Martín Olaverry | Pablo D. Mestre

-¿Con qué perspectivas observa el segundo semestre del año?

-Las perspectivas en general son de que no haya seca; de una primavera de crecimiento de producción y de recuperación del ritmo de la actividad, sobre todo desde el punto de vista del Covid-19, que esperamos que ceda para tener más apertura en lo interno y en el mercado global. Somos optimistas en que el mercado retome la actividad, y hay que pensar en cómo lo debemos hacer, poniendo énfasis en cómo Uruguay se ha ubicado en el contexto internacional en relación a la pandemia, un aspecto que debe ser usado en cualquier estrategia que el país aplique en su inserción mundial.

-En lo interno, se han generado intercambios sobre el análisis de la importación de ganado en pie, ¿en qué etapa está este tema?

-Si bien no está laudado, porque el Gobierno no ha tomado posición al respecto, creo que hubo una discusión muy buena, mucho mejor de lo que habíamos pensado cuando pusimos el tema en la mesa, pero también creo que en estos momentos las condiciones no están dadas. Hablo de estos momentos. El estatus sanitario que el país ostenta hoy con respecto al Covid-19, que hasta ahora no ha ingresado a las cadenas agro alimentarias y nos diferencia de la inmensa mayoría de los competidores en el mundo, lo tenemos que hacer valer. A la hora de discutir cualquier problema que se presente en el mercado, debemos lograr que nos traten distintos porque estamos capacitados para ofrecer un producto con una inocuidad única en lo que refiere al Covid-19. Eso lo tenemos que cuidar y no lo podemos arriesgar por ninguna razón. El ingreso al país de camioneros con Covid-19 positivo nos da una clara señal del riesgo que significa esa puerta de ingreso. Los beneficios esperados y la necesidad de una medida para generar más trabajo, apoyar a las empresas medianas y pequeñas con dificultades, no están en correcto balance con lo que podemos perder si permitimos que el virus ingresa a la cadena agro exportadora.

-Pocos días atrás ingresó un camión de asados desde Argentina, ¿qué opinión tiene con la importación de carne con hueso desde Brasil?

-No está planteado. El ingreso de carne con hueso de Argentina es parte de un acuerdo que lo planteó Uruguay en primer término, en un momento de sobre stock de asados. Fue el país que presentó esa posibilidad y hay que ser recíprocos y respetar, más en un momento de escasez de oferta que ayuda a tener un producto más accesible a la población.

-¿Se mantiene incambiada la política de exportación de ganado en pie?

-Se mantiene la política hasta que no tengamos mejoras evidentes en el porcentaje de parición, que tiene un potencial muy importante para mejorar. No hay argumentos para limitar la exportación en pie. Desde que se ha implementado, no tenemos dudas que ha sido la herramienta que ha mantenido el sector más débil de la cadena, que es la base de la producción cárnica, como es el sector criador. Ese negocio lo mantiene activo, motivado, con intención de producir más; pero si no se ha producido más no es porque el productor no haya tomado decisiones a eso, hay varios síntomas que explican esa clara intención: por ejemplo, por primera vez en la historia la ternera superó en precio al ternero, es una clara apuesta a producir más, retener vientres y tener más hembras. Además, desde que está vigente la exportación en pie hay un promedio de envíos de aproximadamente 160 mil terneros por año. Solo en un periodo se encendieron las alarmas, que eran los novillos que pueden estar faltando. Aunque, si no fuera por la exportación en pie, actualmente tendríamos menos novillos de los que hay. En conclusión, todavía no hay elementos para pensar en cortar la exportación o cuotificar. El objetivo tiene que estar en producir más terneros.

-Con respecto a Europa, ¿cómo están las negociaciones del país sobre, por ejemplo, la Cuota Hilton?

-Uruguay está en plena discusión sobre la Cuota 481, que era un mecanismo que había funcionado muy bien y hay que ver qué futuro le damos y la Cuota Hilton que se nos hace difícil cumplir, dos asuntos que se están discutiendo en su ámbito que es el INAC, con el apoyo de Relaciones Exteriores. Y otro, la salida de Inglaterra de la Unión Europea, que crea un posible importador de productos. Ya tuvimos reuniones con el Embajador de Gran Bretaña, mostró interés y pueden surgir novedades.

-¿Qué posición, como persona vinculada al sector ganadero, tiene en relación a modificar la denominación del protocolo Hilton?

-Prefiero no incidir en esa discusión, porque soy Ministro, el ámbito para esos intercambios es la Junta del INAC, porque ahí están representados los intereses de las industrias y de los productores. Si ellos no me consultan prefiero respetar lo que surja en ese ámbito. Y si se precisa mi opinión, estoy dispuesto a darla, pero no quiero tener incidencia en un ámbito que para mi es relevante.

“Está pensada una gira a China para negociar…”

 – Tras la salida de Talvi, ¿cómo prevé el trabajo de inserción mundial?

-No hemos tenido la instancia de trabajo con el nuevo Canciller, pero no dudamos que estará de acuerdo en trabajar para bajar los aranceles, mejorar la inserción global con la posibilidad de generar nuevos acuerdos y sobre todo en carne, avanzar en nuevos mercados en el sudeste asiático y disminuir la dependencia de China.

-¿Se prevén visitas a China?

-Está pensada una gira a China organizada por la Embajada de Uruguay para tratar de concretar una serie de cosas que están pendientes y solo se resuelven cuando las autoridades se encuentran de forma personal.

-¿Cuáles serían los puntos?

-Por ejemplo, la habilitación para la carne aviar, el mondongo, la carne equina, entre una lista de un total de 28 productos.

-¿Y la posibilidad de renegociar el protocolo para bajar la exigencia de 90 días de permanencia del bovino en el predio previo a faena?

-Lo tenemos en la agenda, es un tema que constantemente lo estamos discutiendo con el Dr. Eduardo Barre. En nuestro caso, lo tenemos muy presente y pensamos seguir luchando por eso, aunque Barre es bastante más escéptico.