Agricultura / Ganadería

Carlos Rydstrom: “El cobro del Fondo de Emergencia era deficiente”

Está a cargo de la Unidad de Descentralización del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, unidad creada en 2007 y en entrevista con El País defiende las Mesas de Desarrollo Rural “que mucha gente las vio como una gestión política del Frente Amplio, pero que han madurado a través del proceso de llamar a los directores departamentales por concurso, para que sean integradoras”. Sostuvo que des“se han hecho muchos esfuerzos para poder llegar a la mayor cantidad posible de productores beneficiarios del Fondo Agropecuario de Emergencia (FAE)” en la actual crisis climática que viene afectando a más de 4,5 millones de hectáreas.


Pablo Antúnez

-¿Cuántos postulantes hay para acceder a los beneficios del Fondo Agropecuario de Emergencia (FAE)?
-Son más de 2.410 postulaciones. De ese número 545 pertenecen a la primera postulación, 1.621 de la segunda que también está cerrada, 70 postulados de la tercer y hay como 175 que quedaron fuera de las declaratorias puestas hasta ahora.

-¿Qué pasa en esos casos?
-En caso de que se amplíe territorialmente la emergencia entran, de lo contrario, hasta el momento están afuera. Están distribuidos entre ganadería y lechería, más que nada. Después tenemos algunos en hortifruticultura y apícolas que se están postulando.

-¿Qué sector se ve más favorecido en esta convocatoria?
-Para los productores hortifrutícolas y apícolas que entran dentro del Fondo de la Granja, las condiciones de préstamos son mucho más favorables debido al fondo que maneja el sector, que está cercano a los US$ 36 millones y por la disponibilidad del mismo. El Fondo Agropecuario de Emergencia (cubre a ganaderos y lecheros) maneja alrededor de US$ 8 millones y nos permite otra realidad.

-En todos los casos las asistencias se manejan mediante República Microfinanzas. ¿Puede profundizar en los apoyos?
-Son préstamos a través de esa institución financiera y para lo que es FAE para ganaderos y lecheros, se logró un apalancamiento para aumentar el fondo disponible. Eso lo dejó en un interés de 15% para los casos que no presenten deudas anteriores y de hasta 25% para quienes estén pagando préstamos anteriores o tengan otro tipo de deuda con la institución financiera. Los frutícolas, hortícolas y apícolas, no pagan intereses. Entonces, a partir de que se desarrollaron esas condiciones ha cambiado un poco las intenciones de uno y otro.

-¿Cómo se hizo el cálculo?
-Para ganaderos y lecheros se hace un cálculo como se había hecho antes, en el sentido de brindar cascarilla de soja para mitigar la falta de forraje. Se calcula un kilo por Unidad Ganadera (UG) a diario, durante un período de 90 días. Ese es el cálculo base con precios de mercado de la cascarilla de soja.

-¿Por qué se otorga dinero y no alimentos para el ganado?
-Es para seguir lo que habían sido las ayudas anteriormente, pero en lugar de entregar el grano, se da dinero, entendiendo que muchos productores posiblemente hayan reducido sus cargas ganaderas desde la declaratoria de Dicose hasta el momento por lo que fue la seca y puedan usar ese dinero mejor. Tenemos la convicción de que nadie sabe mejor cómo destinar esos recursos dentro del predio que los propios productores afectados.

-¿Cuáles son los montos de asistencia según el rubro productivo?
-Para productores que hayan declarado en UG, en su última declaración de Dicose un monto inferior a US$ 1.200, pueden pedir un préstamo por las unidades ganaderas que declararon hasta ese monto. Esto es en la base del cálculo, el préstamo es en pesos. Los que tengan entre US$ 1.200 y US$ 1.500 de posible préstamo, van hasta US$ 1.500. La cifra máxima de préstamo a pedir es la que corresponda a la cantidad de unidades ganaderas declaradas. Eso es para todos los predios que declararon animales en el campo en el Dicose 2019.

-¿Para los que tienen áreas inferiores a100 hectáreas y no manejan ganado?
-En esos casos rigen las cifras de US$ 1.200 o hasta US$ 1.500. Todas estas postulaciones se hacen vía web, presentando los datos correspondientes.

-Nos va quedando el sector granjero.
-Para hortícolas a campo, por hectárea equivalente se da hasta US$ 500 y para horticultura bajo cobertura se da hasta US$ 5.000 por hectárea equivalente. Para los frutícolas son US$ 2.000 y por Colmena son $ 500. Es un apoyo con crédito a dos años, con subsidio de 100% de la tasa de interés. Ganaderos y lecheros del FAE estarán pagando la primera cuota en noviembre de 2020 y la segunda en noviembre de 2021, pagando 40% del capital en la primera y 60% en la segunda. Los lecheros pasan a pagar una cuota mensual fija que comenzaría en noviembre de 2020.

-¿Por qué se canalizan las asistencias en función de República Microfinanzas?
-Para asegurar la necesidad de devolución del pago, que es lo que venía siendo deficiente en la gestión del Ministerio y a lo mejor, hizo rever las intenciones de postularse a las ayudas que tienen algunos productores. Parte de la decisión de brindar las ayudas a través de República Microfinanzas es deslindar al MGAP de la responsabilidad de tener que estar cobrando. No es la función del MGAP volverse un agente de cobro y además, no demostró ser muy efectivo en ese sentido.

-¿Por qué se separaron las ayudas según el sector?
-El FAE está destinado a ganaderos y lecheros. Existieron muchos casos de productores que no estaban registrados como familiares, de pocas hectáreas, que se les ha facilitado realizar los trámites para que se volvieran productores familiares y quedaron aprobados.

-¿Se postularon menos productores de lo esperado por las autoridades del MGAP?
-Existe un tema y es el tipo de ayudas que se dan y la modalidad de ayuda. Del universo que tenemos de posibles aplicantes a la convocatoria, viene bastante en línea los posibles postulantes con los que han aplicado, teniendo en cuenta que al tener este distanciamiento social que se está viviendo y al tener suspendida en la mayoría de los departamentos las convocatorias a las Mesas de Desarrollo Rural, se dificultó el relacionamiento como para que la gente se entere de cómo es el proceso y se pueda postular. Hemos hecho muchos esfuerzos para poder llegar a todos los productores posibles beneficiarios.

-¿Qué otras acciones se tomaron desde el MGAP?
-En los casos donde tenemos muchas solicitudes porque sabemos que hay dificultades de crecimiento de forraje y en capacidad de crecimiento de forraje, lo que se trata de hacer a través de los directores departamentales, es el relevamiento de las zonas que se podrían beneficiar por el pastoreo en la vía pública. En ese sentido, se extendió la habilitación a muchas más seccionales que aquellas que están dentro de la declaratoria de emergencia.

-¿Hay más deudores del Fondo de Emergencia Agropecuario que lo que esperaban?
-Sí. Lo que pasó en los eventos anteriores es que, en medio de la emergencia y como tal, el dar estos granos y dividirlos, complicó. Hubo gremiales que los distribuyeron y trabajaron con una tremenda prolijidad con las ayudas que daba el MGAP y otras donde era mucho más complicado. Dentro de eso, el repago se hizo más complicado y hay casos de que los productores pagaron y muchas veces ese dinero, por distintas razones no entró al MGAP.

-Tengo entendido que hubo casos en que los productores no pudieron comprobar que hicieron los pagos.
-Hubo algunos que no se quedaban con el talón en el Banco República y luego no se podía identificar quiénes habían sido los que pagaron. También existen casos de gente que nunca fue notificada, las ayudas llegaron, pero tal vez no fueron los directos beneficiarios. La situación puede haber sido un poco caótica y lamentablemente, la cantidad de deudores es grande. También nos consta que muchos no tenían conocimiento o tenemos versiones encontradas de cómo se explicaron las ayudas, si eran reembolsables o no lo eran.

-¿Qué otros casos se están viendo?
-Tenemos una enorme cantidad de deudores que deben sumas inferiores a los $ 5.000, que si consideramos que algunos son de 2009, con lo que es la tasa de interés en todos estos años, son deudas casi insignificantes para lo que era en ese momento y para lo que es ahora. Lo que le pedimos a todos los que aplican para el Fondo Agropecuario de Emergencia es que se pongan al día si tienen deudas anteriores.

El agro sigue de pie y está poniéndole el hombro al país.

El director de la Unidad de Descentralización del MGAP, Carlos Rydstrom, dijo a El País que cuando el equipo del ministro Carlos María Uriarte llegó al MGAP, “hubo muchas cosas que no son fáciles de encarar”, pero se van arreglando.

La Dirección de Descentralización nace en 2007, los actores que la compusieron durante todo este tiempo fueron los mismos que la vieron nacer.
Rydstrom dijo que su Unidad busca “ver dónde podemos ser más eficientes en el gasto y en ese sentido, estamos trabajando mucho. Desde Descentralización ya lo hemos logrado y queremos seguir profundizando cómo podemos ser más eficientes”.

El jerarca reconoció que “el agro está poniendo el hombro al Uruguay, como tantas otras veces lo hizo. No paró de producir y no tiene intenciones de parar. A través de Campo Solidario y a través de las renuncias que hizo el sector agropecuario para donar al Fondo Coronavirus, los aportes generan mucho orgullo”.

Según la visión de Rydstrom, la agropecuaria sigue con los problemas que venía trayendo desde hace tiempo, que lógicamente en dos meses el nuevo gobierno no puede solucionar, pero tenemos el compromiso de trabajar. En las recorridas y en las charlas con productores y las gremiales vemos mucho optimismo”.

Reconoció que “hay mucha confianza depositada en nuestro ministro (Carlos Ma. Uriarte), pero también en todo el equipo y tenemos mucha esperanza de poder trabajar en resolver los problemas. Sabemos que es más complicado con la pandemia, no sabemos cómo van a reaccionar los mercados internacionales, pero lo que queremos cambiar de plano y lo estamos haciendo desde ya, es la manera de enfrentar los problemas del sector agropecuario”.
Rydstrom también remarcó el potencial que tienen las Mesas de Desarrollo Rural y afirmó que “en el MGAP siempre estamos de puertas abiertas para escuchar los problemas, las propuestas e ideas. Desde Descentralización queremos ser el articulador para poder llevar a cabo esas ideas y las soluciones. Hay mucho que queremos hacer y vemos muy golpeado al sector agropecuario en muchos equipos. El agro está todavía de pie y esperemos que vengan condiciones mejores para todos”, afirmó esperanzado Rydstrom.

Perfil
Vocacional de alma

Nombre: Carlos Rydstrom
Profesión: Ingeniero Agrónomo de la Universidad de la República

Edad: 28 años.
Otros datos: Lleva 10 años en el Partido Colorado

Llegó a la cúpula del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), luego de trabajar en la campaña política en los equipos del líder de Ciudadanos, Ernesto Talvi, pero lleva muchos años trabajando dentro del partido. Hoy es el director de la Unidad de Descentralización del MGAP, cuya intención es “ser los ojos y los oídos, pero también en cierta forma la boca del ministro Carlos María Uriarte dentro del MGAP y en las Mesas de Desarrollo Rural, así como en los Consejos Agropecuarios Departamentales”. Está en el MGAP por una designación política y no técnica, más allá de que es ingeniero agrónomo y que previo a recibirse en Uruguay, estudió en Nueva Zelanda. Conoce el campo desde niño, porque proviene de una familia muy comprometida y respetada dentro del sector, siendo una de las referentes en el departamento de Lavalleja, donde se abre punta con su genética Aberdeen Angus. “En mi familia soy el primero en hacer política”, admite y se siente orgulloso. Explicó a El País que, su abuelo por el lado materno “hizo de todo” y conoce el sacrificio, el esfuerzo y la dedicación del sector lechero, porque tuvo “tíos que fueron tamberos durante muchos años” y junto a ellos vivió de todo y aprendió a querer y entender la lechería.