Forestación / Ganadería

Cada vez son más los ganaderos que apuestan al negocio forestal

Montes del Plata apunta a incorporar 8.000 hectáreas más en el 2019.

Pablo Antúnez.

La forestación y la producción de carne son perfectamente compatibles. Con más de una década de trabajo en la integración del sector forestal con la ganadería, la empresa Montes del Plata maneja actualmente más de 60.000 hectáreas de bosques en predios de terceros, básicamente ganaderos y apuesta a más.

Incluso la iniciativa también capta adeptos a nivel de predios agrícolas o apícolas, buscando diversificar el negocio y generar mayor ingreso por hectárea. Los árboles utilizan la tierra que no se cubre con otras actividades y generan más dinero.

Según el gerente senior del departamento de Consultoría de CPA Ferrere, Alfonso Capurro, las exportaciones forestales generan ingresos similares a los de la ganadería, pero ocupan un área que es casi 10 veces menor, lo que demuestra su eficiencia económica.

El gerente de Negocios Forestales de Montes del Plata, Alfredo Fossali dijo a El País que anualmente entre 30 y 35 productores ganaderos siguen apostando a la forestación para diversificar el negocio en sus establecimientos o usándola como una caja de ahorros. La ventaja es que tienen la certeza de colocar la producción y eso genera mayor confianza y seguridad, pudiendo hacer mejor uso del recurso suelo.

“Incorporar la forestación permite hacer un mejor uso de los recursos del establecimiento, en función de cada capacidad productiva de los suelos. Hay mucha avidez de parte de los productores en analizar e incorporar la actividad forestal, esa es la realidad que estamos viviendo hoy”, afirmó Fossali a El País.

Montes del Plata es una forestal industrial dedicada a la producción y exportación de celulosa de eucalipto. Produce 1,4 millones de toneladas de celulosa al año, genera 6.500 puestos de trabajo, aporta el 1,7% al Producto Interno Bruto (PIB) y representa el 7% de las exportaciones del Uruguay.

Meta.

Fossali agregó que la empresa apunta a incorporar “8.000 hectáreas adicionales de forestación en predios ganaderos el año próximo” y recordó que en lo que va del año ya se lleva incorporada “un área de 6.000 hectáreas. El año que viene, por el buen ambiente que hay en el negocio, pensamos que vamos a estar captando más área”.

Las opciones propuestas por Montes del Plata dependen de la estructura que el ganadero le quiera dar al negocio forestal en su establecimiento, donde el foco continúa siendo la producción de carne (sean terneros o novillos) o incluso la genética, pues hay varias cabañas que están apostando a esta iniciativa. “Puede ser un arrendamiento, una aparcería o la promoción. Cualquiera de ellas, por el ciclo biológico de los bosques pensados para producir celulosa, tiene contratos a 15, 20 o 30 años”, explicó el ejecutivo.

En el primero de los casos, el productor obtiene un ingreso por el área ocupada por el bosque. “Si la decisión fuera por un ciclo forestal o dos, se queda con una cepa que al final del contrato rebrotará y formará un bosque que será propiedad del productor”, explicó Fossali. El productor recibe un pago por el uso de esa tierra y ese pago está por encima de la actividad ganadera o es competitivo con ella. En otros casos es el pago de una renta que tiene ajustes anuales, porque es un contrato largo y se usan herramientas de ajuste de precio para mantener ese buen negocio, agregó el ejecutivo de Montes del Plata. También se dan casos de contratos anuales con algún pago de madera al final de cada ciclo.

A su vez, la aparcería es una medianería donde “tanto el productor como Montes del Plata son partícipes del proceso y dependiendo de cómo sea la participación de cada uno en ese negocio, es cómo será el reparto de la madera al final de cada ciclo productivo”.

En la opción de promoción, “el productor es el dueño del bosque y Montes del Plata aporta todo el paquete tecnológico, la genética y en todos los casos la creación y gestión del proyecto ante los distintos organismos que regulan la actividad forestal en el Uruguay”, destacó Fossali.

En todos los casos la empresa forestal se adapta y ajusta a las necesidades del productor para que pueda incorporar el negocio forestal a su actividad principal. “Buscamos que haya muchos más productores que desarrollen la producción forestal”, afirmó Fossali.

La celulosa sigue con un mercado muy firme.

El mercado internacional de la celulosa continúa firme, según dijo a El País el gerente Forestal de Montes del Plata, Alfredo Fossali y “con un buen precio”. La pulpa de celulosa es el principal producto de exportación de la forestación uruguaya y uno de los principales de las ventas al exterior junto con la carne y la soja.

Es un mercado que se comporta distinto que el resto de los commodities, pero también muestra volatilidad. Si bien China es el principal mercado para la celulosa producida por la forestación uruguaya y explica buena parte de la demanda internacional del producto, al igual que el mercado asiático en general, Montes del Plata exporta celulosa a países de la Unión Europea, Asia y Estados Unidos, entre otros.

Potencial. El gerente senior de Consultoría de CPA Ferrere, Alfonso Capurro, afirma que si la forestación uruguaya mantiene el actual crecimiento, en las próximas décadas, los niveles de extracción de madera podrían pasar de 14 millones de metros cúbicos a 25 millones de metros cúbicos. El trabajo: “Contribución de la Cadena Forestal a la Economía Uruguaya”, fue realizado por la CPA a pedido de la Sociedad de Productores Forestales del Uruguay. Hoy falta capacidad industrial para absorber esa cantidad de madera, por lo que se necesitan más inversiones.

Rurales EL PAIS