Fororural

Selección genética como base de cría

La visión de Guillermo de Nava, Diego Gimeno y Carlos Guinovart en jornada de ForoRural.

 

ForoRural.
Sin dudas el mejoramiento genético es un tema que ha estado latente siempre en la comunidad ganadera de ForoRural. A menudo varios de nuestros referentes expresan su punto de vista a través de contenidos que logran gran aceptación, alto impacto y que disparan un sinfín reflexiones.
Las mismas fueron las que nos motivaron a crear un nuevo espacio de intercambio, salirnos por un momento del mundo digital, y dar la posibilidad a nuestros referentes de profundizar e intercambiar estas ideas en forma personal, compartir sus experiencias y plantear nuevas interrogantes y desafíos.

Cambio necesario.

El Dr. Guillermo De Nava consideró que en tiempos en donde cada vez las herramientas genéticas son más abundantes, los diferentes actores vinculados a los rodeos de cría en Uruguay “debemos plantearnos si verdaderamente estamos haciendo avances en el mejoramiento genético en la cría”.
Si así fuera, dijo, “estaríamos seguros que las vacas “modernas” transforman el pasto en terneros más eficientemente que lo que lo hacían los vientres cuatro o cinco décadas atrás, o que son más fértiles, más rústicas y resistentes a algunas enfermedades, que llegan antes a la pubertad o que son más longevas y de más fácil mantenimiento en el campo”. Lo cierto es que, “si somos sinceros, no encontramos indicios que así sea. Más bien se puede encontrar evidencia que los cambios en el biotipo, en la composición y peso corporal de los animales generados en la cría a partir del inadecuado uso de las valiosas herramientas modernas de selección, pueden estar resultando contraproducentes en el logro de vientres funcionales y eficientes para nuestro ambiente”.
De Nava aseguró que en escenarios en donde no solo importa lograr resultados satisfactorios en la transformación de pasto natural en terneros, sino hacerlo con tan bajos costos como sea posible y con una carga animal compatible con ingresos netos satisfactorios, las tendencias genéticas en las razas mayoritarias en cuanto a peso adulto, potencial de producción de leche y grasa de cobertura, pueden estar advirtiendo sobre una eventual pérdida de adaptación de las vacas a los ambientes restrictivos en los que las solemos corrientemente manejar en nuestros campos, con todas las consecuencias que eso implica.
Por ello, afirmó que es necesario un cambio de paradigma en el tema de mejoramiento genético en la cría, “una transformación en la forma de ver y de hacer las cosas, que haga foco en tener disponible y utilizar más mecanismos efectivos para mejorar los rasgos de verdadera importancia económica para los sistemas criadores”.

Conceptos de selección.

El Ing. Agr. Diego Gimeno aseguró que identificar y seleccionar animales genéticamente superiores, portadores de una combinación de genes que se espera transmitan a su descendencia, es y seguirá siendo el objetivo de cualquier mejorador.
El problema radica en que la medición directa del mérito genético aditivo no es posible, y las alternativas para logar un progreso genético se reducen a utilizar información tradicional (fenotípica) y/o genómica (marcadores moleculares).
La correcta implementación de estas herramientas parecería ser no sólo una necesidad, sino que la única alternativa viable hasta el momento. Por ello, resulta fundamental conocer algunos conceptos básicos, evitando caer en falacias o contradicciones.
La DEP es una estimación, y no puede predecir el comportamiento ya que este es una combinación de genética y el ambiente donde medimos el fenotipo. Por otra parte, la exactitud o medida de la confiabilidad en la estimación del DEP, depende exclusivamente de la heredabilidad y la cantidad de información que se tenga del reproductor.
El gran desafío, aseguró Gimeno, se basa en identificar las características económicamente relevantes (asociadas directamente a ingreso/egreso de un establecimiento comercial) y seleccionarlas a través de características indicadoras (Criterios de selección) que son los de fácil medición y bajo costo.
Las razas las cambian las personas, el plantelero es el responsable de producir ese cambio, el comercial el que lo demanda y los técnicos los que asesoran. La sinergia entre estos el medio, y el fin es el rodeo comercial.
Las decisiones en los programas de selección son inversiones a largo plazo y siempre debe existir un balance favorable de los datos vs apreciación visual.

Ciencia y arte.

Para el Ing. Agr. Carlos Guinovart, la cabaña es una actividad agropecuaria especializada en el mejoramiento genético. Todo cabañero parte de un animal “ideal” claramente definido y que cerrando los ojos ve su estampa y movimientos. Para lograrlo hay que ver muchos animales, dedicarle tiempo y pienso.
Esto implica ser un apasionado de la cría, tanto como para conocer los padres, las madres, fecha de nacimiento, peso, etc. Recopilar sistemáticamente datos que una vez analizados por expertos nos permitan “revelar” los valores genéticos de cada animal, se denomina evaluación, y la conocemos como DEP para cada característica.
Esta herramienta es la más potente y precisa para conocer el genotipo (lo que los padres transmitirán a los hijos).
Todo lo que vemos de un animal es afectado por el ambiente (lo que no se transmite o fenotipo) por ende es imposible realizar estimaciones de mérito genético “a ojo”.
En lo que se refiere a la fertilidad genética (la que se trasmite de padre a hija) es imposible evaluarla en condiciones de campo, ya que en Uruguay la alimentación insuficiente ha sido el mayor escollo para la máxima expresión genética (característica de baja heredabilidad) aunque la sanidad y el manejo influyen también en forma determinante.
Ante las demandas de reproductores de menor tamaño, creemos que en el Uruguay hay una oferta que cubre todas las necesidades de los productores comerciales.
La única manera de evaluar es midiendo y obteniendo datos objetivos. La genética con la mejor evaluación objetiva en manos de un buen cabañero es ciencia y arte. La genética sin evaluación objetiva es hoy un género literario.

Rurales EL PAIS