Expo Palermo

Productores uruguayos elogiaron “buen clima” de campo y gobierno argentino

Los presidentes de la Asociación Rural del Uruguay y de la Federación Rural también pidieron bajar el gasto del Estado en Uruguay. Además, reconocieron la voluntad de generar genuina conciencia agropecuaria entre todos los actores en Argentina, “al contrario de lo que pasa en nuestro país”.

Pablo Zerbino y Miguel Sanguinetti en pista de Palermo. Foto: Pablo D. Mestre

Pablo D. Mestre.

Tanto el presidente de la Asociación Rural, Pablo Zerbino Vanrell, como el de la Federación Rural del Uruguay, Miguel Sanguinetti Gallinal, elogiaron los discursos.

“Fue un muy buen acto, en todo sentido: la organización, los espectáculos, el sentirse en un ambiente de camaradería, respeto y recíproco agradecimiento de parte de todos los actores”, consideró el Dr. Pablo Zerbino Vanrell.

En cuanto a los mensajes, destacó que ambos fueron muy buenos. “El de Pelegrina, claro, concreto y muy inclusivo”. Consideró que gremialmente fue “muy participativo con todos los sectores del agro, destacando los logros de los últimos 12 meses e invitando a las partes a sumar esfuerzos para continuar con la tarea de alimentar al mundo”. Este país, mencionó Zerbino, “es capaz de producir alimento para abastecer 10 Argentina”.

Políticamente, según el presidente de ARU, “notamos muy buena correspondencia con el actual gobierno, destacando el importante incremento en la producción de alimentos, una vez suprimidas las barreras implementadas por anteriores gobiernos contra el sector productivo”.

Zerbino destacó lo que fue “la clara mención de hizo a los 10 años del “no positivo” a la resolución 125 que demarcaba con mayor claridad la dicotomía campo ciudad, con una serie de incrementos en las detracciones al agro que finalmente el vice presidente Julio Cobos no autorizó con su voto en contra, desempatando a favor del sector productivo”.

A la vez definió como “muy bueno e importante” también el discurso de la vice presidente Gabriela Michetti, “muy alineado a lis intereses del sector productivo, fue muy clara al referirse a la importancia de mantenernos un nivel impositivo que permita y aliente la competitividad”. Dijo que fue claro el mensaje del Poder Ejecutivo en el sentido de continuar con el plan previsto de gradual disminución de las detracciones”.

En resumen, para Pablo Zerbino Vanrell fue “un gran espectáculo. Con optimismo, fuerza y mucha fe en el futuro y en la apuesta del gobierno del presidente Macri, el sector se siente integrado, oído, respetado y parte importante del despegue de un potente país en procura de recuperar los mercados internacionales y la credibilidad perdida luego de muchos años de abusos y desgobierno”.

El presidente de ARU agregó: “bienvenida esta renovada fuerza para bien de nuestra región signada a liderar la producción de alimentos para el mundo”. Se lamentó que esta reflexión “es la principal y más notoria diferencia que hoy notamos con la realidad en Uruguay”. Y dijo que “claramente notamos la intención de generar genuina conciencia agropecuaria entre todos los actores en Argentina, mientras en Uruguay se habla de trabajar en conciencia agropecuaria, pero qué podemos esperar cuando el gobierno es el primero en desconocer la influencia e incidencia del sector agropecuario en la economía del país”.

Política Agropecuaria.

Para el presidente de la Federación Rural los discursos estuvieron muy buenos. “Indudablemente Argentina como Uruguay son muy parecidos en su base económica muy dependiente de la agropecuaria”, dijo.

Según Miguel Sanguinetti Gallinal, el un mensaje de la Rural Argentina fue muy claro, “pidiendo un ajuste, una revisión del Estado.”.

Consideró que Uruguay “también se debe una revisión de la parte pública, no sólo del gobierno central, de las intendencias, todos tenemos que empezar a mirar con lupa cómo y en qué se gastan los recursos del Estado”. Pues, “eso es todo lo que no le queda a la producción para pegar el gran salto”.

El presidente de la Federación Rural lo encuadró como “un discurso muy esperanzador, sin dejar de mencionar que Argentina está pasando por un momento económico muy complicado”. Pero elogió que “se nota un trabajo en conjunto, muy cercano, entre el gobierno y las gremiales, con un rumbo muy claro de hacia dónde quieren ir”.

Sobre el discurso de Michetti, destacó que “hizo mención a que el gobierno trabaja arduamente para abrir nuevos mercados, porque Argentina con gobiernos anteriores había dejado de salir a vender y a exportar todo lo que producían”.
Además resaltó “el compromiso claro de firmar TLC con todos los países que fuera posible”. También destacó el compromiso fuerte de simplificar los trámites y el pago de nuevos impuestos. “Lo dijo claramente: queremos que los productores se dediquen a hacer lo que saben hacer que es trabajar y producir más”.

Sanguinetti Gallinal destacó que la vice presidente varias veces mencionó que si al campo le va bien a la Argentina le va mejor. “Sería bueno que eso se dijera en Uruguay. Es una realidad que rompe los ojos. Argentina ha pasado por una sequía de verano muy fuerte, igual que en Uruguay, hablaban de perdidas de 8.000 millones de dólares, pero están muy esperanzados con el resultado de las cosechas de cultivos invierno, pensando en una récord del trigo”.

La diferencia con Uruguay, afirmó, “es que ellos tienen un gobierno que menciona claramente, y sin vergüenza de decirlo, que quieren que al campo argentino le vaya bien. Esto marca una diferencia muy grande con nuestro país, donde a muchos gobernantes les da hasta pudor decir que quieren que al campo le vaya bien. Eso hay que cambiarlo”, pidió.

Para Miguel Sanguinetti Gallinal se debe definir claramente una política agropecuaria a largo plazo, “sin importar los gobiernos de turno, ese es un debe y las gremiales tenemos un trabajo para hacer”. Y dijo que la Federación Rural está trabajando en eso.

Además, agregó, “Uruguay debe revisar el gasto del Estado con una lupa bien grande y dejar de cargarles gastos inútiles a toda la sociedad”. Por otra parte, dijo que Uruguay tiene muchos mercados abiertos, “pero debemos mejorar el acceso por medio de los TLC y no nos olvidemos que las rebajas arancelarias llevan muchos años en concretarse, no podemos seguir sin tomar el toro por las guampas y ponernos a trabajar en eso”. Porque reflexionó: “no podemos seguir perdiendo el tiempo mientras nuestros competidores avanzan muy rápidamente”.

Rurales EL PAIS