Expo Durazno

Preguntas con respuestas en Expo Durazno: Uruguay, ¿país agropecuario?

En el marco de la Conferencia Uruguay, ¿país agropecuario?, organizada por la Sociedad Rural de Durazno, Radio Carve y diario El País, con el auspicio de Herbal Paradise, Ramos y García, BPU NH Foods y Nutritec disertaron el Ing. Agr. Martín Uría Shaw, presidente de la Sociedad Agropecuaria de Cerro Largo; Ing. Agr. Álvaro Rivas, presidente de la Sociedad Rural de Durazno; y el Ing. Agr. Guillermo Franchi, vocero de Un Solo Uruguay. Tras sus exposiciones marcaron postura sobre la consciencia agropecuaria, la posición del gobierno ante reclamos de la producción, presencia de la oposición y medidas a tomar en el corto plazo.

Martín Uría Shaw, presidente de la Sociedad Agropecuaria de Cerro Largo; Álvaro Rivas, presidente de la Sociedad Rural de Durazno; y Guillermo Franchi, vocero de Un Solo Uruguay.

– Contemplando la situación económica del país, ¿existe espacio para que se tomen medidas de impacto a favor del sector productivo?

Álvaro Rivas:

Para ser honesto, es bastante improbable pensar en medidas de fondo, teniendo en cuenta el movimiento que hemos generado y las respuestas que han anunciado desde el gobierno. Hemos catalogado a éstas de insuficientes y sin soluciones para los problemas que atraviesa el sector productivo.

Las medidas de fondo requieren un compromiso y voluntad política, que es la que nos preocupa no ver. Además, insistimos que están partiendo de un diagnóstico diferente al nuestro: no hay consciencia agropecuaria, de la problemática del agro y toda la cadena productiva. Si no se asume el problema es difícil que se logre llegar a los tratamientos adecuados para ofrecer soluciones.

Rogamos que se tomen decisiones y se generen medidas que estén a la altura de las circunstancias, independientemente del costo político electoral que tengan las mismas. Cualquier gobierno tiene que gobernar para toda la población y el desarrollo de todo el país.

– ¿Cómo ve a la oposición?

Martín Uría Shaw:

Entiendo que estamos en un punto donde los partidos políticos están muy absorbidos por la gran ciudad. Los productores entendemos que todas las respuestas del sector político están basadas en el desconocimiento que existe sobre el desarrollo del interior del país. Al no tener conocimiento de esto, es seguro que las respuestas no van a ser adecuadas.

El presidente Tabaré Vázquez debería citar a todo el Poder Legislativo para salir a recorrer el país, pero por las carreteras secundarias y quedarse en los establecimientos que están en el interior profundo para después brindar respuestas a nuestras solicitudes.

Explicando esto, entiendo que tampoco hay una oposición firme y que realmente entienda todo lo que está sucediendo. Cada vez tienen menos conocimiento de cuál es nuestra realidad y, por lo tanto, no pueden dar soluciones.

– ¿Qué posición tomarán si no se anuncian medidas de impacto en el corto plazo?

Guillermo Franchi:

No se han presentado medidas como las que exigimos pero han surgido algunas parciales. Creo que metimos el dedo en la llaga y algunas cosas se han ido logrando, aunque son menos de las esperadas. Seguiremos trabajando, insistiendo e informando a la población y clase política de cuál es la verdadera situación que se vive en el país. Es importante demostrar que el diagnóstico y visión que tienen de la problemática del país es errónea.

En algún momento, si seguimos unidos y reclamando por nuestros derechos, vamos a llegar a buen puerto. Queremos escuchar el compromiso de la clase política sobre estos temas.

– ¿Integrarían algún movimiento político partidario?

Guillermo Franchi:

En estas condiciones no. Tenemos un estado enorme que absorbe toda la producción, gasta a discreción y genera déficit monstruoso; tiene que haber una reestructura. De todas maneras, estamos en política y exigimos cambios políticos, pero no pretendo estar integrando un partido mientras se mantengan las condiciones actuales.

Álvaro Rivas:

La actividad política debe ser de las actividades más genuinas y válidas que puede desarrollar una persona, porque debe trabajar en una amplia gama de áreas que involucra a toda la población. Sin embargo, por culpa de todos, hemos alimentado un sistema de carrera política que busca un determinado ascenso económico y social. Mientras que no se genere un cambio, no me veo en la actividad política partidaria.

Martín Uría Shaw: 

Para ser político hay que tener condiciones de político, pero también estoy convencido que un problema de las gremiales agropecuarias ha sido no buscar una representación de los productores en los lugares donde se toman las decisiones, que es fundamental.

Por tanto, si en este movimiento surge alguna figura que nos represente en ese lugar, el sector productivo la debería visualizar e impulsar, siempre y cuando nos rindan cuentas en momentos que consideremos necesario. Teniendo en cuenta esto, puedo decir que no tengo las condiciones de un político.

– Con la fuerza de Un Solo Uruguay, ¿estamos más cerca de una consciencia agropecuaria?

Guillermo Franchi:

Con todo lo que se generó a partir del movimiento, llegamos a la conclusión de que no hay consciencia agropecuaria. Un Solo Uruguay tiene como fin conscientizar a la gente de la problemática que experimenta el país, pero tiramos flores y nos devuelven con ladrillos: se nos contesta con discursos políticos a una proclama básica.

Si visualizamos la falta de consciencia agropecuaria y no queremos que se profundice la brecha entre el campo y la ciudad, que hoy está bastante más a favor del medio urbano. Es triste que entre gente que nos conocemos todos, se termine en una discusión política sin sentido.

Álvaro Rivas:

La consciencia es un fenómeno cultural que difícilmente se pueda cambiar en poco tiempo, es un proceso de largo plazo y que requiere mucho esfuerzo. Sin embargo, el movimiento Un Solo Uruguay logró algo que jamás en la historia se alcanzó, que se hable tanto del sector productivo.

Si no logramos medidas concretas, pero podemos influir para que se tomen decisiones mirando a la producción, creo que estaríamos recontra cumplidos por nuestros esfuerzos. Hoy nos da mucho gusto ver a personas que no están relacionadas con el agro y expresan su apoyo al movimiento, eso habla de que a la gente les preocupa las mismas cosas y entienden que se trata de un mensaje claro y auténtico.

No podemos aislarnos y decir que Uruguay no es un país agropecuario. Hay que pelear para romper con la dicotomía campo-ciudad, no queremos que se profundice más esa brecha. Y ojalá que el gobierno de turno sea quien corrija las cosas y permita encaminar a la producción.

Martín Uría Shaw:

La mayoría de los productores vivimos en la ciudad y trabajamos en el campo. Hoy se siente el desconocimiento de las nuevas generaciones sobre la importancia que tiene el sector productivo para la vida rural. Esto está sucediendo en todo el país, en las ciudades grandes y las chicas, y es una problemática que se agrava porque los jóvenes no miran el mundo como lo hacíamos nosotros, sino que visualizan más lejos y eso dificulta las cosas.

Por consiguiente, muchos de nosotros entendemos que enseñarle a los niños cuál es el país que se tiene y de qué depende, resulta una materia pendiente para nuestros gobernantes.

Rurales EL PAIS