Congreso

Uruguay muestra su genética Merino Australiano al mundo

Comenzó la 10ª Conferencia Mundial con exposición en Salto, gira por industria y predios.


Pablo Antúnez

Luego de 24 años de trabajo silencioso, de esfuerzo e inversiones, Uruguay comenzó a mostrar al mundo su Merino Australiano en el marco de la 10ª Conferencia Mundial de la raza que tiene como epicentro los departamentos de Salto, Montevideo y Colonia.

El Merino Australiano representa alrededor del 38% de la majada nacional, pero Uruguay está produciendo lanas finas y superfinas a la par de Australia e incluso, ha logrado llegar a las pasarelas de la moda europea con prendas terminadas, camino que muestra un rumbo para lograr una mayor valorización. La primera parte de la gira, en esta etapa abarcando Salto ya está en marcha. Más allá de la visita de planteles y majadas comerciales, mañana, en Altos del Arapey (Salto), se desarrollará una exposición especializada con la presencia de más de 250 carneros.

Diego Otegui, presidente del Comité Organizador dijo a El País que la organización está satisfecha con la alta concurrencia. “Estamos con 450 participantes, lo que representa un respaldo importante para la raza, en una coyuntura donde el Merino, las condiciones climáticas y la firmeza del mercado lanero, se refleja en esa buena participación”.

Otegui remarcó que después de muchos años de trabajo con objetivos claros de hacia dónde ir, Uruguay pretende mostrarle a mundo “el potencial que la raza posee, con una producción de lanas muy finas, muy blancas, de alta resistencia y buena calidad”. La diferencia es que este tipo de lanas que son más fáciles de producir en países con poco régimen de lluvias, en Uruguay se logran en otro tipo de campo y con un clima donde el exceso de lluvias, le juega una mala pasada a la oveja.

Hace 24 años, Uruguay fue sede del Congreso Mundial de la raza y ya sorprendía a los criadores de Oceanía y de otros países por el nivel genético que tenía. “Hoy hay un biotipo de animal muy distinto al que se tenía en esos años -más refinado-, con muy buenas estructuras y lanas más finas. Vamos caminando cada vez más firme hacia ese lado”, afirmó Otegui.

Para los criadores uruguayos y en especial para el presidente del Comité Organizador de la 10ª. Conferencia Mundial de Merino Australiano, ese fue el cambio más significativo en estos años, pero también se dio “un mayor manejo de datos objetivos que ayudan mucho a la producción”.

Gira y jura.

La gira previa y la posterior a las dos jornadas de conferencias -serán el 12 y el 13 en el Hotel Sheraton de Montevideo- busca dar una idea a los visitantes de lo que son los planteles. “Hay 215 carneros inscriptos para la exposición que se desarrolla mañana lunes 9, en Altos del Arapey (Salto)”, recordó Otegui. El 14 y el 15 la gira abarca el departamento de Colonia. También se visitará la empresa Lanas Trinidad (Durazno) y se incluirán algunas charlas técnicas.

La raza sigue haciendo especial hincapié en “animales con buenas estructuras, que produzcan lanas de calidad, pero cuidando mucho aspectos relevantes como la finura y con la libertad de que cada criador o productor, tiene la posibilidad de focalizarse en la finura que quiere”.

Otegui, criador salteño y empresario, recordó que la comercialización por finura, con rangos muy estrechos, donde hay diferencia de precios por media micra, llevó a que “dependiendo un poco del tipo de campo donde se produce, el tipo de explotación, el productor pueda optar por las finuras a que quiere llegar”. Hay campos en los que resulta más fácil afinar o determinados años donde ayuda el clima, pero todo pasa por inversiones, trabajo y por explotar mejor la genética.

Para Otegui “todavía hay mucho espacio para trabajar en la calidad de lanas” y “todo depende del punto de partida de cada criador. Se habla de rebaños de elite, pero a nivel general, hay mucho por mejorar. Ese creo que es el desafío que tiene la raza por delante”, afirmó.

Afinar.

Décadas atrás la ovinocultura uruguaya, incluso a nivel de lanas finas, se planteaba la discusión de bajar más el micronaje, hoy el mercado lanero mundial muestra que ese era el camino correcto.

“El mercado está dando la razón a la decisión de afinar. Hace 20 años se pensaba en animales con estas finuras, hoy es una realidad y año tras año, el avance genético y la utilización a nivel general de padres con lanas más finas, hacen que todo el rebaño Merino Australiano siga bajando su micronaje”, explicó Otegui. Lo que antes sonaba “un poco loco”, hoy el esfuerzo y el mercado está mostrando que afinar es lograble.

Conferencias.

En cuanto al programa de las conferencias técnicas, el presidente del Comité Organizador aseguró que “se apuntó a traer gente de primer nivel”.

Entre las conferencias no falta en el programa la “situación actual y futura de la producción Merino”, donde los distintos países de la Federación Mundial de Productores hacen la puesta a punto. Por Australia participarán Peter Meyer: Sudáfrica: Gert Smit; Argentina: Alberto Paz; Portugal: Tiago Perloiro; Estados Unidos: Tom Filbini; Rusia: Mikhail Egoroy; Nueva Zelanda: Ron Small y por Uruguay, Fabio Montossi.

Rurales EL PAIS