Comercio

Se llevan exportadas 110.000 toneladas de soja uruguaya a China

El año pasado acaparó el 85% de la producción.

Soja.

Pablo Antúnez

El complejo sojero uruguayo ya lleva tres barcos con 110.000 toneladas de soja colocadas en China en lo que va del año. Este mercado es el principal importador mundial de la oleaginosa y en 2017 acaparó el 85% de la producción que llegó a 3,21 millones de toneladas, a partir de una superficie que superó levemente el millón de hectáreas.

Hasta el momento se viene cumpliendo sin problemas el exigente protocolo sanitario impuesto por China, que para Uruguay comenzó a regir mucho antes que para los demás productores de la región.

“Nos encontramos un 2018 con luces y sombras”, afirmó a El País el titular de la Dirección General de Servicios Agrícolas, Federico Montes. La sombra es “la magra zafra de la oleaginosa” que será difícil para todo el sector: productores, acopiadores y exportadores.

Las luces vienen por el lado de que se llevan 110.000 toneladas colocadas sin problemas y cumpliendo a rajatabla las exigencias sobre el control de malezas cuarentenarias que exigen las autoridades chinas.

El complejo sojero viene de una producción récord en 2017 y este año la sequía le pegó duro a la soja, haciendo caer drásticamente la producción e incluso hubo cultivos que ni siquiera dio para cosecharlos.

Montes sostiene que tras el desgaste que fue la discusión del protocolo sanitario y habiendo dejado atrás las dudas, este año “agarró al sector productivo con un mejor control en el manejo de malezas”, favorecido “por la experiencia del año pasado”. El jerarca recordó que Uruguay “es un país exportador de alimentos y tenemos que entender las condiciones que nos imponen los que nos compran”.

Si bien algunos actores del sector privado señalaron que hay este año, en determinadas zonas, un mayor incremento en las malezas cuarentenarias, desde la Dirección General de Servicios Agrícolas se asegura que “hasta ahora no hubo inconvenientes”.

Oficialmente se monitorean 73 chacras y la presencia de malezas es muy distinta por región. “Tenemos algunas zonas donde llovió un poco más y es posible que las malezas se hayan disparado un poco. Contrariamente, en las zonas afectadas por la seca donde la soja no creció, tampoco lo hicieron las malezas”, admitió Montes.

Desde la óptica del jerarca, “hay mejor posicionamiento para el control de malezas del que existió en 2017”.

Recién se lleva cosechado entre el 25% y 30% del área sojera, falta mucho aún, principalmente en el sur del país, donde están las chacras de más potencial.

Rurales EL PAIS