agro / carnes

Una por una, la situación arancelaria de la carne uruguaya en el mundo

En 2020 la cadena de carne bovina pagó US$ 198 millones en aranceles en los mercados de exportación. Este monto, según informó el Instituto Nacional de Carnes (INAC), es menor al del año anterior, lo que se explica por una reducción en el volumen exportado.

Carga de contenedores en el puerto, foto El País

La carga arancelaria para carne bovina y menudencias aumentó de 11,1% a 11,8% entre 2019 y 2020. Esto se explica a que un porcentaje mayor de las exportaciones fueron a Estados Unidos y Canadá. Estas exportaciones incrementales realizadas sin preferencias comerciales están expuestas a aranceles elevados.

Estos datos “no son novedosos” para el Jefe de Acceso e Inteligencia de Mercado del INAC, Álvaro Pereira, quien en diálogo con Rurales El País explicó que se trata de una situación “de estabilidad”.

“La cadena paga aproximadamente US$ 200 millones y ⅔ de los aranceles de Uruguay son de la carne. Los US$ 200 millones son un 11% o 12% del valor exportador. Es una presión arancelaria relativamente alta”, dijo.

Las condiciones arancelarias con China son del 12% por cualquier producto. “China actúa como un centro de gravedad muy importante, porque más de la mitad de la exportación va a China”, explicó.

El competidor “cabeza de serie” en China es Nueva Zelanda que ha firmado ya dos TLC e ingresa con 0% ventajoso no solo para la carne, sino que también para los lácteos.

Australia viene más rezagada en China, dado que tiene un 3% pero con el correr de los años, en el corto plazo, va a llegar a 0%.

A su vez, Pereira manifestó que “es importante” lo que se pueda desarrollar con Estados Unidos y Canadá. En dicho mercados, Uruguay ingresa con cuotas que se agotan rápidamente y dan salida a una pequeña parte de la exportación. “Cuando se agota el cupo se complica exportar por fuera de la cuota”, señaló.

Lo positivo es que negociando con EE.UU. se puede un acuerdo profundo y conseguir un 0% ilimitado. Sin embargo, la Unión Europea es un importador delicado y cuidadoso y tiene una estructura bastante proteccionista que permite acceso solo por cupos, cobrando aranceles de 40% y 50% del valor del producto exportado lo que anula cualquier posibilidad comercial.

Japón y Corea. Estos mercados hay que diferenciarlos por el arancel por defecto y el arancel preferencial. El porcentaje del arancel por defecto es de 38,5%. También son muy proteccionistas y es difícil comercializar con ellos. Sin embargo, Pereira afirmó que estos países se han comenzado a abrir y, de hecho, quienes han firmado TLC con Japón están en proceso de desgravación y tienen un 25% de arancel, pudiendo llegar hasta el 9%.

“Japón se va abrir mucho. Lo mismo con Corea. Los que no tengamos preferencia vamos a quedar con 40%. En la media que no negociemos vamos a perder pie”, advirtió.

Escuchá la entrevista completa: