Carnes

Grandin afirmó que Uruguay debe llegar más al consumidor

Aprovechar ventajas de la carne pastoril.

Jornada internacional de bienestar animal.

Pablo Antúnez.

La Dra. Temple Grandin, la especialista y referente mundial en bienestar animal para la industria frigorífica y la producción pecuaria, dijo ayer en el marco de la Jornada Internacional: “Una Puesta al Día en Especies Productivas”, que “Uruguay debe hacer llegar más su etiqueta a los consumidores” en las carnes que exporta, remarcando su base pastoril y otros atributos.

En el marco de una ronda de preguntas celebradas en la jornada, que tuvo como sede el Hotel Regency Zonamérica, con una multitudinaria participación de productores y veterinarios, Grandin reconoció que Uruguay tiene una situación única en el mundo para producir carne a pasto, a cielo abierto, por más que exporte carne de ganado de corral; la base de la producción es siempre pastoril.

La especialista afirmó que ya planteó esta estrategia más de una vez a las autoridades del Instituto Nacional de Carnes (INAC), para que se avance en llegar al consumidor con la etiqueta de carne uruguaya natural (libre de hormonas, producida respetando el bienestar animal y el medio ambiente). Insistió en que la ganadería uruguaya “no debe copar cosas de afuera” y puso algunos ejemplos de otros países, donde se adaptaron cosas que fracasaron.

Pero en este sentido, la cadena cárnica uruguaya no está durmiendo la siesta. El presidente del Instituto Nacional de Carnes (INAC), Federico Stanham dijo a El País que “Uruguay está profundizando en el conocimiento de sus principales mercados, apostando acercarse al consumidor final que no nos conoce”, porque hoy vive una situación de mercados más estabilizada que posibilita posicionar su marca.

El jerarca recordó que “el 90% de la carne uruguaya “es producida en base a pasto y apenas el 10% es terminada a granos, siempre con base pastoril; eso no quita el atributo de criado a pasto”, aclaró. Hasta el momento, se venía trabajando para recuperar los mercados perdidos tras la epidemia de fiebre aftosa y hoy se está en otra posición.

Rurales EL PAIS