Carnes

Frigorífico uruguayo con certificación a UE suspendida temporalmente

Tras rechazos de nuevos contenedores de la misma planta.

Media res vacuna en frigorífico.

Pablo Antúnez

La continuidad, desde octubre de 2017, de algunos rechazos de contenedores con carne bovina uruguaya al ingreso de los puertos de la Unión Europea, sigue generando alarma en la industria cárnica uruguaya.

El problema está centrado  en una planta frigorífica exportadora, a la cual la División Industria Animal del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, le suspendió desde enero los permisos de exportación para embarcar carne bovina y ovina a la Unión Europea.

“No hay nada que haga peligrar el mercado europeo a nivel país”, aseguró anoche a El País el director de la División Industria Animal, Gustavo Rossi.

El jerarca reconoció que los problemas que están afectando a esta planta “le pueden pasar a cualquier frigorífico” y explicó que la Unión Europea “está tomando una medida precautoria. En la mayoría de los embarques no han comunicado el microorganismo, sino que han comunicado el hallazgo del gen de la toxina”. Eso no implica que sea un steck (una bacteria de baja peligrosidad) o una E.Coli. El rechazo de los contenedores que hizo el servicio sanitario de la Comisión Europea es preventivo

La suspensión de exportación sobre la empresa afectada regirá “hasta que se apliquen las medidas correctivas y preventivas que el frigorífico está llevando adelante. El MGAP está arriba del frigorífico todo los días con su inspección veterinaria”, aclaró Rossi.

Ahora la empresa deberá presentar un informe contundente a las autoridades sanitarias uruguayas que es avalado por la inspección veterinaria de la planta y en base a lo que se considere —si es suficiente o no—, se levantará la suspensión de la certificación. “En caso de que haya  que hacer otra acción, se le comunicará a la planta las condiciones”, explicó el titular de la División Industria Animal del MGAP.

Reportes. Según datos a los que pudo acceder El País, correspondientes al reporte sanitario de la Comisión Europea, el pasado 12 de enero fue detectado otro contenedor con problemas en puertos de Holanda.

Estos hallazgos se suman a los que ya se habían encontrado desde octubre de 2017 en varios puertos del viejo continente y correspondientes a la misma empresa, donde en la medida que van apareciendo rechazos, los controles sobre la mercadería uruguaya —procedente de la planta involucrada y de los demás exportadores— se van haciendo cada vez más a fondo.

Volviendo a 2018, el 19 de enero se detectaron otros dos contenedores —uno en Holanda y el otro en Italia— y el 26 de enero otro más en Holanda.

A esto hay que sumarle la notificación con fecha 13 de febrero, también con micro organismos patógenos, esta vez en un control al ingreso del contenedor en Alemania ( en este caso detectaron y tipificaron la cepa O188H14, según establece el reporte sanitario).

La Unión Europea es un mercado clave para Uruguay porque es donde van los cortes de mayor valor (sin hueso): lomo, bife ancho, bife angosto y cuadril.  A su vez, es en ovinos acapara lomos y perniles. Pero no hay que olvidar que a nivel del viejo continente, Uruguay no sólo exporta cortes Hilton —como los citados en primer lugar—, también se embarca carne procedentes de bovinos menores de 27 meses, terminados a granos durante los últimos 100 días previos a la faena.

Esos cortes van dentro de Cuota 481, el contingente de alta calidad para ganados procedentes de corral, pero que en el caso de Uruguay han hecho todo su ciclo en base a pasto o, en todo caso, con un mínimo de suplementación.

Rurales EL PAIS