Carnes

Buscan actualizar datos sobre Brexit y cuota 481

Delegación uruguaya viaja el lunes a Londres y Bruselas.

Cattle head to eat a meal prepared with wheat, corn, sorghum, soy and other grains in a feedlot farm near Pipinas, some 160 kms south Buenos Aires, on January 26, 2011. AFP PHOTO / JUAN MABROMATAARGENTINA-AGRICULTURE-CATTLE-FEEDLOT

La salida del Reino Unido de la Unión Europea, conocida como Brexit y la Cuota 481, destinada a carne bovina de alta calidad, para ganados terminados a granos los últimos 100 días previos a la faena, son dos temas que preocupan a Uruguay.

Por eso, el próximo lunes, una delegación uruguaya, encabezada por el presidente del Instituto Nacional de Carnes (INAC), Federico Stanham, Ricardo Reilly en representación de ARU y Gastón Scayola por la   industria, impulsarán una serie de contactos en Bruselas y Londres, buscando recabar información sobre ambos temas.

En principio, según confirmó Stanham, “no hay novedades” acerca de la Cuota 481″. Ese cupo nació en el litigio de la carne con hormonas entre Estados Unidos y la Unión Europea y posteriormente se abrió a terceros países, entre los que está Uruguay como un fuerte abastecedor.

Los productores de Estados Unidos la reclaman para sí, porque quieren tener mayor participación en los embarques de carne cada trimestre, pero también los terceros países -como es el caso de Uruguay y Australia- no quieren perderla y se alinean para ver cómo pueden pelearla en caso de que, en un futuro,  haya cambios.

En principio, hasta mitad de  2019 se podrá seguir exportando en el marco de este cupo, pero es una incógnita lo que pasará a partir del trimestre agosto, septiembre y octubre, por más que se presume que todo seguirá igual.

Remarcando que son contactos normales que desde INAC se hacen un par de veces al año,  Stanham explicó a El País que  “la idea es hablar con las contrapartes privadas de Australia, Europa y Reino Unido” y tener la oportunidad de “escuchar y levantar información” sobre ambos temas.

Entre los contactos también figuran los embajadores de Uruguay en Londres y Bruselas, que son los que están negociando permanentemente las mejoras de acceso a los mercados y detectando las amenazas que puedan complicar las ventas de productos uruguayos, entre los que la carne es fundamental.

Esta semana, el ministro de comercio de Australia, Simon Birmingham salió a trancar fuerte y advirtió que su país no verá con buenos ojos las modificaciones de ese cupo, si surgen novedades de la conversación entre Estados Unidos y Europa, donde circulan rumores desde hace algunos meses, que sostienen que Estados Unidos quedaría con un porcentaje fijo de ese cupo, compuesto por alrededor de 45.000 toneladas.

Brexit. En cuanto al Brexit, la información también es bastante confusa y a dos años y medio del referéndum donde el Reino Unido decidió salirse de la Unión Europea, todavía no está claro qué pasará.

El gobierno británico pasó  mucho tiempo  negociando un acuerdo de salida de la Unión Europea que el Parlamento británico rechazó días atrás  por una contundente mayoría. Fueron  432 votos en contra y 202 a favor, considerándose la peor derrota para un gobierno británico desde la década de 1920.

La Unión Europea es uno de los mercados de alto valor para las carnes uruguayas, porque ahí se envían los cortes de mayor valor de la res (en bovinos y ovinos), pero sin hueso y con maduración.

A su vez, el Brexit también incidirá sobre las exportaciones de carne de los tradicionales abastecedores del mercado europeo. Los ganaderos irlandeses son fuertes productores de carne y manejan un fuerte loobye político que pesa mucho en el Reino Unido y tiene una amplia repercusión en el mercado europeo, saliendo beneficiados ante cualquier cambio que pueda darse en un destino de alto valor.

Rurales EL PAIS