carnes

Abasto denuncia “mala prensa” en carne importada y defendió su presencia en el mercado nacional

Operarios del mercado interno sostienen que la carne importada vino a suplir un nicho que quedó tras un incremento en la exportación y defienden la calidad del producto

Carne con hueso importada desde Argentina.

Desde el sector del abasto ven con gran preocupación la “mala prensa” que se le hace a la carne importada, y denuncian que la misma ha entrado al país como regulador de precios sobre todo cuando han faltado algunos cortes en tiempos en los que China actúa como una gran aspiradora de la proteína animal.

“Gracias a la carne importada el mercado interno se mantuvo abastecido e incluso a trabajado con niveles de precios más bajos. Somos defensores de la importación de carne”, señaló Luis Avero, director del frigorífico Saturno.

Desde su punto de vista hay una cierta tendencia a “menospreciar a la carne importada”, por lo que el industrial hizo hincapié en que los importadores traen siempre “la misma calidad” del producto nacional que es exportado.

“Trabajamos con responsabilidad y con todos los requisitos sanitarios. Tenemos inspecciones diarias, regulaciones y un protocolo a seguir para poderla trabajar”, explicó en diálogo con Rurales El País.

En lo que refiere al re-etiquetado de la carne importada aseguró que la trazabilidad no se pierde, sino que es constante, dado que las plantas de ciclo dos, por ejemplo, son inspeccionadas rigurosamente por las autoridades sanitarias del Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca, es decir, se realiza el mismo procedimiento con los frigoríficos exportadores.

“Vemos que hay un lobby, cierta prensa mala contra la carne importada. La carne importada existe de la misma calidad y a un precio más competitivo”, dijo.

De igual forma, sostuvo que lo importado es “una consecuencia económica y de mercados” y no viene a competir directamente con el producto nacional. “Es un suplemento, en parte, cuando las exportaciones andaban en altos niveles”,  explicó y agregó: “Existe por un tema de mercados. Hoy todavía hay una diferencia sensible, arranca por el precio del ganado y de la mano de obra de países vecinos donde llega sustancialmente a precios menores que la carne nacional”.

En lo que refiere a la diferencia de valores, comentó que la carne importada cuesta entre $ 30 y $ 35 menos en los cortes sin hueso. Esa brecha incrementa aún más en cortes de alta calidad como bife ancho, angosto y lomo.

Escuchá la entrevista completa a Luis Avero: