Angus

Los 50 años de La Rubeta se festejaron con buenos negocios

La cabaña de la familia Fernández concretó, en la Rural de Cañuelas, un gran remate rodeado por centenas de criadores de la región. Los vientres de pedigree hicieron promedio de US$ 8.090 y los toros de US$ 8.511. Los dos máximos valores fueron por hijos de “Euro”, un toro y una vaquillona, ambos adquiridos por cabañas uruguayas en sociedad con La Rubeta.

 

Pablo D. Mestre.

En cualquier actividad de la vida si llegar es tarea complicada, mantenerse es mucho más difícil. Y trabajando con genética esa dificultad aumenta incluso.

Seguramente hace medio siglo el joven Jorge Fernández, y su flamante esposa Ofelia, cuando comenzaron en la cría del Angus proyectaban muchos sueños y objetivos. Pero quizás no imaginaron este presente de “La Rubeta” ya con un Gran Campeón macho y 5 Grandes Campeonas hembras de la Expo Palermo, la última conquistada hace pocos días en la mayor muestra de genética Angus de Argentina. Ese empujón inicial, hoy continuado por sus hijos Martín y Carlos, se mantiene vivo y eso se demostró en el remate celebración concretado en la Rural de Cañuelas.

Más de 600 criadores de toda la región colmaron las instalaciones en donde, bajo la conducción de negocios de la firma Saenz Valiente Bullrich y Cía., se comercializó el total de la oferta Angus en forma ágil y mercado fluido.

La emoción.

Previo a los negocios hubo lugar para reconocimientos y emoción. Alfredo Gusmán, presidente de la Sociedad de Criadores de Angus de Argentina, agradeció la historia de La Rubeta. “Jorge y Ofelia empezaron hace 50 años y en momentos que el país está conmocionado, encontrar esto es símbolo de que cuando se trabaja y se pone pasión se logran los objetivos, y motiva a imitarlos”.

También Luis Fernández Echeverría, en nombre de Frigorífico Modelo entregó un reconocimiento a los directores de La Rubeta de quien dijo “en estos 6 años de nuestro acuerdo genético ya dejamos de ser sólo socios para ser amigos”.

Y después los negocios.

El primer ejemplar en entrar a pista fue “Forjadora 7586 T/E” una Euro en madre 5876 (SAV Density), vaquillona con servicio de Mr. Angus que, tras intensa puja, fue adquirido el 50% por Frigorífico Modelo en US$ 13.300, elevando la cotización del ejemplar a 26.600.

Luego una ternera, “Mulata 7746 TE” (Benelli en madre Quebrantador), fue comercializada en US$ 12.500 el 50%, con lo cual cotiza al reproductor en US$ 25.000.

Con ese trámite fluido, se subastaron los 26 lotes de vientres de pedigree a un valor promedio de US$ 8.090, siendo los máximos mencionados y un valor piso de US$ 2.000.

Después se comercializaron 3 receptoras preñadas, a un valor medio de US$ 6.222, con extremos en US$ 7.000 y 4.670.

Tras los vientres, en la venta de los toros, también hubo participación de uruguayos.

El primer ejemplar, “7589 Seguro”, un hijo de Euro en la 5876 (SAV Density), se ofrecía el 50% pero en ventas escalonadas del 10%, del 15% y del 25%. El primer negocio, por el 10% fue concretado en US$ 7.000, adquirido por el Dr. Ricardo Laborde de Uruguay, luego se vendió el 15% a José Armentano e hijos y Feranix SRL en US$ 8.000 y finalmente el 25% en US$ 11.350 que fue comprado por La Santina Consorcio Genético, también de Uruguay. Esto elevó la cotización del reproductor a US$ 52.700.

Los 16 toros de pedigree hicieron promedio en US$ 8.511, siendo el valor piso de US$ 2.670. Además se subastaron 24 toros Puros Controlados a un promedio de US$ 1.950, con extremos de US$ 2.500 y 1.700.

Y finalmente las 17 vaquillonas de campo preñadas cotizaron entre US$ 4.170 y 1.670.

Así transcurrió la subasta aniversario de La Rubeta que dejó conformes a los hermanos Martín y Carlos Fernández, quienes agradecieron obviamente “a quienes confiaron una vez más en la genética que comenzó nuestro padre hace 50 años y que mantenemos nosotros”, pero también al equipo de la cabaña “sin el cual nada de esto sería posible”, encabezado por el cabañero Miguel Machicote.

 

 

 

Rurales EL PAIS