Agro

Extensión de los seguros agropecuarios en el país

Experta del MGAP explicó en el Parlamento su penetración.

Soja seca en Argentina. Foto: La Nación (GDA).

El martes de la semana pasada una delegación del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) visitó la Comisión de Ganadería, Agricultura y Pesca de la Cámara de Diputados del Parlamento. En ese marco, la asesora técnica de seguros agropecuarios de la cartera, María Methol, habló acerca de este tipo de herramientas y cuán extendidas están dentro de los diferentes sectores productivos.

El pie para la intervención de la experta lo dio el representante Alejo Umpiérrez (Partido Nacional). “En primera instancia, dada la magnitud de la problemática por la perspectiva de una pésima cosecha sojera y por la perspectiva instalada de un cambio climático que parece ser irreversible, nos preocupa en especial el tema de los seguros”, indicó el legislador.

A su turno, Methol indicó que el área asegurada “varía según la penetración del seguro, que es la relación entre área asegurada y área sembrada”.

En los cultivos cerealeros y oleaginosos, dijo, hay una “mayor penetración del seguro”, que ronda el 70%. Se trata, agregó la experta, de un “nivel bastante alto” si se lo compara con otros países. En Argentina, ejemplificó, este guarismo ronda el 65%.

En el caso del sector granjero, en tanto, la penetración es menor —pese a contar con subsidios del MGAP— dado que se trata de “seguros muy caros”, explicó Methol. “En este tipo de seguros la penetración también varía con el grupo de cultivos. En el caso de los frutales es de alrededor del 70% y en el caso de la horticultura entre el 30% y el 40%”, indicó según consta en la versión taquigráfica.

Methol también informó a los diputados acerca de la oferta de seguros hoy disponibles. Para los cultivos extensivos, detalló, “la cobertura casi que es en exclusivo en el caso de granizo y adicionales, que es un riesgo relativamente fácil de asegurar y barato, porque se distribuye en todo el país de forma heterogénea”.

“El problema que tiene es que hay escasas coberturas de riesgos sistémicos o catastróficos, como las sequías o las inundaciones; eso es porque cuando ocurren esos eventos las pérdidas que hay en el sector son muy altas, afectan a muchos productores a la vez, en general las pérdidas por productor son muy altas, las aseguradoras enfrentan ese desafío y muchas veces no se consigue el reaseguro o el reaseguro cubre solamente un área; por esa razón no tienen tanto desarrollo”, profundizó.

La funcionaria del MGAP también habló acerca de otro tipo de seguros: aquellos basados en índices. Se trata, dijo, de “un nuevo tipo de seguro que en los últimos años está adquiriendo importancia, es más factible cubrir este tipo de riesgos sistémicos, como las sequías y los excesos de precipitaciones”. En este tipo de seguros “no se realizan evaluaciones de daño a nivel de campo como en cualquier seguro normal, sino que se indexa a una variable climática o agroclimática, relacionada con el riesgo a cubrir”, dijo.

Por otro lado, Methol se refirió a cómo ha evolucionado el área asegurada en los últimos años. “A pesar de la crisis que atraviesa el sector, se observó una buena contratación de seguros, sobre todo para este año”, manifestó.

La especialista habló acerca de otra evolución: la de las primas por los distintos riesgos que se cubren en el sector. En esta línea comentó que la mayor proporción es para seguros de granizo.

Rurales EL PAIS