Agricultura / arroz

Piden prórroga de un año para pagar Fondo Arrocero IV

Los Productores esperan la respuesta del Ejecutivo.

Arroz.

Pablo Antúnez

El sector arrocero continúa esperando la respuesta del Poder Ejecutivo, vinculada con el pedido de prorrogar por un año el pago del Fondo de Financiamiento y Recomposición de la Actividad Arrocera IV, porque el sector sigue arrastrando un alto endeudamiento y viene con más de cuatro zafras de pérdidas y números en rojo.

La propuesta fue planteada por la Asociación Cultivadores de Arroz (ACA) al gobierno la semana pasada, en el marco de una reunión de la Comisión Sectorial del Arroz, en la que participaron varios jerarcas de Estado y  en la que los productores intentaron concientizar al Ejecutivo sobre la problemática del arroz.

En diciembre de 2013 se creo el Fondo Arrocero III por un monto de US$40 millones, cifra que los productores comenzaron a pagar en mayo de 2014, pero siguió amortizándose hasta 2017. Entre enero y octubre, según datos de la Oficina de Programación y Política Agropecuaria se llevaban pagados US$ 28.988.000, incluyéndose también parte de sus intereses. Se debió armar un cuarto fondo por US$ 60.000.000, donde US$ 40 millones fueron aportados por el Banco de la República_Oriental del Uruguay (BROU), US$ 10 millones por el Banco Bilbao Vizcaya Argentina Uruguay S.A. y otros US$ 10 millones por Banco Itaú Uruguay S.A., con una tasa anual de 5,30% efectiva anual sobre el saldo. Fueron 561 los arroceros que pudieron ser asistidos por el Fondo IV.

Señal. Los números en rojo que están mostrando las empresas arroceras generan que desde la Asociación Cultivadores de Arroz se estime que en la próxima zafra el área caerá 20%, cuando en la anterior ya cayó 12%. “Hoy la mitad de los trabajadores del sector arrocero están en seguro de paro. Eso está reflejando la desazón que se está viendo en el sector”, explicó a El País el presidente de la ACA, Alfredo Lago. La industria también está complicada, con costos altos y menor volumen de arroz para procesar.

“Se está volviendo una situación ingobernable, porque los que quedan en la producción cada vez se ven más afectados  por la estructura que tienen, pero tampoco hay elementos para poder revertir esa caída del área. Estamos frente a un panorama muy oscuro”, afirmó Lago. Por el lado de los mercados, tampoco hay variantes. “Perú subió aranceles y sus importadores se resintieron en las compras. Desde Brasil, el movimiento comercial todavía es muy tímido”, destacó Lago.

Rurales EL PAIS