Agricultura / Opinión

Para subir, tiene que bajar…

La incertidumbre genera volatilidad en toda la cadena agrícola, pero el que motiva es el precio.

 

 

Federico Morixe Mailhos, 

Gestión de Riesgo en Gletir.

Los precios de los granos cerraron con saldo positivo en Chicago luego del reporte del USDA. Tan es así que estimuló compras tanto de los industriales como de los fondos, claro… era luego de las grandes bajas.

Las bajas comenzaron el 7 de junio, con una soja de 597 $/ton, maíz en 272 y trigo en 250 $/ton. hasta el 17 de junio que llegó la soja a su precio más bajo de 2021. Asustando a varios con una baja de 40 dólares en un solo día, eso generó (muchas llamadas de teléfono mediante), ventas de los fondos, de los productores hasta de los industriales a los que la lógica les llegaba a dar mejor margen vender julio y comprar agosto.

Por otro lado, vayamos ahora a algunos de los fundamentos que prolongaron la tendencia bajista de los precios: 1. El tiempo húmedo sobre el Medio Oeste de EEUU, el cual fue muy favorable para recomponer la falta de agua de los suelos y ayudar a detener el deterioro de los cultivos de soja, maíz y trigo dando perspectivas a una mayor oferta 2. La suspensión del mandato de uso obligatorio de los biocombustibles en EEUU, esto era una parte muy importante en el consumo de maíz y aceites de soja. Los mismos no sólo generaron bajas en los precios de aceites sino también una baja muy importante en todas las acciones de las empresas del sector de los biocombustibles. Igualmente, el mercado está muy atento a los fundamentos de oferta y demanda los cuales marcarán la tendencia de los precios durante 2021 y 2022.

El Informe del USDA sobre siembra y stock confirmó la firme sospecha de que los fundamentos generaron una suba muy significativa esta última semana, y demuestra el riesgo que corre EEUU de quedarse sin grano.

Ahora claro, este reporte del USDA resultó alcista para los precios de ambos granos, porque contradecía la estimación de los especuladores y analistas de mercados privados en cuanto a un incremento en las áreas sembradas. Esto explica las ventas masivas y luego las compras que dieron mucha volatilidad.

Se puede ser muy optimista, realista o pesimista sobre la tendencia de los precios, pero la realidad muestra que los actuales son muy buenos precios desde el punto de vista histórico y en la relación insumo producto. Lo importante es trabajar tranquilos, planificar ahora, pues China necesita los granos.

Soja. En el caso de la soja la diferencia en el reporte fue importante, dado que el dato oficial, de 35,43 millones de hectáreas, quedó cerca del dato de marzo, de 35,45 millones, pero lejos de los 36,01 millones estimados por los analistas. Para generar más subas en el mercado (tirar queroseno al fuego), en el reporte sobre stocks trimestrales el USDA informó 20,87 millones de toneladas, debajo de los 21,04 millones proyectados en promedio por los analistas privados.

Maíz. El USDA elevó su estimación sobre la superficie sembrada de 36,87 a 37,51 millones de hectáreas, mientras que el mercado venía con una expectativa mayor de área sembrada: 37,95 millones de hectáreas, y la estimación del stock al 1º de junio se mantuvo cerca de los esperado por los analistas: 104,46 versus a los 104,91 millones de toneladas esperadas por el mercado.

Trigo. Acompañó la tendencia de precios de los otros granos movilizado también por un cambio en las existencias trimestrales al 1º de junio de 22,97 millones de toneladas contra los 23,43 millones calculados por los analistas privados.

En el trigo de primavera, el USDA estimó el área sembrada en 4,69 millones de hectáreas, contra los 4,65 millones previstos por los privados y los 4,75 millones estimados anteriormente.

Como vemos, entre líneas hay mucha incertidumbre y la misma genera mucha volatilidad en toda la cadena agrícola, pero siempre el que motiva es el precio, por eso los fondos mientras vean la incertidumbre y los posibles problemas de un evento climático, están comprando todo lo que puedan. Pero si ven posibilidades de baja (China cancelando barcos o lluvias en el horizonte por ejemplo), atentos que todo podría bajar rápidamente como lo hemos visto en Junio. Por eso hay que tener siempre opciones de venta (seguros de precios) en la mesita de luz. Las bajas pueden venir repentinamente y falta mucho tiempo para culminar los cultivos de invierno y la siembra de los de verano.

Viendo toda esta información, lo que podría suceder con el clima y la producción en EEUU, podemos ser muy optimistas, realistas o pesimistas sobre la tendencia de los precios. La realidad nos muestra que ya estamos en muy buenos precios desde el punto de vista histórico y en la relación insumo/ producto.

Al final del día, lo importante es trabajar tranquilo y sin preocupaciones del mercado, por eso es muy útil planificar ahora y arriesgar lo menor posible ya que venimos con buenos números y China, gracias a Dios, necesita los granos.

El éxito no es adivinar, el éxito es llegar a las metas planificadas con información confiable.