Agricultura / Opinión

La soja como desde junio del 2014 no se veía…

El año 2020 fue espectacular para el precio de la soja en el mundo. Ahora, le tendemos una alfombra roja para el año 2021 que se espera ansiosamente traiga las tan necesarias lluvias y así generar granos y kilos en la chacra. 

Federico Morixe | FIMIX Agrofinanzas 

En esta recta final parecería que no podemos esperar ninguna sorpresa hasta el informe del Departamento de Agricultura (USDA) de los EEUU de Enero, en donde el USDA actualizará la información de oferta y demanda mundial de alimentos. El mercado tiene una gran expectativa sobre este informe. Como se puede observar todos los precios tienen varios componentes entre ellos los mercados financieros, por la volatilidad de las monedas, los políticos, los gremios, los acuerdos entre países que son importantes para definir los aranceles y en consecuencia los precios de los granos en los diferentes puntos del planeta.

Al observar el precio en el gráfico de SOJA. se puede apreciar que nos encontramos en unos precios increíbles que nadie podía imaginar años atrás ni durante el 2020. Pero por acá estamos superando los 468 y a pocos escalones de los 500 U$S/ton.

En el comienzo del año no se esperaba mucha volatilidad por la pandemia, la baja en el consumo y las grandes producciones de cultivos en diferentes regiones del planeta, o sea precio entre los 300 U$S/ton y máximos de 367 U$S/ton. Sucedió la pandemia, generando freno de barcos, cierre de restaurantes, freno al mundo y luego los anuncios del efecto climático “La niña” en Sudamérica, lo cual comenzó a hacer sonar la alarma en diferentes partes del planeta y comenzó el miedo al desabastecimiento.

Toda la cadena de valor de la soja (entre ellos los inversores) están muy preocupados por el clima (el cual es fundamental para generar kilogramos de cantidad, kg/ha) y no tanto por el precio, ya que está por encima de las expectativas de cualquier productor de soja, analista y comprador. Pero el precio es el lado más fácil y rápido para entrar al negocio de la agricultura de verano.

Esto no se dio por casualidad, fue una causalidad, desde el informe del USDA (WASDE) de Agosto 2020, donde comienza el globo verde en el gráfico, en ese momento sorprendió al mercado con una buena producción de Soja y Maíz y lo mejor de todo, fue el aumento de la demanda, por ende una disminución en los stocks proyectados, y ahí todo comenzó con tendencia alcista, hasta los precios de hoy, como se puede ver el en gráfico. En esos momentos la soja estaba en 319 U$S/ton.

Analizando los datos: China importó más de 100 millones de toneladas en los últimos 12 meses y planifica importar lo mismo o más en el 2021. Esto es mucha presión sobre los países vendedores, lo cual genera una suba frenética en los últimos meses. Acá viene la gran pregunta: ”y los vendedores como están?”, EEUU por su parte con más del 90% de su producción vendida y muy bajos stocks, menos del 4% (como en el 2012 en donde la cotización llegó a 640 U$S/ton) lo cual, como stock, es muy poco, el menor desde 2013. En cuanto a Brasil se encuentra vendido de más, que tiene que importar soja de los países vecinos, increíble pero real y para sumarle ya se encuentra vendido en más del 66% del cultivo del 2021 y 25% del cultivo del 2022. Lo cual significa que cualquier evento climático, generaría subas en Brasil y en el mundo. Hace varias semanas vimos los precios internos de Brasil arriba de los 520 dólares / ton. O sea, cada lluvia son más kilos en la chacra y dólares menos en el precio.

Argentina viene durante todo el 2020 en un mundo paralelo, pero al final del día al mercado le importa por ser alimento para el mundo. Tiene una siembra un poco más lenta y atrasada como la mayoría de las zonas agrícolas de Uruguay, Paraguay y Río Grande do Sul . Y también sus ventas ya que el clima no ayuda para asumir esos compromisos, y mientras tanto los gremios paralizan el país y ayudan a que los precios suban por desabastecimiento de más de 170 barcos, o sea más de 6 millones de toneladas de granos y subproductos.

Al mismo tiempo los fondos de inversión miran los mapas climáticos como si fueran productores, pero con otro interés ($), como si fueran: órdenes de compra o ventas dependiendo el color verde o rojo, están todo el tiempo buscando donde invertir, sea en suba como en baja, ven esta oportunidad genuina en donde China compra todo lo que se vende, el clima se estima complicado para Sudamérica, lo cual acortaría la oferta, eso genera mayor precio. Gran oportunidad para invertir, comprando, y ahí se metieron, comprando más de 60 millones de toneladas de productos agrícolas, ayudando a la suba de los precios.

Para el 2021, es muy importante ver los factores de suba y de baja, y revisarlos cada tanto, ya que hoy estamos superando el valor presupuestado hace unos meses atrás, nadie creía que superaría los 400 U$S/ton y ahora creen que es poco y quieren 470 y otros 500 U$S/ton. Increíble pero muy real.

Si sos comprador de granos y estos precios te sorprenden y afinan el margen, es simplemente falta de gestión de precios. China compró mucho y ahora está un poco retirada del mercado y esperando la evolución de los cultivos en Sudamérica, el dólar en Brasil y en China. . Y los fondos están muy comprados, para cerrar un buen margen de 100 a 150 U$S/ton. O sea una ganancia de 200 – 300%, ¿sorprendido?

Gracias a ellos estamos en estos valores y mucho cuidado cuando comiencen a vender y querer cuantificar su ganancia. En un escenario normal, esas ventas hacen bajar los precios y volver a donde la oferta y demanda genuina se sientan cómodos, podría ser entre los 405 a 450 o entre 350 a 400 U$S/ton. El 2021 lo mostrará.

Ahora bien, llegamos a los valores “Con viento y marea a favor” son precios que extrañábamos hace, mucho, mucho tiempo, ahora es tiempo de volver a planificar los precios a cosecha. Parece ser un buen momento en el calendario agrícola y en la evolución y tendencia de precios. Para comenzar una buena gestión de precios y poner un mínimo de precio en por ejemplo: de 400 dólares por tonelada. Si un mínimo en 400 y sin vender la mercadería (el grano) físico. De ahora en mas pueden pasar 3 cosas (escenarios), subir el precio, ojalá que así sea y veamos los 500 U$S/ton, pero hay que recordar que los cultivos no crecen hasta el cielo, pero si pasa lo podemos obtener porque no vendimos el físico. 2do escenario es que se mantenga en estos valores, lo cual podría ser probable, que también es bueno, pero dada la volatilidad, lo veo difícil pero no imposible. Y la 3er opción es que bajen los precios, lo cual también es probable por los diferentes gobernantes, sus acuerdos, las políticas monetarias, el clima, los fondos de inversión y los compradores, no siempre quieren pagar caro. Lo importante es planificar y tomar buenas decisiones cuando se puede, luego cuando el precio baja son todas malas decisiones. (Recordar las decisiones cuando la soja estaba en 270 U$S/ton).

En un país productivo donde la dependencia del clima y de los precios son clave, es bueno aprovechar cuando cada uno llega. El 2020 nos dejó muy buenos precios, lo cual es para agradecer y el 2021 viene con la esperanza de una buena lluvia, así generar granos y kilos en la chacra. Llegó el momento de celebrar y reflexionar para un excelente 2021.

Feliz Navidad y Próspero 2021,

FIMIX Agrofinanzas.