Agricultura / arroz

Juan Miguel Silva: “Este gobierno entendió que el arroz ayuda al desarrollo del país”

El vicepresidente de la Asociación de Cultivadores de Arroz, se refirió a la situación productiva del cultivo en el país, las dificultades para el riego por falta de agua, los costos de combustible y energía eléctrica y las perspectivas de cara a la nueva zafra. Respecto de una posible rebaja del gas oil para los productores, Silva dijo que “esa posibilidad con un acuerdo comercial entre ACA y DUCSA es real” y “debería estar finalizado antes de la cosecha”. Destacó que “volvimos a tener productores arroceros accediendo al BROU con una puerta que estaba cerrada”, ya que “al BROU de antes no le interesaba tener como clientes a los productores arroceros”.

Juan Miguel Silva, vicepresidente de la Asociación de Cultivadores de Arroz (ACA)

Hernán T. Zorrilla, encargado del área Agrícola y Forestal del Portal Rurales El País

-¿Cómo viene observando el desarrollo productivo de las chacras?

-En general en nuestra zona, que es la zona de Cerro Largo, logramos sembrar en fecha que siempre es complicado. Las chacras vienen bien, a pesar de las dificultades propias del riego que hay en esta zona. Casi el 100% de las chacras se riega de represas y llovió poco en el invierno, por lo que el área por estos lados se debe haber achicado cerca de un 30%. Se empezó a usar alguna represa que no se estaba usando y eso ayudó a mantener. El riego está justo y nadie plantó de más, pero son chacras de mucha ladera que precisan volumen de agua. Con este diciembre seco que pasó se está complicando, pero las chacras están bien y no hay chacras abandonadas.

-A nivel de la gremial, ¿cómo han venido monitoreando el tema de los riegos a nivel país ante la falta de agua?

-Lo venimos acompañando a diario con las noticias que cada uno aporta de su zona. Hay preocupación en la zona este con el bombeo, sobre todo de la Laguna Merín que arrancó con 1 metro y algo debajo de lo normal. No es que no haya agua, sino que se retira. Se arrancó a regar unos cuantos días antes de lo normal y eso hace sentir la limitante de agua. En este momento nos preocupa. En el norte había una situación compleja de seca, pero en diciembre llovió bastante y se encaminó. En el este está un poco más complejo y estamos haciendo gestiones con UTE porque han habido problemas en el servicio. Hubo cortes y apagones y eso complica la situación porque los riegos se atrasan y las chacras demoran en recibir agua y se secan. Hay que estar atento permanentemente.

-¿Cómo se evalúa la no suba de gas oil y en qué se encuentra la posibilidad de una rebaja del combustible?

-Son dos cosas distintas. La no suba del gas oil es una buena señal, pero no quedamos conformes porque esperamos una rebaja. En ACA estamos desde hace más de 3 años lanzados a la lucha por la libre importación de combustible. Queremos trabajar con un gas oil con paridad de importación, a un valor que nos permita emparejarnos con nuestros competidores directos que son Brasil, Argentina y Paraguay. En este momento estamos peor que hace un año porque en diciembre de 2019 estábamos a $1 y hoy estamos a $6. La libre importación no prosperó y esperamos que la LUC permita que el combustible vaya evolucionando a paridad de importación. Esperamos que esto se cumpla y estamos haciendo gestiones al respecto. Por otro lado, venimos trabajando a nivel comercial por una rebaja con DUCSA, y nos han planteado una propuesta. Es un sistema donde el productor levanta el combustible del punto de entrega. En estos días estamos contestando a esa oferta. Es un acuerdo de la ACA y sus socios con DUCSA. Esto ha generado una movida comercial donde algunos otros sellos se han querido sumar. Esto va a generar una baja del combustible, pero es un tema comercial, no hay una rebaja por parte de ANCAP. Se eliminarían algunos eslabones de la cadena y el productor tendría una rebaja bajo ciertas condiciones de compra.

-Es decir, la chance de que el productor acceda a un combustible más barato la ven como cercana…

-Es cercano en las condiciones en las que está planteado el convenio. Debería estar finalizado antes de la cosecha o para cuando arranquen los laboreos de verano. Esa posibilidad de una rebaja de combustible con este acuerdo comercial es real.

-¿Qué opina sobre las tarifas de energía eléctrica?

-Ahí hay otro tema que hemos estado conversando. Lo planteamos y fue bien recibido, pero no hemos tenido total respuesta. Habíamos pedido un aumento en la rebaja de la tarifa para los que usan energía eléctrica para regar y para la industria. El esquema de contrato que tiene el productor arrocero hace que los costos de la industria se terminen descontando del precio. Pedimos una rebaja del 15% para regantes e industria. Hoy tenemos una prórroga en la rebaja para el uso de riego pero no para la industria. Solicitamos un aumento de esa rebaja y no nos han contestado. Yo supongo que en estos días se resolverá el tema.

-¿Hay buen diálogo con las autoridades del gobierno?

-Si. Yo creo que tenemos diálogo y buena comunicación, y sobre todo tenemos en el gobierno alguien que nos escucha. Tal vez las respuestas no vengan tan rápido pero hemos logrado objetivos que no se habían podido lograr. Uno de los grandes avances ha sido con el Banco República. Volvimos a tener productores arroceros accediendo al BROU con una puerta que estaba cerrada. Al BROU de antes no le interesaba tener como clientes a los productores arroceros. El directorio actual ha reaccionado favorablemente y diligentemente, aún cuando tenemos una situación complicada con la pandemia. Es un camino que el productor hoy tiene más allanado. El arroz mueve mucho y dinamiza regiones en donde no hay otras oportunidades. En la frontera norte, el noreste y otras zonas donde el centralismo del país no ha permitido el desarrollo está este cultivo. El arroz ha estado y va a seguir estando. Este gobierno entendió que el arroz ayuda a desarrollar lugares más postergados. Si bien hay aspectos que aún están lejos de resolverse, hoy encontramos en el gobierno un interlocutor válido.

-El 2020 generó una mejora para el sector luego de muchos años de números en rojo, ¿cómo visualiza la nueva zafra en cuanto a destinos y precios?

-No queremos exagerar pero tenemos un negocio marchando y con avidez. Hay que acordarse de que el productor, con pandemia incluida, ha tenido una recuperación que levantó el promedio de ventas en la zafra anterior. Mirando hacia adelante no vamos a tener stocks de zafras anteriores, vamos a llegar a cargar lo que cosechemos. Han mejorado los valores sensiblemente, y eso quiere decir que cuando se liquide la zafra 2019-2020 deberíamos tener una mejora en el precio que va a recibir el productor. A esto agregamos que mantenemos el área, y si miramos alrededor vemos que los stocks van a estar justos. Deberíamos esperar una buena zafra en la medida en la que lleguemos con buenos rendimientos. Confiamos que esto pase. El productor puede pensar que hay una zafra esperanzadora.

-¿Cómo viene el arbitraje por la zafra 2018-2019?

-El proceso de arbitraje está en camino y a punto de resolverse. Es una situación que no es normal, ya que es el cuarto arbitraje y se viene trabajando con plazos acordes a este mecanismo. No nos pusimos de acuerdo con los primeros 2 árbitros y apelamos al tercero. Los primeros días de febrero debería estar resuelto el tema.

-¿Cómo evalúa la situación del arroz a nivel regional y mundial y las oportunidades que tiene Uruguay?

-Uruguay hoy tiene oportunidades interesantes con el arroz blanco. Con Europa se están trabajando negocios más estables, y puede ingresar el Parboiled por ejemplo. Con Centroamérica también hay buenas posibilidades. El arroz destacado tiene chances de colocarse bien. Uruguay hoy está bien posicionado, sobre todo considerando que hay escasez y suba de precios. Existen oportunidades y el productor, en la medida en la que mejore el precio, puede ir solucionando inconvenientes de endeudamiento que viene arrastrando.

Estar cerca de productor, es clave para ACA

-¿Qué le significa ser el vice presidente de la ACA?

-Hace 4 años ingresé a la directiva para ir aprendiendo. Tengo casi 30 años como productor arrocero, pero este tema no me lo había planteado nunca. Ingresé para ayudar y este año se dio esta posibilidad. La directiva es un equipo que se complementa bien. Yo era secretario y asumo este papel para mantener la línea de trabajo intentando la cercanía con el productor que tiene que estar cerca de la gremial porque esto cambia a cada rato y la ACA tiene que responder a las necesidades. En este último tiempo pusimos la regional de Noblía y venimos fortaleciendo los trabajos. También existe un proyecto de la ACA con ANDE que junta 16 predios para la transferencia de tecnología, intentando traer productores a observar y utilizar mejor las herramientas existentes. La pandemia nos ha dado oportunidades que habíamos dejado de lado, como por ejemplo la comunicación. El Zoom era algo desconocido para nosotros, y nos ha dado la oportunidad de tener al productor más cerca que nunca. A esta directiva le importa mucho estar cerca del productor y de la base.