Agricultura / arroz

Gonzalo Zorrilla: “Hay que avanzar en darle valor al sistema productivo uruguayo”

El Consultor Independiente dijo que “estamos frente a un escenario positivo como hace mucho tiempo no se veía en el país”.

Gonzalo Zorrilla, consultor independiente

-¿Cómo viene observando la realidad del sector arrocero en el Uruguay?

-No hay duda de que estamos en un momento distinto respecto a lo que venía ocurriendo durante varios años pasados, en donde los números no daban y el sector se encogía gradualmente. Hay cambios en el enfoque del gobierno hacia la producción, en las variables macroeconómicas, en los precios y en la demanda de los mercados. Todo esto define un escenario positivo que hace mucho tiempo no teníamos. Si a esto le sumamos que todo indica que estamos ante una zafra récord, o al menos de las más altas en rendimientos, encontramos una conjunción de eventos favorables muy oportunos para revitalizar el sector.

-¿Cómo evalúa la aplicación de tecnología dentro del sistema arrocero uruguayo?

-La aplicación de tecnología y la permanente actualización de las mismas, es uno de los pilares de la competitividad del sector arrocero uruguayo. Tener uno de los promedios de rendimientos más altos del mundo, la mejor calidad industrial, inocuidad demostrada y un sistema productivo sostenible, son elementos esenciales para competir en un mercado internacional altamente intervenido.

Es interesante resaltar que casi la totalidad del paquete tecnológico que usan los arroceros uruguayos ha sido desarrollado por la investigación nacional, con liderazgo de INIA, pero con importantes aportes de la Udelar y de empresas y consultoras privadas. A pesar de estos buenos indicadores de uso de tecnología, sigue habiendo necesidad de trabajar para llegar a todos los productores.

Con promedios en los últimos años de un poco más de 8000 kg por hectárea, la mitad de los arroceros estaban obteniendo menos que eso, con lo cual los rindes generaban pérdidas. En un proyecto de transferencia que se está desarrollando en estos momentos, con liderazgo de la ACA y con la participación de INIA, la Gremial de Molinos y el FLAR, estamos intentando hacerlo.

Se instalaron 15 áreas demostrativas en campos de productores de todos los rincones arroceros del país, en donde se aplica la mejor tecnología disponible y se utilizan para demostración a otros productores.

La experiencia viene siendo muy exitosa porque llegamos a gente que no participa de los canales de transferencia técnica tradicionales, y además permite relevar explícitamente las razones por las cuales muchos no pueden aplicar mejores tecnologías, aún conociéndolas. Son razones estructurales referidas al acceso a los campos, al manejo de riego en sistemas multiprediales, financiaciones oportunas, entre otros aspectos.

-¿Cuáles son los principales desafíos del sector?

-En lo productivo seguir bregando por la mejora en esos aspectos que limitan la capacidad de hacer el manejo que asegura los altos rendimientos. Sectorialmente me parece que hay que avanzar en darle valor real al sistema productivo uruguayo, potenciando sus virtudes. Me refiero a procurar certificaciones que documenten esos valores, tema sobre el cual se está trabajando. Finalmente, es clave seguir abriendo mercados y bajando aranceles, al tiempo que mejoramos eficiencias y logísticas que reduzcan el costo país.